INCOMPATIBLES - Ella quería conquistar al cerebrito de la clase. Él estaba determinado a ignorarla... hasta que descubrió su secreto. UNA RELACIÓN PERFECTA - Historias románticas contemporáneas con un poco de arte en cada una. BESO ROBADO - Lina conoce a dos bailarines de ballet: uno que le gusta... y otro que hará de todo para conquistarla. LOBO DE LUNA - La amistad inquebrantable entre una criatura del bosque y un lobo de otro mundo. EL REY Y EL PÁJARO BLANCO - Había una vez un joven rey y un ave blanca con un secreto extraordinario. RELATOS DE AMOR Y SANGRE - A menudo el amor sale terriblemente mal... AMOR SANGRIENTO - Él está muriendo de un cáncer terminal. Ella tiene un secreto escalofriante. OSCURA SALVACIÓN - Historias sobre amor y salvación... plagadas de horror y oscuridad. Haz clic en las portadas para leer las muestras gratuitas. Ve a la página SOBRE MIS LIBROS para ver todo mi catálogo. ¡Gracias por apoyarme!

13 de diciembre de 2016

LA ESTAFA DE LA DETOXIFICACIÓN

Decidí escribir este artículo porque veo que, al igual que con la cuestión de los microbios, hay un bombardeo de información equivocada cuyo propósito es confundir a las personas a fin de sacarles dinero.

Si los fabricantes de desinfectantes nos quieren hacer creer que tenemos que mantener la casa esterilizada como un quirófano, los que venden productos/tratamientos de "detoxificación" nos quieren hacer creer algo similar con respecto al cuerpo humano. Nos dicen que el cuerpo necesita ayuda para eliminar las "toxinas" que se acumulan en él, ya sea por el funcionamiento propio del organismo o las sustancias contaminantes que adquirimos del ambiente. Luego van y nos enchufan la propaganda correspondiente de lo que sea que estén vendiendo; por ejemplo, recetas para batidos que, según cierto amigo mío de Facebook, parecen "algo que ha regurgitado una vaca".

(En serio, ¿quién es capaz de beber batidos que parecen vómito de vaca? ¡Yo me moriría de asco primero!)

Pongamos las cosas claras: LO DE LA "DETOXIFICACIÓN" ES UNA ESTAFA BASADA EN ARGUMENTOS SEUDOCIENTÍFICOS.

Empezaré por explicar qué son exactamente las famosas "toxinas".

Primera cosa: el organismo humano NO genera toxinas, genera METABOLITOS que pueden llegar a intoxicar el cuerpo humano en caso de que los mecanismos normales de depuración estén comprometidos. ¿Qué es un metabolito? Pues es el producto final de los procesos normales del cuerpo. Por ejemplo, la urea. Cuando una proteína se degrada o se consume como energía en lugar de utilizarse para construir músculo, se libera nitrógeno. El hígado convierte estos residuos nitrogenados en urea, la cual se elimina a su vez por la orina. Si el hígado y los riñones están funcionando bien, NO HACE FALTA INTERVENIR EN EL PROCESO, puesto que los niveles normales de urea en la sangre no causan daño alguno. Pero si el hígado y los riñones están funcionando mal... ¡hay que correr al médico! Las insuficiencias renales o hepáticas se detectan mediante un análisis sanguíneo, y requieren tratamientos que van desde la diálisis hasta el transplante.

Las células individuales eliminan sus residuos por medio de lisosomas. Los lisosomas vendrían a ser como unas burbujitas de membrana que funcionan como miniestómagos, devorando y digiriendo (onda Pacman) lo que ya no haga falta dentro de la célula, para luego reciclar o expulsar los restos como quien saca la basura de su casa. (Los lisosomas también intervienen en la destrucción de microorganismos patógenos y en el proceso de "suicidio" de células potencialmente cancerosas. Esto no viene al caso ahora mismo, pero lo menciono porque es interesante y ustedes podrían ir y buscarlo en Google en algún otro momento que estén aburridos.)

¡Adiós, residuos!

Estos residuos pasan al espacio entre las células (= intersticial), donde son recogidos por el sistema linfático y, una vez más, eliminados por la orina o la bilis. ESTE PROCESO TAMPOCO NECESITA AYUDA EXTERNA EN UNA PERSONA SANA. Hay enfermedades genéticas (de nombres bastante complicados, como la mucopolisacaridosis) en las que, por alguna razón, los lisosomas no pueden digerir determinadas sustancias, de modo que éstas se acumulan y causan la muerte celular. NO HAY NINGUNA TERAPIA DE "DETOXIFICACIÓN" QUE ARREGLE ESO. Por otro lado, si hay alguna falla en el drenaje linfático, se pueden producir edemas por la acumulación de sustancias osmóticas (= que atraen agua) en los espacios intersticiales. El masaje o los vendajes compresivos pueden ayudar con eso (no siempre). UNA PERSONA SANA, SIN EDEMAS, NO NECESITA LOS FAMOSOS "DRENAJES LINFÁTICