INCOMPATIBLES - Ella quería conquistar al cerebrito de la clase. Él estaba determinado a ignorarla... hasta que descubrió su secreto. UNA RELACIÓN PERFECTA - Historias románticas contemporáneas con un poco de arte en cada una. BESO ROBADO - Lina conoce a dos bailarines de ballet: uno que le gusta... y otro que hará de todo para conquistarla. LOBO DE LUNA - La amistad inquebrantable entre una criatura del bosque y un lobo de otro mundo. RELATOS DE AMOR Y SANGRE - A menudo el amor sale terriblemente mal... AMOR SANGRIENTO - Él está muriendo de un cáncer terminal. Ella tiene un secreto escalofriante. OSCURA SALVACIÓN - Historias sobre amor y salvación... plagadas de horror y oscuridad. Haz clic en las portadas para leer las muestras gratuitas. Ve a la página SOBRE MIS LIBROS para ver todo mi catálogo. ¡Gracias por apoyarme!

31 de diciembre de 2016

LOCURAS CÓSMICAS DE FIN DE AÑO

En cuestiones internacionales, 2016 fue bastante horrendo. Ataques terroristas, desastres naturales, enfermedades horrendas transmitidas por mosquitos, la victoria electoral de Donald Trump, la muerte de la princesa Leia Carrie Fisher... ¡blegh! Apenas si salvaron un poco la cosa los Juegos Olímpicos. (Simone Biles, qué maravilla. Como si por dentro estuviera llena de resortes bien aceitados.)

En cuanto a mi propia vida, fue un año "meh" que se degradó poco a poco hacia un contundente "puaf". No me pasó nada espantoso, pero tampoco me pasó nada increíblemente bueno... y mis ventas de libros cayeron al subsuelo (al parecer debido a una falla en Amazon que sepultó a unos cuantos autores además de mí; todos estamos viendo qué hacer para sobreponernos).

No voy a decir que llegué a diciembre deprimida, pero sí desanimada y con muy mala leche.

Fue por eso que decidí hacer algo drástico al respecto.

¿Recuerdan cómo empecé el año 2011? OK, por si no lo recuerdan y no tienen ganas de cliquear en el enlace, la cosa fue así: me encontré con el Año Viejo y después con el Año Nuevo. Como existía una ligera posibilidad de que eso volviera a ocurrir (dado que este blog contiene mucha ficción), les pedí a mi dragón y mi unicornio que me ayudaran a construir una recia jaula mágica. Creamos la jaula, esperamos a que se acercara la medianoche... y nos fuimos a preparar la emboscada.

Entonces apareció el Año Viejo, tosiendo como si padeciera una insuficiencia cardíaca terminal. Estaba a punto de ser sustituido por el Año Nuevo, pero justo antes de que eso pasara, ¡mi dragón le dio un codazo al Año Viejo para apartarlo del camino y yo atrapé al Año Nuevo en la jaula!

¡Ja! De pronto todos los relojes se detuvieron, así como el mundo entero en un radio de diez metros en torno a Donald, Cuernito, el Año Viejo, el Año Nuevo y yo. Fue más o menos como en el episodio final de Futurama, salvo por el hecho de que el Año Nuevo se puso a berrear como el crío recién nacido que era (bueno, en realidad ya tenía algunas horas de vida, por eso de los husos horarios).

Me agaché frente a la jaula y le dije al Año Nuevo:

—Lo siento, nene. No te voy a dejar salir hasta que ocurra algo bueno que compense toda la porquería del 2016. —Me dirigí entonces al Año Viejo—: Y tú, no te quedes ahí parado como un viejo decrépito. Sigue moviendo el año hasta que pase algo maravilloso.

El Año Viejo me dirigió una mirada de sorpresa, porque obviamente no esperaba que alguien viniera a prolongar su corta existencia. Movió sus brazos, amaneció... y seguíamos en 2016.

Fue muy raro, la verdad. La humanidad entera estaba confundida, y ni que hablar de los relojes. Ocurrió todo lo que se temía que ocurriera al llegar el año 2000; ya saben, eso del caos tecnológico global.

Pasaron varias semanas de esta manera. El Año Nuevo seguía berreando en su jaula, el Año Viejo se estaba poniendo cada vez más decrépito, la gente no dejaba de preguntarse qué demonios pasaba con los relojes, y yo aún no tenía mi acontecimiento compensatorio fabulosamente sensacional.

Entonces el Año Viejo (quien, dicho sea a su favor, se estaba esforzando lo más posible) comenzó a pudrirse como los zombis de The Walking Dead. En serio. La piel se le puso verde, las moscas vinieron a zumbarle alrededor, y no tardó en rezumar un líquido asquerosillo y de olor... interesante.

Después de eso, y ahora imitando a la película 2012, el mundo entero se hizo pedazos.

De pronto todos estábamos flotando en una especie de vacío cósmico. O sea, Donald, Cuernito, el Año Viejo, el Año Nuevo y yo. No había nada más en el universo. Pensé que iba a morir por una descompresión súbita, como ocurre cuando a uno lo lanzan al espacio exterior, pero entonces escuché un carraspeo y una voz imponente que me dijo:

—Bien hecho, jovencita. Acabas de destruir la continuidad del espacio-tiempo.

Junto a mí estaba flotando un venerable anciano con una túnica y una capa doradas.


—¿Tú quién eres? —le pregunté—. ¿Y cómo sabes que he destruido esa cosa del espacio-tiempo? Suena interesante, sin embargo. ¿Qué leyes de la física regirán ahora? Estoy hablando, así que ha de haber aire a mi alrededor, o quizás sea una especie de burbuj...

—¡Silencio! Soy Chronos.

—¿Cronos? ¿El titán que tenía la mala costumbre de comerse a sus hijos?

—¡No, no Cronos, CHRONOS! ¡La personificación del tiempo mismo! ¡Odio que me confundan con ese chiflado comehijos!

—Bueno, bueno, perdón. Chronos con H. Vaaaaaaaaale. ¿Y por qué vas vestido de dorado? ¿Vienes de alguna fiesta carnavalesca?

—Me visto así para recordar a la gente que el tiempo es oro. ¿Y por qué te has peinado tú como el ratón Mickey?

—No son las orejas de Mickey, son las caracolas de la princesa Leia. Es un homenaje.

—A mí me pareces el ratón Mickey.

—Que no, ¿acaso nunca has visto...? —Ahí me di cuenta de que Chronos solamente quería hacerme rabiar, así que cambié de tema—. Uh, ¿en serio me llamaste jovencita? ¡Gracias!

Chronos puso cara de antipático.

—No te halagues sola, llamo así a cualquiera que tenga menos de mil años de edad.

—Oh.

Mientras tanto, el Año Viejo continuaba pudriéndose. Al menos ya no le sentía tanto el olor, debido a la falta de corrientes de aire en medio del vacío cósmico. Donald y Cuernito trataban de acercarse a mí, pero sus aleteos y pataleos sólo los hacían girar sobre su eje, onda Sandra Bullock en Gravedad. El Año Nuevo no dejaba de mirarme con una expresión hostil de "esto es tu culpa, cabeza hueca".

—En fin, ¿qué va a pasar ahora? —dije—. ¿Vamos a seguir flotando aquí por toda la eternidad? ¿Ya no habrá más temporadas de Juego de tronos?

—Si no arreglo las cosas, pues no. ¿Qué te llevó a causar semejante desbarajuste?

—¿El ferviente deseo de que un año de mierda terminara con alguna buena noticia súper espectacular? ¿Era eso tan reprobable?

Chronos pareció demostrar al fin un poco de compasión.

—No, no era reprobable, pero sí imposible. No puedes parar el tiempo para arreglar eso, muchacha. Tampoco puedes retrocederlo haciendo girar el planeta, por cierto.

—Eso último ya lo sé. —Y jamás entenderé cómo los guionistas de esa película de Superman pudieron escribir semejante burrada. Ya me había parecido idiota cuando vi la escena siendo una niña—. ¿Puedes arreglarlo?

—Bueno, como yo sí puedo retroceder el tiempo, nos llevaré al instante mismo en que capturaste al Año Nuevo, para que lo dejes ir.

—¿Como si fuera un punto de restauración de Windows?

Chronos sonrió.

—Oh, cuánta gente ha deseado poder retrodecer el tiempo después de una mala actualización de Windows. Pero yo no me ocupo de esas cosas, claro.

Chronos chasqueó los dedos y sucedió lo que había dicho: el espacio-tiempo se reparó, retrocedimos en el tiempo, y de pronto acababa yo de atrapar al Año Nuevo. Suspiré y abrí la jaula. El Año Nuevo siguió su camino hacia los demás husos horarios (tras lanzarme una última mirada de furibundo reproche).

Volví a suspirar.

—Ya que estás aquí, ¿puedo al menos pedirte un par de pequeños favores? —le pregunté a Chronos.

—Dime.

—¿Puedes sacarme algunos años de encima?

—No.

—Oh. Entonces... ¿podrías congelar un poquito el tiempo cada vez que en el futuro me siente a escribir o a saborear chocolate?

—Bueno... veré.

—De acuerdo. Gracias. Eh... ¿crees que al Año Viejo le gustaría un funeral vikingo? Mi dragón podría encargarse de eso. Claro que... el Año Viejo más bien se parece a Gandalf o a Dumbledore. Quizás deba limitarme a los fuegos artificiales comunes y corrientes, que son bastante mágicos a pesar del ruido infernal.

—Eso ya no me concierne. Cada quien despide al Año Viejo a su manera.

—'Tá bien.

Chronos debió de notar mi falta de ánimo, porque entonces dijo:

—Todavía queda un rato para que termine de cambiar el año en todo el mundo. Podría acompañarte hasta, no sé, las dos o tres de la madrugada, y contarte cómo ocurrieron los acontecimientos más truculentos de la historia. Sé mucho de eso, por razones obvias.

—Sí, eso estaría bien. Gracias.

—Pero será mejor que me cambie, para no llamar la atención.

Chronos volvió a chasquear los dedos... y se convirtió en un hombre bastante apuesto de unos cuarenta años, vestido con camiseta y vaqueros. De pronto mi noche acababa de volverse, si no más interesante (destruir el universo no es poca cosa), al menos más atractiva.

—¿Qué parte de la historia quieres que te cuente primero? —dijo Chronos.

—Podrías empezar por los aztecas y sus sacrificios sangrientos —dije yo—. ¿Mientras tomamos un helado?

—De acuerdo.

Empezamos a caminar, seguidos por Donald y Cuernito.

—Por cierto: a mí también me dio pena lo de la princesa Leia. Me hacía recordar a las amazonas —dijo Chronos, y nos perdimos en la noche mientras el año seguía cambiando alrededor del mundo.

G. E.

¿Buscas más entretenimiento? Haz clic AQUÍ para echar un vistazo a mis libros. ¡Cada compra me permite seguir escribiendo! ¡Gracias!

25 de diciembre de 2016

UNA NAVIDAD ¡HALLOWEENESCA!

Estoy segura de que, a estas alturas, Papá Noel ha de encontrarme tan irritante como ese profesor de matemáticas al que yo le preguntaba, casi en cada clase, "¿para qué cuernos estamos aprendiendo a resolver ecuaciones a mano si ya hemos elegido especializarnos en biología?" (y la verdad es que yo tenía razón, porque tal habilidad jamás me sirvió para nada; encima, el profesor nunca consiguió responder mi pregunta).

Es que la cosa fue así: pocos minutos antes de la medianoche del 24 de diciembre, Papá Noel aterrizó en mi azotea y se topó con una tremenda fiestota... de tipo macabro-antinavideño.

—Pero m'hijita, ¿qué es esto? —me preguntó. El viejete ya sabía que cada año me gusta menos la Navidad, pero se veía más escandalizado que de costumbre. Incluso sus renos se echaron para atrás.

—¿Qué, no es obvio? —respondí—. Es una celebración para todos los que detestamos la Navidad.

—¡Pero si la Navidad es una fiesta de paz, amor familiar, generosidad y...!

—¡Ay, sí, cómo no! —lo interrumpí, empleando un tono tan sarcástico que habría servido para limpiar clavos oxidados—. ¿Paz? ¿En serio? ¿Aquí en Montevideo, donde es costumbre quemar fuegos artificiales a medianoche, vaya usté a saber por qué? —Justo en ese momento explotaron unos cuantos petardos—. Tampoco veo generosidad sino consumismo desenfrenado, y no me venga con lo del amor familiar, señor, porque muchos tenemos unos familiares horrendos a los que preferimos no ver ni en pintura.

—Pero...

—¡Y uno prácticamente está obligado a poner cara de felicidad aunque las circunstancias no colaboren! ¿Ha visto lo que le han hecho a la canción Have Yourself a Merry Little Christmas? ¡Era la única canción para reconfortar a las personas que están pasando un mal momento en Navidad, pero nooooooooo, tuvieron que convertirla en una canción feliz! ¡Y quienes estén mal, pues a la porra! ¡¿Cómo se atreven a estar mal en Navidad?! ¡Arruinan el desenfreno consumista de los demás con sus tristes realidades! ¡Pfffffff!

—No creo que sea para t...

—¡Por no hablar de que en el hemisferio sur estamos en verano! ¿Se da cuenta de lo molesto que es que a uno lo bombardeen con imágenes de nieve fresquita cuando uno no sólo está pasando calor sino que además tiene que pelear contra los malditos mosquitos y las asquerosas cucarachas?

—Tal vez pueda consolarte con un lindo reg...

—¡Ah, sí, la cuestión de los regalos! ¿Qué quieren los niños hoy en día, y qué les compran sus padres? ¡Dispositivos tecnológicos de todo tipo! ¡Da igual que eso genere basura electrónica y guerras por el coltán!

A estas alturas Papá Noel estaba al borde de las lágrimas. Podría haber comenzado a darme un poco de pena... pero no.

—La cosa es, Papá Noel, que acabo de ver la película Krampus en HBO. Es la película más maravillosamente macabra y antinavideña que he visto en mi vida, ¡y me hizo feliz! O sea, ¡encontré algo capaz de hacerme feliz en la maldita Navidad! Es por eso que mi dragón está disfrazado de Krampus, y mi unicornio de reno zombi carnívoro, y yo de galleta de jengibre psicópata homicida. Y es por eso que ahora mismo estamos haciendo esta fiesta al estilo Halloween donde cualquiera que lo desee será libre de odiar felizmente a la Navidad. Y no me diga que no es una celebración familiar, dado que mi dragón y mi unicornio SON mi familia. Y ellos están de acuerdo en detestar conmigo la podrida Navidad.


Secándose los ojos con un pañuelo, Papá Noel dijo:

—¿Podrías, al menos, retirar a ese muñeco ahorcado de mí del árbol? ¿O al elfo empalado con un bastón de caramelo?

—NO.

En fin, Papá Noel se marchó de mi azotea, todo triste y cabizbajo, a repartir sus regalos a los niños consumistas, y poco a poco llegó a mi fiesta más gente con una espléndida onda antinavideña. Y los demás vecinos del vecindario nos escucharon gritar a todo pulmón:

—¡Feliz anti-Navidad! ¡JojojoMUAJAJAJAJAJAJAJA!

G. E.

PD: Si no les gusta la Navidad, en serio, vean la película Krampus. Los va a poner de muy buen humor.

¿Buscas más entretenimiento? Haz clic AQUÍ para echar un vistazo a mis libros. ¡Cada compra me permite seguir escribiendo! ¡Gracias!

19 de diciembre de 2016

POR QUÉ NO ES MALO QUE PASEN COSAS HORRIBLES... EN LA FICCIÓN

Empezaré por aclarar que estoy absolutamente en contra de cualquier delito, ya sea en contra de las personas, los animales o la propiedad privada/ajena.

Listo. Ahora sí puedo meterme de lleno en el tema del título :-)

La cuestión es ésta: me he cansado de escuchar quejas sobre determinados tipos de ficción. Las dejaría pasar si sólo fueran opiniones, pero últimamente apuntan a que los autores deberíamos aplicar algún tipo de "reflexión" antes de escribir, a fin de no herir sensibilidades o incluso fomentar conductas nocivas.

Tengo razones para creer que esta premisa no sólo refleja un profundo desconocimiento de las funciones de la ficción, sino que además nos lleva a un terreno muy peligroso: el de la autocensura o incluso de la censura a secas.

A ver, gente: NO SE SUPONE QUE EL ARTE DEBA SER AGRADABLE TODO EL TIEMPO. TAMPOCO SE SUPONE QUE EL ARTE DEBA SER POLÍTICAMENTE CORRECTO. Y NO, LOS ARTISTAS NO SOMOS RESPONSABLES DE LO QUE HAGAN O DEJEN DE HACER OTRAS PERSONAS.

Esto se parece un poco a la cuestión de la violencia en los videojuegos y la TV. He buscado información al respecto, y contrariamente a lo que la gente cree, no hay un vínculo sólido entre dicha violencia y los comportamientos violentos de las personas en la vida real. Hay factores que pesan mucho más: los vínculos familiares en la infancia, la educación y el tipo de sociedad.

Volviendo al propósito del arte, el mismo puede hacer sentir bien a las personas, pero también es válido que las inquiete, escandalice o incluso entristezca. Piensen en El Guernica, por ejemplo. O el libro 1984.

El arte se alimenta de TODO lo que fluye alrededor del artista. El artista toma dichos elementos, los interpreta, los mezcla, y larga al mundo una obra que puede incluso NO reflejar sus puntos de vista personales.

En cuanto a la literatura en concreto, una historia ficticia satisface necesidades en el lector que pueden ser las siguientes:

1) Simple entretenimiento o distracción. Como dijo un tal Pedro Ruiz: "Lo bueno del cine es que durante dos horas los problemas son de otros."
2) Un mejor entendimiento de la humanidad.
3) En el caso del humor, el horror y el drama, ayudan a lidiar con las partes más dolorosas de la realidad (nadie necesita aprender a lidiar con las cosas buenas, justamente porque son buenas).
4) Catarsis (las historias de venganza, por ejemplo).
5) Emociones fuertes (piensen que satisfacer dichas emociones fuertes con literatura es muchísimo más saludable que hacerlo con acciones imprudentes en la vida real).
6) Perspectiva (sobre la dimensión de los problemas).

Y los escritores escribimos historias de ficción por estas razones:

1) La dicha de la labor creativa.
2) Despertar emociones en el lector.
3) Transmitir un mensaje a través de una historia.
4) Expresar una crítica a través de una historia.

Piensen en cómo Jane Austen y Charles Dickens reflejaron tan bien las sociedades en las que vivieron, o en cómo George Orwell advirtió sobre los peligros del comunismo. Claro que hay una línea difusa entre la ficción con mensaje y la ficción como excusa para hacer propaganda; cuando un escritor sólo quiere expresar sus convicciones personales, más bien le recomendaría escribir un ensayo (la ficción con mucha moralina cae bastante pesada en general).

Y sí, los escritores de ficción podemos llegar a tener una veta muy sádica, por lo del "complejo de Dios" y todo eso. No importa. Seguimos siendo, en la vida real, seres razonables y pacíficos. Vale, quizás haya escritores criminales, pero como en general los escritores necesitamos un trabajo que pague las cuentas, la verdad es que, aunque quisiéramos, tampoco nos quedaría mucho tiempo para salir a cometer delitos :-D

Como sea, los escritores usamos en la ficción CUALQUIER cosa mala que ocurre en la vida real. Alguien ha dicho que somos algo así como proxenetas, lo cual me parece una descripción acertada. Pero cuando escribimos una escena muy, muy chunga, casi siempre tenemos una buena razón para hacerlo. Véase lo que puse arriba sobre satisfacer las necesidades de los lectores.

Por eso es que no encuentro sentido a las quejas, y mucho menos estoy a favor de evitar temas en la ficción. Y hablo de cosas realmente feas, como las violaciones, la tortura, los genocidios y así por el estilo. Usar estos temas NO ES UNA EXPLOTACIÓN GRATUITA DE LAS DESGRACIAS, no es ensañamiento ni mucho menos contribuye al machismo, el racismo, la violencia o la maldad en general. Más bien al contrario: estos temas se usan para exponer lo que no nos gusta de nosotros mismos como especie, y ése es el primer paso para crear conciencia y ayudar a que la humanidad progrese en cuestiones de derechos humanos.

O sea, destruir personajes ficticios puede servir a un propósito útil: crear empatía en los lectores. Si los lectores se sienten espiritualmente heridos por una escena súper cruenta, entonces vamos bien. Y si son lectores de horror y se entretienen con la misma escena súper cruenta, ¡entonces vamos bien también! No, no es una paradoja. Los aficionados al horror procesamos el miedo a través de ese género literario o cinematográfico. Está explicado científicamente :-D

La serie de TV más apedreada en estas cuestiones ha sido Juego de tronos. George R. R. Martin ha dicho, muy acertadamente, que quien se escandalice con su obra no sabe mucho de historia, y tiene toda la razón. Además, la serie está dirigida a la clase de personas que en el pasado habrían ido a mirar las peleas de gladiadores, con la diferencia de que ¡nadie muere de verdad en la serie! (Diría que refleja el progreso de la humanidad en cuestiones de entretenimiento. Ahora, si pudiéramos eliminar las corridas de toros...)

Lo que más me desconcierta en las críticas a Juego de tronos es el doble estándar en cuanto a la supuesta violencia machista de la trama. En serio, TODO EL MUNDO LO PASA MAL AHÍ, no sólo las mujeres. Bueno, todo el mundo salvo el maldito de Petyr Baelish (Meñique), a quien estoy esperando que le pase algo horrible porque odio al personaje :-D A ver, un poquito de cultura: las violaciones han sido (y por desgracia, lo siguen siendo) súper comunes a lo largo de la historia. No las veo raras en una serie de época preindustrial tan bestia como Juego de tronos. Y si nos vamos a poner en la onda de chillar, que sea por todo, ¿no? ¿Por qué nadie se escandaliza por la cuestión de las castraciones masculinas? ¡Ya lo dije, doble estándar! (Honestamente, creo que algunas feministas se están poniendo pesadas con estas cuestiones. Chicas, concentrémonos en conseguir la igualdad de derechos y de sueldos, no en ver machismo donde no lo hay. Gracias.)

¿Entonces qué hacemos? ¿Reprender a los escritores/guionistas por utilizar cualquier situación de la vida real, por horrenda que sea, para contar una historia? ¿O simplemente advertir del tipo de contenido de una obra y dejar que el lector/espectador decida qué quiere consumir?

Yo prefiero lo segundo. Sobre todo porque NO EXISTE LA FICCIÓN SIN CONFLICTO, y cualquier tema es válido para crear conflicto y expresar una idea. Si nos pusiéramos a moderar un tema en particular, terminaríamos moderando un montón porque cada persona tiene sus propias sensibilidades. (En lo personal, no leería historias donde torturaran gatitos. O minions.)

¿Han visto la serie Mom, con Anna Faris? Va sobre una mujer y su madre, ambas alcohólicas en recuperación. Es una comedia, pero los guionistas han conseguido enchufar situaciones muy dramáticas: la violencia de pareja, el desalojo por falta de dinero, el embarazo adolescente e incluso una muerte por sobredosis. Esto último le ocurrió a un personaje secundario, y a muchos no les gustó, pero a mí me pareció bárbaro que incluyeran algo así en la serie. No porque yo no sintiera lástima por el personaje, sino porque leí los comentarios sobre el episodio y algunos televidentes expresaron su aprobación, dado que les había pasado lo mismo con algún familiar o conocido. Anna Faris dijo que la gente la ha parado en la calle para hablarle, por haberse sentido identificada con los problemas que refleja la serie. Según la actriz, eso no le pasaba con la franquicia Scary Movie.

¿Entienden ahora a lo que me refiero? Ahí tienen un buen ejemplo de cómo se puede usar una realidad fea en la ficción para servir al público.

Ahora les pasaré otro ejemplo literario: La chica de al lado. Va sobre una jovencita que es torturada por un montón de chicos, a quienes una mujer perturbada ha convencido de que eso está bien. ¿Suena escandaloso? ¿Piensan que su escritor se ensañó con la pobre chica ficticia por cuestiones comerciales o de morbo? Pues sepan que dicha novela está basada EN UN CASO REAL. Y el libro, aunque horrible, pone en evidencia qué clase de barbaridades puede llegar a cometer un ser humano cuando lo convencen de que dichos horrores son moralmente aceptables (otro caso similar de la vida real: el de los nazis).

Y seré radical, pero yo haría ver La última casa a la izquierda a muchas jovencitas que se ponen, a pesar de las advertencias de los padres, en situaciones de riesgo. Que sí, que hay que enseñar a los hombres a respetar a las mujeres y todo eso, pero mientras haya violadores sueltos por ahí, las advertencias deben mantenerse.

No pienso que ninguna de las obras mencionadas arriba vaya a causar daño por representar situaciones espantosas en general o de violencia hacia la mujer en particular. Me preocuparía más bien si una obra de ficción hiciera pasar por normales, inocuas, aceptables o incluso buenas las situaciones en las que se cometen delitos. De hecho, a menudo he protestado por muchas novelas "románticas" en las que se hace pasar por amor una relación tóxica o abusiva (Cincuenta sombras de Grey, por ejemplo; y no hablo de la cuestión del sadomasoquismo, sino de la manipulación psicológica). Sobre todo porque muchas jovencitas y mujeres adultas confunden ambas cosas en la vida real, y más bien necesitan que las ayuden a ver la diferencia.

La libertad de expresión tiene un límite: cuando se incita al odio o se hace apología del delito. Ambas cosas son ilegales en los países más o menos civilizados. O sea, ÉSAS son las obras que legalmente se pueden censurar. Las demás, NO. Si un libro tiene contenidos que rozan lo cuestionable, lo máximo que corresponde hacer es alertar al público sobre el contenido, ponerle la etiqueta de "no apto para menores de [insertar edad]", y ya. Y si el libro contuviera escenas horribles "gratuitas" (= que no aportan nada a la trama), ÉSA ES OTRA CUESTIÓN Y NO VIENE AL CASO. También es otra cuestión lo que a la gente le parezca de "mal gusto". Vuelvo a que cada uno tiene la libertad de leer o mirar en la tele lo que le apetezca. O de no leer o mirar lo que no le apetezca.

Porque en serio, podríamos terminar como en China, donde, "por el bien de la sociedad", ya no se pueden representar escenas de adulterio ni de homosexualidad en las películas. (Típico del gobierno chino, reprimir o esconder todo lo que no le parece bien según su absurdamente contradictorio código moral.) Podríamos terminar con los gobiernos occidentales prohibiendo, en nombre de la salud pública, que en la ficción se representen delitos, drogadicciones o alcoholismo. O también podrían chillar los veganos, exigiendo que nunca más se asesine a un gato (de mentira) en las películas de horror. (No bromeo. A una conocida mía la criticaron feo por una escena de su libro en la que murió un pajarito.)

Como puse arriba, cada cual tiene sus sensibilidades, y los artistas necesitan trabajar libremente, no como si el mundo fuera un campo minado de corrección política. Esto último no hace bien al arte ni a las personas. Díganme cómo fomenta la tolerancia decirle a una escritora caucásica que simplemente no tiene el derecho de escribir una historia desde el punto de vista de una persona de color para expresar lo que siente sobre el racismo (caso real, le pasó a una conocida mía). Y todo esto a pesar de que dicha escritora sufrió discriminación y abuso por motivos no muy distintos. Como yo lo veo, la corrección política se está volviendo una forma de dictadura que sólo barre los problemas bajo la alfombra, acallándolos sin solucionarlos. Y fíjense: tanta corrección política en los Estados Unidos, ¿y a quién votaron como presidente? A DONALD TRUMP.

En cuanto a mí, seguiré usando los recursos que considere convenientes para mis respectivas historias. O sea, mis personajes seguirán sufriendo de lo lindo en mis historias de horror. Avisaré para que no me lean por error las personas hipersensibles :-)

Hoy me siento con ganas de torturar protagonistas. ¡Muajajajaja!

Y como sólo soy sádica en la ficción, en la vida real seguiré aportando mi granito de arena para que no pasen tantas cosas feas en ella.

G. E.

PD: Ah, no, espérense. En la vida real sí soy sádica. ¡Con las malditas cucarachas que entran a mi casa!

¿Buscas más entretenimiento? Haz clic AQUÍ para echar un vistazo a mis libros. ¡Cada compra me permite seguir escribiendo! ¡Gracias!

13 de diciembre de 2016

LA ESTAFA DE LA DETOXIFICACIÓN

Decidí escribir este artículo porque veo que, al igual que con la cuestión de los microbios, hay un bombardeo de información equivocada cuyo propósito es confundir a las personas a fin de sacarles dinero.

Si los fabricantes de desinfectantes nos quieren hacer creer que tenemos que mantener la casa esterilizada como un quirófano, los que venden productos/tratamientos de "detoxificación" nos quieren hacer creer algo similar con respecto al cuerpo humano. Nos dicen que el cuerpo necesita ayuda para eliminar las "toxinas" que se acumulan en él, ya sea por el funcionamiento propio del organismo o las sustancias contaminantes que adquirimos del ambiente. Luego van y nos enchufan la propaganda correspondiente de lo que sea que estén vendiendo; por ejemplo, recetas para batidos que, según cierto amigo mío de Facebook, parecen "algo que ha regurgitado una vaca".

(En serio, ¿quién es capaz de beber batidos que parecen vómito de vaca? ¡Yo me moriría de asco primero!)

Pongamos las cosas claras: LO DE LA "DETOXIFICACIÓN" ES UNA ESTAFA BASADA EN ARGUMENTOS SEUDOCIENTÍFICOS.

Empezaré por explicar qué son exactamente las famosas "toxinas".

Primera cosa: el organismo humano NO genera toxinas, genera METABOLITOS que pueden llegar a intoxicar el cuerpo humano en caso de que los mecanismos normales de depuración estén comprometidos. ¿Qué es un metabolito? Pues es el producto final de los procesos normales del cuerpo. Por ejemplo, la urea. Cuando una proteína se degrada o se consume como energía en lugar de utilizarse para construir músculo, se libera nitrógeno. El hígado convierte estos residuos nitrogenados en urea, la cual se elimina a su vez por la orina. Si el hígado y los riñones están funcionando bien, NO HACE FALTA INTERVENIR EN EL PROCESO, puesto que los niveles normales de urea en la sangre no causan daño alguno. Pero si el hígado y los riñones están funcionando mal... ¡hay que correr al médico! Las insuficiencias renales o hepáticas se detectan mediante un análisis sanguíneo, y requieren tratamientos que van desde la diálisis hasta el transplante.

Las células individuales eliminan sus residuos por medio de lisosomas. Los lisosomas vendrían a ser como unas burbujitas de membrana que funcionan como miniestómagos, devorando y digiriendo (onda Pacman) lo que ya no haga falta dentro de la célula, para luego reciclar o expulsar los restos como quien saca la basura de su casa. (Los lisosomas también intervienen en la destrucción de microorganismos patógenos y en el proceso de "suicidio" de células potencialmente cancerosas. Esto no viene al caso ahora mismo, pero lo menciono porque es interesante y ustedes podrían ir y buscarlo en Google en algún otro momento que estén aburridos.)

¡Adiós, residuos!

Estos residuos pasan al espacio entre las células (= intersticial), donde son recogidos por el sistema linfático y, una vez más, eliminados por la orina o la bilis. ESTE PROCESO TAMPOCO NECESITA AYUDA EXTERNA EN UNA PERSONA SANA. Hay enfermedades genéticas (de nombres bastante complicados, como la mucopolisacaridosis) en las que, por alguna razón, los lisosomas no pueden digerir determinadas sustancias, de modo que éstas se acumulan y causan la muerte celular. NO HAY NINGUNA TERAPIA DE "DETOXIFICACIÓN" QUE ARREGLE ESO. Por otro lado, si hay alguna falla en el drenaje linfático, se pueden producir edemas por la acumulación de sustancias osmóticas (= que atraen agua) en los espacios intersticiales. El masaje o los vendajes compresivos pueden ayudar con eso (no siempre). UNA PERSONA SANA, SIN EDEMAS, NO NECESITA LOS FAMOSOS "DRENAJES LINFÁTICOS". El sistema linfático funciona solito por la presión que ejercen los músculos al contraerse.

Segunda cosa: las verdaderas toxinas TAMPOCO se pueden eliminar con los productos/tratamientos de "detoxificación" que se venden por ahí. ¿Y cuáles son las verdaderas toxinas? Aquí van algunos ejemplos: metales pesados, insecticidas, partículas de la contaminación aérea, venenos de origen animal o vegetal, toxinas bacterianas.

Estas toxinas funcionan de dos maneras: 1) se acumulan progresivamente dentro del cuerpo hasta que causan síntomas o 2) producen intoxicaciones agudas (rápidas) que deben tratarse de inmediato en un hospital.

Las intoxicaciones por metales pesados se combaten con una terapia de quelación, en la que básicamente se inyectan sustancias que se unen a dichos metales y permiten su eliminación por la orina. Las intoxicaciones agudas por insecticidas/plaguicidas se tratan con antídotos o tratamientos sintomáticos. Los venenos de origen animal o vegetal se tratan en forma sintomática o con sueros, y para las toxinas bacterianas hay vacunas preventivas (tétanos) o tratamientos curativos/sintomáticos (antibióticos y terapias de soporte).

Los pulmones eliminan por sí solos las partículas de la contaminación aérea. Las más pequeñas son devoradas por los lisosomas de las células pulmonares, mientras que las grandes son "barridas" hacia las vías aéreas superiores mediante unos "pelillos" llamados cilias. Finalmente las partículas se expulsan con el moco, que en condiciones normales vendría a ser el equivalente respiratorio del jabón para pisos. No hay manera de acelerar este proceso, de modo que la mejor manera de mantener los pulmones "limpios" es no exponerse a la contaminación aérea en primer lugar y NO FUMAR (el tabaquismo destruye las cilias).

Ahora bien, la gente parece tener la idea de que el aparato digestivo es como una especie de tubería en la cual, a lo largo del tiempo, se acumulan los residuos de la alimentación. ESTO NO ES VERDAD. Tanto el intestino delgado como el grueso son "autolimpiantes". O sea, no se les pegan los restos indigeribles de comida, ni siquiera cuando andamos estreñidos. Los supuestos batidos "detoxificantes" no están detoxificando nada; lo máximo que pueden lograr es combatir el estreñimiento, pero hay formas más agradables de conseguir eso, como ingerir ciruelas pasas o muchas frutas y verduras, y hacer ejercicio para estimular el tránsito intestinal. LAS "LIMPIEZAS DE COLON" SON UN TIMO.

Y no, el sudor NO sirve para eliminar toxinas. Con el sudor solamente se pierden electrolitos y agua; como máximo, uno termina deshidratado e hiponatrémico (hiponatremia = niveles sanguíneos de sodio por debajo del rango normal).

RESUMIENDO: el cuerpo humano NO debe estar limpio como una casa sino limpio como... ¡un bosque! PORQUE ES UN ORGANISMO VIVO, NO UNA MÁQUINA. En todo momento va a haber en él un montón de residuos y bacterias cumpliendo funciones importantes, y lo mejor que puede hacer uno es simplemente no fastidiar los procesos normales. Esto no se hace con productos/tratamientos de "detoxificación", sino cuidando el cuerpo tal como recomiendan los médicos todo el tiempo. O sea:

1) Comer frutas y verduras para facilitar la labor del aparato digestivo y mantener sana la flora bacteriana protectora del intestino grueso (los microbios beneficiosos de las tripas nos cuidan de los que producen toxinas causantes de diarrea).
2) Protegerse de la contaminación aérea y evitar el tabaquismo.
3) No consumir alcohol en exceso. La mayoría de las sustancias tóxicas son metabolizadas y eliminadas por medio del hígado, y el alcoholismo daña este órgano a largo plazo.
4) Hidratarse correctamente para facilitar la diuresis (= hacer pipí). Lo de los ocho vasos de agua al día es una bobada; basta con hacer caso a la sensación de sed (salvo en las personas mayores, donde el mecanismo de la sed puede dejar de activarse adecuadamente).
5) Dormir bien (el organismo hace muchas tareas de mantenimiento durante el sueño).
6) Evitar la comida chatarra (no intoxica, pero causa procesos inflamatorios muy dañinos a mediano y largo plazo).
7) Hacer ejercicio y ayunar de vez en cuando. El ejercicio y el ayuno activan los lisosomas, y como puse arriba, el ejercicio facilita la circulación del contenido de los vasos linfáticos. El ayuno se puede hacer en períodos de 16 horas, con una "ventana" de 8 para comer.
8) No fastidiar las barreras de defensa normales del organismo. Hay partes del cuerpo que simplemente NO DEBEN LAVARSE en ausencia de enfermedad, como los conductos auditivos, las cavidades nasales, la vagina y el colon.
9) No automedicarse si uno no sabe lo que está haciendo. Algunos medicamentos son tóxicos en dosis altas (pueden dañar el hígado o los riñones), mientras que los antibióticos pueden perturbar a la flora bacteriana normal protectora.

Y listo. Ahora usen el dinero ahorrado en la "detoxificación" para comprarse algo que sí tenga utilidad, como un libro :-)

G. E.

¿Buscas más entretenimiento? Haz clic AQUÍ para echar un vistazo a mis libros. ¡Cada compra me permite seguir escribiendo! ¡Gracias!

7 de diciembre de 2016

ESTÚPIDA SIRENITA ARIEL

Leí El principito siendo una niña. Luego volví a leer esa novela siendo adulta. Me gustó en ambas ocasiones, pero, debido a los años entre una lectura y otra, mi perspectiva sobre la historia cambió bastante. Por ejemplo, entendí los simbolismos detrás de las situaciones fantásticas, lo cual aumentó mi respeto por el autor.

Lo mismo me pasó con la película La sirenita... salvo por el hecho de que, como adulta, mi opinión se volvió completamente desfavorable.

Les juro que yo AMABA esa película. Debo de haberla visto más de cien veces, hasta el punto de que sabía todo el guion de memoria. Muchas cosas de ella me siguen gustando, como la animación, la música y unos cuantos personajes (Úrsula, Sebastián, Eric, Flounder, la gaviota Scuttle, el perro Max, Tritón e incluso el cocinero psicópata).

Pero en cuanto a Ariel... lo siento, hoy en día pienso que Ariel era demasiado estúpida para vivir. Tiene más cabello que neuronas, al menos en la primera película (quizás fuera un poco menos tarada en la serie, pero hace mucho que vi esta última y ya no recuerdo los detalles).

Hay una crítica popular que NO voy a hacerle a la chica, sin embargo: eso de que ella cambia su cuerpo para conquistar a un hombre. No es verdad. Antes de conocer a Eric, Ariel ya tenía ganas de mudarse a la superficie porque la vida acuática no la hacía feliz (vaya usted a saber por qué; en la película nos muestran que hacen muy buenas fiestas, y nadie menciona la existencia de catástrofes, hambrunas, pestes o guerras en progreso).

Sin embargo... ¡encuentro mal casi todo lo demás que hace a lo largo de la película!

En su primera escena, ella se pone en riesgo, y también a su amigo Flounder, al inspeccionar un cementerio de barcos ¡donde merodean los tiburones! Ariel y Flounder escapan por un pelo de uno de esos animales, ¡y luego ella tiene el descaro de llamar "infantil" a su amigo por asustarse! ¿En serio, Ariel? ¿Qué tiene de infantil tenerle miedo a un enorme depredador? ¡Infantil es ignorar un peligro real para satisfacer un capricho!

Su padre y Sebastián la regañan por haber faltado al espectáculo (no les falta razón; da la impresión de que hubo mucho ensayo detrás, por no hablar de los cientos de invitados que asistieron al palacio). ¿Y qué responde Ariel? Primero con un simple "lo olvidé", lo cual ya es bastante malo, pero luego protesta diciendo: "¡Ya tengo dieciséis años, no soy una niña!" ¿Pues sabes qué, Arielita? A LOS DIECISÉIS AÑOS TAMPOCO ERES ADULTA, SOBRE TODO SI OLVIDAS TAN FÁCILMENTE TUS OBLIGACIONES (y si encima vas y te expones a lo tonto a ser devorada por tiburones). Si quieres que te traten como adulta, ¡tienes que comportarte como tal, nena!

Después Ariel se va a su cueva, donde ha almacenado un montón de objetos cuya función desconoce... y que, francamente, podrían haber sido peligrosos. Menos mal que Ariel vive en una época preindustrial, porque si su historia hubiese transcurrido en la actualidad, bien podría haber recogido algún recipiente con desperdicios tóxicos o incluso algún misil listo para detonar a la menor sacudida. Sebastián le suelta otra regañina muy bien merecida... y Ariel, una vez más, decide ignorar el consejo de un adulto como si fuera una nenita caprichosa de cinco años.

Lo siguiente que hace ella es subir a un barco... y de inmediato se queda embobada por un hombre sólo porque le parece lindo. Vale, el barco se incendia y Eric se arriesga para salvar a su perro (punto a favor para el muchacho), pero Ariel nunca menciona eso. Su primer comentario, después de llevar a Eric a la playa, es que él "es hermoso". Argh, típica adolescente superficial. Apuesto a que nunca se habría fijado en Eric si él hubiera sido feo. Le doy, sin embargo, crédito a la chica por rescatar al príncipe. Lástima que sea lo único útil que hace en toda la película.

Ariel vuelve al mar y se pone a pensar en la manera de conquistar al joven del que está "enamorada". Y pongo "enamorada" entre comillas ¡porque aún no ha intercambiado ni una palabra con el príncipe! Eso no es amor, es amor platónico. Otro típico capricho de adolescente inmadura.

En fin, más adelante Ariel se enfada porque su padre le destruye toda su colección de objetos humanos, pero ¿alguien puede culpar a Tritón por eso? Pongámonos en el lugar del pobre Tritón: su hija es imprudente, irresponsable e irrespetuosa, y encima colecciona objetos que provienen de unas criaturas hostiles para la vida acuática. Tritón le hace notar a Ariel que los humanos comen pescado, ¡y Ariel sigue en sus trece! A ver, Arielita, ¿qué hace falta para que entiendas los argumentos de tu padre? ¿Que un pescador arponee a tu amigo Flounder y se lo coma? ¡Ni siquiera sabes si Eric come pescado! (más adelante nos muestran que, efectivamente, el príncipe no es vegano ni nada por el estilo).

El equivalente de esa escena en la actualidad sería que un padre le quitara a su hija toda la parafernalia de alguna secta, y la verdad, ojalá yo hubiera tenido un padre que se preocupara tanto por mi seguridad (el mío era bastante indiferente).

Dando más muestras de estupidez adolescente, Ariel sigue a las anguilas a la cueva de Úrsula, sabiendo que la bruja es peligrosa y que su padre la ha exiliado (en la película no se menciona el motivo del exilio, pero seguro que fue algo bastante malo). La bruja convence a Ariel de convertirse en humana. Podríamos entender por un segundo que Ariel quisiera renegar su padre por el trauma de la situación violenta que acaba de sufrir (de la cual no culpo a Tritón, sin embargo, porque ya le había dado tropecientas advertencias a su hija), pero ¡va a marcharse del océano sin siquiera despedirse de sus hermanas, quienes parecen ser unas chicas muy agradables y cariñosas! (una vez más, ojalá yo tuviera hermanas así; tampoco me ha ido bien en cuestiones fraternales). ¡Y todo por un hombre lindo del que no sabe CASI NADA!

En serio, en la vida real ha habido chicas que terminaron violadas y asesinadas por fugarse de esta manera. Si Ariel fuera una adolescente hoy en día, Tritón se vería obligado a supervisar todas sus interacciones en Facebook.

Otro error de Ariel: ¡FIRMA UN CONTRATO SIN LEERLO! ¡NUNCA hay que hacer eso, pues podría tener alguna cláusula abusiva en letra pequeña!

Bien, Ariel se convierte en humana, tiene la suerte de encontrarse con el príncipe, y poco después la invitan a almorzar. ¿Y qué pone la criada en la mesa? Cangrejos con ensalada. CANGREJOS. O sea, como Sebastián, el cual, dado que habla, técnicamente es una PERSONA.

¡Ariel ve cangrejos en los platos y no se le mueve un pelo porque está demasiado embobada mirando al príncipe! Cualquiera de esos cangrejos podría haber sido Sebastián, puestos en ello; pero aunque ninguno lo fuera, ¿por qué diablos Ariel no se indigna ante el asesinato de los parientes de su amigo? Yo les voy a decir por qué: ¡porque Ariel es una adolescente tonta, con el cerebro nublado por las hormonas, que sólo piensa en sus propios intereses!

Esto queda aún más claro en la escena del dormitorio, donde Sebastián se está quejando de la horrible situación por la que tuvo que pasar y Ariel no le da ni puta bola. ¡Qué espantoso! Si un psicópata hubiese perseguido a MIS amigos con intenciones de partirlos en dos con un objeto afilado, desde luego que yo no reaccionaría con semejante indiferencia.

Y ahora repasemos un pequeño detalle: Ariel firmó un contrato. Eso significa que, en teoría, no es analfabeta. Entonces, ¿por qué no le escribe una nota a Eric para explicarle la situación? O podría haberle hecho un dibujito. La chica solamente tiene tres días para conseguir el beso de amor, por lo que debe darse un poco de prisa. Buf. Encima de tonta y egoísta, ni siquiera tiene una pizca de ingenio.

Volviendo a la historia, pasan más cosas y Úrsula finalmente se apodera del tridente de Tritón. O sea, por culpa de todas las malas decisiones de Ariel, el reino se encuentra ahora en manos de una bruja perversa. ¿Oímos disculparse a Ariel en algún momento por eso? Vagamente, y por la mitad. Nada de disculpas elaboradas y sinceras como la de Mérida a su madre.

Ahora voy a darle otro punto a favor a Eric, por acudir al rescate y empalar a la bruja. Si hubiera dependido de la inútil de Ariel, todo el reino de Tritón se habría ido al cuerno.

¿Y qué hace Ariel después de todo este embrollo? Pues se va a suspirar por el príncipe en lugar de terminar la disculpa que no llegó a formular antes. Porque es así de "adulta".

Al final, esta tonta princesa es PREMIADA por todas sus decisiones imprudentes. Tuvo suerte de que las cosas le salieran bien (eso se ve en la secuela), porque en realidad debería haber terminado así a los cinco minutos de empezada la película:


También podrían haberla arponeado algunos pescadores, o incluso podría habérsela comido la planta Audrey II de la película La tiendita del horror (no me miren así; es que los compositores de ambas bandas sonoras son los mismos: Alan Menken y Howard Ashman).

He leído por ahí que van a hacer una remake de La sirenita con actores de carne y hueso. Espero que Ariel sea un poco menos estúpida en ella. Y si no, me quedaré con las protagonistas animadas de Disney que sí tienen cerebro: Rapunzel, Mulán, Bella, Vanellope, Elena de Avalor e incluso Cenicienta.

G. E.

PD: No llores, Flounder. Ariel era una mala amiga. Si hubieras sido tú el almuerzo del tiburón, ella habría inventado alguna excusa en lugar de admitir que moriste por su culpa.

PPD: Como cerebrito, mi mente sigue protestando ante la visión de tantas burbujas en la película. Los animadores se esforzaron mucho por dibujarlas, ¡pero el aleteo de un pez en las profundidades NO GENERA BURBUJAS, LEÑE!

PPPD: En el cuento original, lo que quería la sirenita era un alma inmortal. Las cosas no le salen bien, pero queda más o menos en camino de conseguirla. Es un mensaje mucho mejor que el de la película animada de Disney.

¿Buscas más entretenimiento? Haz clic AQUÍ para echar un vistazo a mis libros. ¡Cada compra me permite seguir escribiendo! ¡Gracias!

1 de diciembre de 2016

ARGUMENTOS CIERTOS Y FALSOS SOBRE EL VEGANISMO

He de empezar diciendo que NO soy vegana. Básicamente no le veo mucho sentido, primero porque, hagamos lo que hagamos los humanos, los animales no dejan de pertenecer a sus respectivas cadenas alimenticias; segundo, porque en mi país los animales se crían en condiciones aceptables, y encuentro más ecológico comerme un animal local que un sustituto vegetal importado (por la contaminación que genera el transporte); y tercero, en realidad me parece que la protección de los animales no pasa por ahí sino por disminuir la sobrepoblación humana, a lo cual ya estoy contribuyendo por haber renunciado a tener hijos. Ah, y también soy anticonsumista, a fin de reducir la cantidad de basura que termina en el ambiente y que resulta tan peligrosa para los animales.

Aclarado este punto, lo siguiente que diré es que no tengo nada en contra del veganismo. Los veganos tienen muchos puntos válidos, entre ellos:

1) A los veganos no les gusta la idea de comer animales porque sienten compasión por ellos. (El día que la compasión sea mala cosa, fusílenme.)
2) Los veganos también se niegan a participar de cualquier otra actividad que cause daño a los animales, entre ellos los deportes, la fabricación de vestimenta y etc. Ni hablemos ya de las matanzas que hacen los chinos para sus "medicinas" tradicionales, las cuales tienen tanta utilidad terapéutica como comerse las uñas.
3) Es general es más eficiente cultivar plantas y granos para consumo humano que usarlos como alimento para animales de criadero.
4) Los criaderos intensivos pueden llegar a ser auténticas pesadillas sanitarias, con administración constante de antibióticos para que los animales ganen peso en lugar de enfermar.
5) Una dieta vegana bien hecha (incluyendo suplementos, si hicieran falta) es muy buena para la salud (lean este artículo).

Mi razón para escribir este artículo es básicamente informativa, porque, tanto del lado de los veganos como del de los no veganos, he estado escuchando/leyendo un montón de disparates que, como buena cerebrito, me siento en la obligación de corregir :-D

PARA EMPEZAR: ¡BASTA DE INSULTOS!

En serio, gente, ni los veganos son chiflados ni los omnívoros somos asesinos de animales. El veganismo es una filosofía de vida, y en cuanto a los omnívoros, los animales son comida para otros animales en la naturaleza. En serio, si un zorro puede comerse a un pollo, ¿por qué es reprobable que lo haga una persona? El pollo está jodido de todas maneras. La mayoría no llegan a viejos, en serio.

En cuanto a los fanáticos, los hay de todo tipo. No culpemos al veganismo de ello. Ni siquiera yo (que aborrezco el fútbol) culpo al fútbol de los problemas de violencia en el fútbol, porque el fútbol es sólo un deporte y no tiene la culpa de nada.

NO, LOS HUMANOS NO SOMOS HERBÍVOROS, PERO ESO ES BUENO

Uf, no sé por qué algunos veganos siguen insistiendo con esa cuestión del "herbivorismo", poniendo comparaciones anatómicas parcial o totalmente equivocadas. ¡Y yo no pasé meses y meses estudiando la anatomía y fisiología de tantas especies en la facultad de veterinaria como para luego tolerar disparates!

Queridos veganos: Los humanos somos OMNÍVOROS. Dejen de tomarlo como un insulto, porque ¿saben qué?, es JUSTAMENTE por ser omnívoros que ustedes pueden ser veganos y alimentarse con una dieta variada y satisfactoria. Enseguida les explico por qué, repasando la anatomía desde el punto de entrada hasta el punto de salida.

DIENTES — Más de una vez he oído/leído a algunos veganos decir que los humanos "tenemos molares planos de herbívoros, para masticar materia vegetal". ¡IIIIIIK, ERROR! Los humanos tenemos dientes planos, sí, pero no son de herbívoros. Cierto, tampoco tenemos dientes de carnívoros, con puntas afiladas para desgarrar la carne. ¿Cómo es la cosa, entonces?

Los roedores y lepóridos (conejos) tienen incisivos de crecimiento continuo, muy apropiados para masticar alimentos duros. Más atrás están los molares, que terminan de triturar todo antes de mandar el bolo al estómago.

Las vacas, caballos y demás tienen dentición de HIPSODONTOS. Básicamente poseen unos molares muy, muy largos que van asomando de las encías del animal a medida que se desgastan, dado que, en la naturaleza, la mayor parte de lo que comen es fibra vegetal, y tienen que masticarla bien para obtener de ella los nutrientes. Y cuando hablo de fibra vegetal, hablo de PASTO Y HOJAS. Aunque los humanos PUDIÉRAMOS vivir de pasto y hojas (no, no podemos; ya llegaré a eso), nuestros dientes de omnívoro se desgastarían en pocos años y moriríamos de hambre. Los herbívoros tardan más en llegar a ese punto justamente por sus molares largos. Y de hecho, es muy posible que un herbívoro muera por desgaste dental antes de llegar a viejo. Los elefantes en cautividad viven más, en parte, porque los humanos les proporcionamos alimento más fácil de procesar.

ESTÓMAGO — Los rumiantes (vacas, ovejas, ciervos) tienen un estómago con cuatro compartimientos, uno de los cuales, el rumen, funciona como cámara de fermentación. ¿Qué pasa ahí? Pues que las bacterias toman toda esa materia vegetal, la descomponen en moléculas básicas y arman otras cosas con ellas. Y aquí tenemos el secreto de las cabras, que sobreviven en las montañas comiendo un montón de plantas de apariencia indigerible :-D

¿Saben por qué la fibra vegetal (= celulosa) es laxante para los humanos? Porque NO LA DIGERIMOS. No tenemos la maquinaria enzimática necesaria para romper la celulosa, a diferencia del almidón (que es idéntico a la celulosa en composición, pero no en enlaces a nivel molecular). Los rumiantes TAMPOCO la tienen... ¡pero sí a las hacendosas bacterias del rumen! Estas bacterias fermentan la fibra vegetal y la convierten en ácidos grasos de cadena corta, que los rumiantes absorben con mucha facilidad y pueden utilizar como fuente de energía. De ahí que puedan engordar de lo lindo con una dieta de pasto y hojas.

¿Qué más hacen estas bacterias? Pueden construir aminoácidos y proteínas completas a partir de carbohidratos y compuestos nitrogenados básicos. Por ejemplo, carbohidratos fácilmente fermentables (granos) y... urea (sí, el fertilizante que se usa en el jardín y la sustancia que los humanos expulsamos con la orina). Una vez más, los humanos tampoco podemos hacer esto con nuestro aparato digestivo. Mucho menos podemos aprovechar al máximo la urea como hacen los rumiantes, quienes la envían de vuelta al rumen a través de la saliva para que las bacterias la reutilicen en la construcción de proteínas.

Por cierto, ¿qué es la "rumia"? Pues es cuando un rumiante regurgita lo que ha tragado con prisas para masticarlo más apropiadamente :-D De ahí viene la frase de "estar rumiando una idea". O sea, algo que se hace cuando uno está más tranquilo y dispone de tiempo suficiente.

En fin, después de la fermentación, el contenido del rumen se exprime en la tercera cámara del estómago y va a parar a la cuarta, que es, básicamente, un estómago de digestión ácida muy similar al nuestro. Ahí es donde el rumiante aprovecha toda esa proteína de buena calidad tan gentilmente sintetizada por las bacterias. O sea, si la materia vegetal inicial que comió el rumiante no tenía proteínas con todos los aminoácidos esenciales, eso se arregla pronto. Bueno para las cabras, que seguirán retozando en las montañas gracias a que sus bacterias las mantienen bien alimentadas, independientemente de lo que mastiquen :-)

Un argumento popular en contra del consumo de leche de vaca es que "sólo los terneros pueden digerirla porque tienen cuatro estómagos". ¡IIIIIIK, ERROR DE NUEVO! Los terneros NO fermentan la leche en el rumen. ¡La leche NO debe entrar al rumen, de hecho! Los terneros tienen un mecanismo fisiológico por el cual, al succionar y saborear la leche, en su estómago se forma un pliegue que hace pasar el líquido directamente a la cuarta cámara. O sea, al estómago que es como el nuestro. Los terneros, pues, digieren la leche de vaca IGUAL QUE LOS HUMANOS, incluso cuando ya están empezando a probar el pasto. Sin embargo, es verdad que la composición de la leche de vaca es distinta: tiene más proteína, la cual forma cuajos muy grandes dentro del estómago de los bebés humanos (a los adultos no nos pasa porque nuestra digestión ácida funciona mejor). Es por eso que a las madres se les recomendaba "cortarla" con limón.

Y ya que estamos, hay más alimentos que TAMPOCO deben entrar al rumen. O sea, grandes cantidades de almidones o azúcares de cualquier origen. Esto trastorna por completo la flora bacteriana del rumen, de modo que se produce mucho ácido láctico, acidosis sanguínea y muerte del animal. Es una de las precauciones que hay que tener en los feedlots (corrales intensivos de engorde de ganado), y la razón por la que el ganado debe ser alimentado con PASTO, no con cosas raras.

Ahí lo tienen, queridos veganos: todos esos granos, patatas y legumbres que tanto les gustan (¡y a mí también!) podrían MATARLOS si ustedes fueran rumiantes en lugar de omnívoros. Den gracias por no ser rumiantes... a menos que quisieran vivir a pasto. (Una vez mastiqué pasto para averiguar a qué sabía. No me gustó nada.)

INTESTINO — "¡Ah, pero no todos los herbívoros son rumiantes!", me dirán ahora. "¡Los humanos podemos ser herbívoros como los herbívoros no rumiantes!" Eeeeeeeeeh... no, TAMPOCO.

El intestino de los rumiantes no tiene grandes particularidades, así que pasemos al de esos herbívoros no rumiantes que, al IGUAL que los rumiantes, tienen un mecanismo para obtener nutrientes del pasto y las hojas.

Cuando estaba en la facultad, tuve que aprender la anatomía digestiva del caballo examinando un intestino de dicho animal conservado en formalina. ¿Quieren que les cuente cómo era? (aparte de que apestaba a formalina y casi me desmayo). Bueno, pues era una enorme y larga BOLSA.

Los caballos (y otros herbívoros similares) hacen en su intestino grueso lo que las vacas hacen en el rumen, o sea, FERMENTAR. De nuevo, consiguen lo que los humanos NO podemos: obtener grandes cantidades de energía de la celulosa vegetal (que se convierte en ácidos propiónico y butírico), junto con otros nutrientes de origen bacteriano. Sin embargo, dado que el intestino viene DESPUÉS del estómago, los caballos NO pueden aprovechar las proteínas bacterianas que sí aprovechan los rumiantes. Éstas se desperdician con el excremento... y ahí tienen la razón por la que algunos perros van y se lo comen. Sí, qué asco, ¡pero esa caca es muy nutritiva!

Y... aquí es donde entran los conejos. LOS CONEJOS COMEN SU PROPIA CACA PARA APROVECHAR LAS PROTEÍNAS BACTERIANAS, entre otros nutrientes. O sea, se comen la primera caca, vuelven a digerirla y luego defecan el producto final. O sea, esos adorables conejitos que comen zanahorias NO son veganos como las personas veganas. Sobreviven gracias a la coprofagia (= consumo de caca), que les permite aprovechar la transformación bacteriana de materia vegetal poco nutritiva en materia procesada más completa para los requerimientos de un organismo animal.

"Pero... pero... ¿y qué hay de los caballos, que NO comen su propia caca?", se preguntarán. Pues pasa que no necesitan hacerlo. Los caballos eligen pastos y plantas de mejor calidad que los rumiantes y así obtienen las proteínas de ellos, aunque "desperdicien" las de su caca. También pueden comer granos en cantidades que matarían a un rumiante, porque los digieren antes de llevarlos al intestino, donde ocurre la fermentación de la fibra indigerible para las enzimas del animal. Entre una cosa y otra, el aparato digestivo absorbe todos los nutrientes que estas bellas criaturas necesitan para estar sanas y robustitas.

Bien, una vez explicado todo lo anterior, ¿cómo es que funciona un omnívoro, pues? Bueno, tenemos nuestro estómago, que hace una digestión ácida, un intestino delgado para ir absorbiendo los nutrientes que se digieren en el estómago y fuera de él, y un intestino grueso que hace ALGO de fermentación. Peeeeeero... nuestro intestino grueso NO es capaz procesar grandes cantidades de pasto y hojas, ni absorbe suficientes subproductos de la fermentación (los que sí absorbe son muy buenos para nuestro organismo, sin embargo). Entonces, no podemos vivir de pasto y hojas como lo haría cualquier herbívoro, ni podemos suplementarnos como los conejos comiendo nuestra propia caca.

Y hablando de herbívoros que comen caca, estuve averiguando cómo hacen los gorilas (primates mayormente herbívoros) para obtener la dichosa vitamina B12 que tanto preocupa a los veganos. Pues bien, si no la obtienen de los bichos, la obtienen de comer su propia caca, así que los gorilas TAMPOCO son veganos como la gente.

Siguiendo con los omnívoros, somos unos bichos bastante versátiles en cuestiones alimenticias. Así fue evolucionando el hombre primitivo: comiendo CUALQUIER COSA que tuviera a mano. Nuestro aparato digestivo se las arregla para digerir carne (cruda o cocida), leche (si tenemos la suerte de poseer la mutación genética que permite conservar la enzima lactasa en la vida adulta), granos, legumbres, frutas, frutos secos, raíces, tubérculos y unas cuantas verduras de hoja. PASTO NO, PORQUE NO SOMOS HERBÍVOROS Y NO TENEMOS TANTAS BACTERIAS QUE NOS AYUDEN CON LA CELULOSA. Los animales más parecidos a nosotros, aparte de los primates omnívoros, son los cerdos y los osos pardos, por lo que he estado leyendo.

¿Por qué he mencionado a los osos pardos? Porque resulta que, en cuestiones alimenticias, son más interesantes de lo que la gente piensa. Uno creería que los osos pardos son carnívoros, y sí, comen carne y pescado, pero cuando el alimento abunda, resulta que un 90% de lo que comen es materia vegetal. Los osos saben escarbar en busca de raíces tal como los cerdos hacen con el hocico.

"COMO SOMOS OMNÍVOROS, NECESARIAMENTE TENEMOS QUE INGERIR PROTEÍNAS ANIMALES"

Éste es el argumento principal que usan los omnívoros para atacar a los veganos, y no es cierto. Las proteínas se pueden obtener perfectamente de las plantas, y me refiero a todos los aminoácidos esenciales. Es lo que hace el caballo, y buenos músculos tiene. Incluso hay deportistas humanos veganos.

Lo que hace el omnivorismo, en todo caso, es proveer un "colchón de seguridad" en cuestiones dietéticas. Si viviéramos en la naturaleza, con una cantidad de alimentos menos variada que la que encontramos en el supermercado, el omnivorismo nos permitiría obtener los nutrientes de un alimento mientras el otro no estuviera disponible. Si no hubiera plantas para proveer vitamina C, ésta se podría obtener del pescado crudo. Si no hubiera carne para proveer proteínas completas, éstas se podrían obtener de una combinación de plantas. Si un nutriente en particular no se absorbiera bien desde un alimento en particular, casi seguro que se absorberá bien desde otro.

Los cerdos son bastante adaptables en estas cuestiones, y como puse arriba, nosotros nos parecemos muchos a los cerdos (no se sientan insultados por esta afirmación; los cerdos son unos bichos inteligentes y adorables, en mi opinión).

Como máximo, el veganismo tiene la desventaja de cualquier otra dieta restrictiva: elimina el colchón de seguridad, entonces hay que tomar ciertas precauciones para evitar deficiencias nutricionales. No es tan dramático. Incluso un omnívoro puede tener que restringir su dieta debido a enfermedades, alergias o trastornos genéticos; por ejemplo, quien tenga problemas renales se beneficiará de ingerir menos proteína, y quien tenga intolerancia al gluten o enfermedad celíaca tendrá que prescindir de cualquier alimento que contenga trigo, avena, cebada y centeno.

"EL VEGANISMO NO ES UNA DIETA NATURAL"

Otro argumento de los omnívoros. Y sí, es cierto, pero a estas alturas CASI TODA la alimentación humana en los países desarrolladas es poco natural, en el sentido de que tenemos COMERCIO y SUPERMERCADOS. El hombre primitivo NO disponía de frutas todo el año, ni de cereales, ni de legumbres. Puestos en ello, hemos "domesticado" a las plantas para que produzcan mucho más alimento que las originales. Por ejemplo, una planta de maíz primitiva generaba unas pocas mazorcas, mientras que las plantas domesticadas generan muchas más.

Como máximo, el veganismo es una dieta un poquito menos natural que la dieta omnívora de un habitante de ciudad. No tiene nada de malo si se hace bien y el organismo tolera una alimentación puramente vegetal.

Y ya que estamos, la compasión hacia los animales es algo que, analizando el comportamiento del hombre primitivo, también podría considerarse poco natural. Pero es algo BUENO. Los humanos también hacemos otras cosas poco naturales que nos benefician, como vacunarnos, crear leyes para castigar los crímenes, leer, cocinar la comida y usar computadoras.

"EL VEGANISMO ES MÁS ECOLÓGICO"

Bueno... depende. Una producción combinada de cultivo con ganadería es más ecológica que un monocultivo de cualquier cosa. Cultivar diversas plantas en un suelo fértil es mucho más ecológico que un monocultivo de granos para alimentar animales de consumo (aunque aclaro que los granos que se usan para los piensos no son de la misma calidad que los que comemos los humanos). Cazar animales en la selva es más ecológico que talar la selva para plantar lo que sea, dado que los suelos selváticos son pobres. En los suelos desérticos o montañosos, donde no se puede cultivar, es más sensato comer animales adaptados a esa geografía, como las cabras. También puede ser más ecológico comer vegetales y animales de una granja local que comer vegetales importados desde largas distancias.

Sería fabuloso que en las ciudades se crearan más edificios con cultivos hidropónicos. Eso sería 100% ecológico, y liberaría espacio para la vida silvestre. (También sería fabuloso que los humanos dejáramos de multiplicarnos, porque no sólo quitamos espacio a los animales salvajes con la ganadería y los cultivos, sino con casi cualquier otra actividad. Pero bueno, esta entrada va sobre el veganismo, así que lo dejo por aquí.)

"EL VEGANISMO REQUIERE MUCHOS SUPLEMENTOS"

El veganismo es una dieta restrictiva, así que requiere controles en caso de que determinados nutrientes no se estén absorbiendo bien desde los alimentos vegetales. Los nutricionistas recomiendan vigilar la ingesta de calcio, hierro, iodo, zinc, vitamina D y ácidos grasos omega 3 (lean este artículo). Hay algunos nutrientes no esenciales pero importantes que simplemente no proporcionan las plantas (ver este otro artículo). Y hay que suplementar la vitamina B12 sí o sí. Los herbívoros pueden obtenerla de sus bacterias, pero los humanos NO (porque nuestro intestino grueso NO es como el de los caballos). Y recuerden: los gorilas y conejos comen bichos o su propia caca. No creo que ningún vegano quiera hacer eso :-P

Dicho lo anterior, no tiene nada de malo admitir la necesidad de un suplemento. Puestos en ello, muchos omnívoros con dietas saludables pueden necesitar suplementos, dado que cada organismo funciona de manera distinta. En lo personal, tomo leche fortificada con vitamina D porque mi piel es muy sensible al sol, y me rehúso a comer pescado porque casi todas las especies están sobreexplotadas.

¿Y saben qué? Los animales también pueden llegar a necesitar suplementos. Si tienen un cobayo, sepan que estos animalitos, a diferencia de los demás, NO pueden sintetizar la vitamina C, así que deben obtenerla de alimentos frescos igual que nosotros. Los gatos necesitan una ingesta adecuada de taurina (un aminoácido), y cuando las vacas pastan en un terreno pobre en fósforo, no es raro que mastiquen los huesos de vacas muertas para suplementarse (claro que en realidad no están hechas para masticar hueso, de modo que lo más probable es que se lastimen la boca). Las vacas también devoran sus placentas después de parir, a fin de recuperar nutrientes. Y ya mencioné que los gorilas comen bichos. Encima, los herbívoros pueden llegar a sufrir deficiencias de vitamina B12 cuando el suelo donde pastan es pobre en cobalto (las bacterias no pueden producir la vitamina sin el cobalto como materia prima).

En serio, no dejen de tomar suplementos sólo para no admitir que una dieta vegana (o de cualquier otro tipo) los necesita. Las deficiencias nutricionales pueden tardar en manifestarse. Quizás se sientan bien ahora... pero podrían enfermar en cuestión de meses o incluso años. Independientemente de lo que coman, ¡háganse controles sanguíneos regulares!

"LA GANADERÍA PRODUCE MUCHO METANO Y ESTO EMPEORA EL CAMBIO CLIMÁTICO"

Por lo que he leído, creo que este argumento es verdadero a medias. Por un lado, sí, la ganadería es responsable de buena parte de las emisiones de gases que causan el cambio climático. Por otro lado, no le gana a la cantidad generada por la matriz energética + el transporte humano por combustibles fósiles. Antes de que hubiera tanta gente, los ambientes naturales estaban LLENOS de rumiantes: bisontes en norteamérica, ciervos en los bosques, búfalos, ñus y antílopes en las sabanas africanas. No había problemas con ellos. Aunque todos nos volviéramos veganos, vuelvo a la cuestión de la sobrepoblación: si seguimos quitando espacio a la naturaleza con nuestras actividades contaminantes, ni el veganismo va a arreglar la catástrofe.

"EL VEGANISMO RESOLVERÍA EL HAMBRE EN EL MUNDO"

En realidad, AHORA MISMO se está produciendo suficiente comida para alimentar a todo el mundo. Buena parte de ella se desperdicia, otra buena parte está causando obesidad (me refiero a la comida procesada que consiste, básicamente, en calorías huecas, y que por lo tanto no habría que ingerir en primer lugar). La cuestión del hambre obedece más bien a razones geopolíticas. Los países que más hambre sufren son los que poseen gobiernos corruptos que prefieren comprar armas antes que importar alimentos para su gente. El veganismo no va a resolver eso (por desgracia). Aquí es cuando yo me pongo a desear que vengan extraterrestres y se lleven a esos gobernantes corruptos para hacer experimentos con ellos (y que no los devuelvan, obviamente).

"LOS VEGANOS SUFREN MALNUTRICIÓN Y TIENEN MALA SALUD DEBIDO A SU DIETA RESTRICTIVA"

Bueno... si nos ponemos con eso, la mayor parte de la gente que yo conozco que se alimenta mal es omnívora. Otros fuman. Otros beben alcohol en exceso. Sí, es posible hacer una dieta vegana con comida chatarra (las patatas fritas SON un alimento vegetal, al fin y al cabo), pero los veganos que yo conozco comen alimentos mucho más saludables que buena parte de los omnívoros que conozco. Y lo dicen los médicos y los nutricionistas: la población en general (omnívora) no está consumiendo suficientes frutas y verduras. Los veganos sí lo hacen.

"LOS ALIMENTOS DE ORIGEN ANIMAL CAUSAN CÁNCER, ALERGIAS Y ENFERMEDAD CARDIOVASCULAR"

Otro argumento de los veganos, pero la verdad es que hay mucha evidencia mixta sobre estas cuestiones. Por lo que he leído hasta ahora, las carnes PROCESADAS (por ejemplo, embutidos) aumentan la probabilidad de contraer cáncer, mientras que no hay evidencia contundente sobre ningún otro producto de origen animal. Leí que los lácteos aumentan (no demasiado) las probabilidades de contraer ciertos tipos de cáncer, pero también disminuyen las probabilidades de contraer OTROS tipos de cáncer. De todos modos, una dieta no depende de un solo alimento sino de la combinación de todos ellos, y las dietas omnívoras deberían estar compuestas en gran parte por alimentos vegetales, muchos de los cuales tienen propiedades antioxidantes y anticancerígenas (no es que los vegetarianos/veganos se salven de tener cáncer, pero sus probabilidades son menores; en parte es por la dieta, en parte es por el estilo de vida más saludable).

Segundo, las alergias no son CAUSADAS por los alimentos. Los alimentos son el DETONANTE de la reacción alérgica. Por lo que he leído, la causa de las alergias reside en un trastorno de respuesta inmunitaria que depende de cuáles bacterias tengamos dentro. Escribí este artículo sobre el asunto. Y puestos en ello, hay gente alérgica a los productos lácteos y a los mariscos, pero también a los frutos secos y a la soja, que son vegetales.

Tercero, últimamente hay una especie de controversia sobre el papel que juegan las grasas saturadas en el desarrollo de la enfermedad cardiovascular. Ni todas las grasas animales saturadas son tan malas como se creía, ni todas las grasas vegetales insaturadas son tan buenas como se creía. Los ácidos grasos de cadena mediana de la leche podrían ser beneficiosos, mientras que el exceso de ácidos grasos omega 6 de algunos aceites vegetales resulta tremendamente inflamatorio. Los azúcares y carbohidratos refinados también aumentan la incidencia de las enfermedades cardiovasculares, de modo que, ya sean veganos u omnívoros, más les vale minimizar su consumo. Ah, y salgan a hacer ejercicio :-D

"EL VEGANISMO ES PELIGROSO PARA NIÑOS Y MUJERES EMBARAZADAS"

He buscado artículos sobre este tema y la evidencia científica es heterogénea, así que voy a dar mi opinión personal: aunque yo fuera vegana, no correría el riesgo de causar daño a un bebé/niño. Ha habido demasiados casos de veganos fanáticos que han matado a sus hijos por no asegurarles todos los nutrientes necesarios para su crecimiento y buena salud. Todos los organismos son diferentes, y uno no sabe cómo va a reaccionar otro ser humano, sobre todo durante la etapa de crecimiento. NO EXISTE LA DIETA PERFECTA PARA TODO EL MUNDO. (Ver el siguiente punto.)

"TODO EL MUNDO PUEDE SER VEGANO"

Al parecer, no. Hay razones biológicas por las que una persona sana puede no resistir una dieta vegana (ver este artículo). Y también hay enfermedades digestivas que obligan a una persona a comer lo que PUEDE, no lo que quiere. La cuestión es buscar la dieta más adecuada para cada persona. A quien le vaya bien con el veganismo, estupendo. Pero si no, no usen el argumento de que "la dieta vegana falló porque estaba mal hecha, punto". En biología NO existen los absolutos.

Bien, espero haber arrojado un poco de luz sobre todas estas cuestiones. Y ahora vámonos todos, veganos y omnívoros, a comer algunas verduras. Son buenas para las bacterias beneficiosas de las tripas :-)

Obviamente mi unicornio Cuernito es herbívoro... pero no me pregunten cómo es su aparato digestivo porque no tengo la más pálida idea :-P

G. E.

PD: Disculpen que todos los artículos de referencia que he puesto aquí estén en inglés. Authority Nutrition es el mejor sitio web sobre nutrición que he encontrado, ya que pone enlaces a estudios científicos correctamente hechos.


Fragmento de LOBO DE LUNA

El joven nanok siguió el sonido del agua, pero entonces olió algo más que lo distrajo. ¿Qué era eso? No lo reconoció en absoluto.

A pesar de su curiosidad, Urkin fue precavido: avanzó hacia la fuente del olor moviéndose de árbol en árbol, aprovechando que su pelaje era marrón como la corteza. De su cinturón extrajo un cuchillo de piedra, por las dudas; en Kum, cualquier novedad podía ser agradable... o mortal.

Poco a poco se aproximó a un árbol más grueso que los demás, donde oyó el tenue flujo de una respiración. El olor pertenecía a un ser viviente.

Urkin rodeó el árbol, y en un hueco vio una mancha plateada y pequeña. Y asustada. El nanok lo supo por la forma en que la criatura estaba doblada sobre sí misma, como si tratara de contraerse hasta desaparecer.

Sin soltar el cuchillo, Urkin se acercó un poco más, y entonces la criatura levantó la cabeza. Urkin contuvo la respiración.

Era un cachorro de lobo. Pero no un lobo cualquiera sino un ekté, un lobo de luna. Urkin jamás había visto uno, pero sí algunos miembros de su clan, en noches de Aima llena. Así sabía que los ektén eran plateados y que tenían a Aima en los ojos.

¿Qué hacía el lobezno en el hueco del árbol? Los cachorros nunca andaban solos, ni siquiera los de esa especie.

—¿Te has perdido? —preguntó Urkin, y el animal se encogió sobre sí mismo, gimiendo. Era muy hermoso. Urkin guardó el cuchillo y extendió una mano en un gesto de amistad.

El lobezno se apretó contra el fondo del hueco. No parecía dispuesto a salir por las buenas, y Urkin no iba a forzarlo. El nanok se alejó del árbol y tomó asiento sobre una roca, decidido a esperar el tiempo que fuera necesario.

Había huellas más grandes que las del cachorro en el suelo, y también eran lobunas. ¿Su madre o padre? ¿Qué había pasado ahí exactamente? Si los ektén eran como los lobos de Kum, no abandonarían a un miembro de su jauría, mucho menos al otro lado de la luz azul.

—Me quedaré aquí hasta que alguien venga a buscarte —dijo Urkin al lobezno—. Y si nadie viene... tendré que llevarte conmigo. No puedo dejarte solo, morirías. ¿Entiendes algo de lo que estoy diciendo? Supongo que no. Espero que comprendas mi tono de voz, al menos.

El lobezno se limitó a mirarlo sin parpadear. Al cabo de un rato pareció estar un poco más calmado, y sus ojos se desviaron hacia el río. Urkin dedujo que debía de tener sed.

—Enseguida vuelvo.

El nanok fue hasta la orilla, arrancó una hoja grande y usó la misma como cuenco para recoger el agua. Urkin la olió primero, y sí, estaba buena. Regresó junto al árbol sosteniendo la hoja con ambas manos.

—Aquí tienes, lobo de luna —dijo el nanok, depositando la hoja frente al cachorro antes de volver a la roca.

El lobezno no bebió de inmediato, sino que palmo a palmo se deslizó hasta la hoja y una vez ahí tomó el agua con rápidos lengüetazos. Después retrocedió al hueco en el árbol.

—Puf. Ya veo que esto no será fácil. Pero créeme, no pienso hacerte daño.

Urkin empezó a cantar en voz baja, como hacía para sus primos a la hora de la siesta. El lobezno luchó por mantener los ojos abiertos, pero debía de estar cansado y se durmió al cabo de un rato. Urkin guardó silencio. Mientras esperaba le dio hambre, así que comió las bayas en su bolsita pensando que a la vuelta tendría que recoger más. Nadie apareció en todo ese lapso. Si el lobezno tenía familia, se hallaba fuera de su alcance.

El cachorro despertó hacia el atardecer. Quizás había pensado que su madre estaría ahí cuando abriera los ojos, porque miró en derredor y luego bajó la cabeza en un gesto de desilusión. Urkin sintió pena por él.

—Escucha, ya debo irme. ¿Quieres venir conmigo? Vamos, sígueme. —El cachorro no se movió—. Está bien, no me sigas. Pero yo volveré mañana, y si aún estás aquí, te traeré algo de comer. Adiós.

Al tiempo que decía todo esto, Urkin bajó de la roca y se alejó muy despacio del árbol. No quería dejar ahí al cachorro, pero el animalito tenía que decidir por sí mismo si aceptaba o no la invitación.

Urkin siguió caminando, le dio la espalda al árbol... y entonces escuchó pasos detrás de él. El nanok sonrió de alivio. Allí estaba el lobezno, con la cola entre sus patitas pero siguiéndolo por su propia voluntad.

—Bien hecho. Yo me encargaré de ti, pequeño.

------------------------

¿Te gustó el fragmento? Haz clic aquí para leer la muestra gratis desde el principio o clic aquí para comprar el libro en tu tienda correspondiente de Amazon. ¡Besos!

SEGUIR POR CORREO ELECTRÓNICO

La suscripción permite recibir cada entrada (completa) del blog por correo electrónico unas pocas horas después de su publicación (¡incluyendo los dibujitos!). Sólo tienes que apuntar tu dirección y confirmar la suscripción. (Y no, yo no veré tu dirección, así que no la usaré para enviarte propaganda. Podrás desuscribirte cuando quieras, además.)

Datos personales

Mi foto

Dice aquí que debo escribir algo para demostrar que soy yo. Pues no. Prefiero dejar a todo el mundo con la duda. ¡Buajajajaja! >:-D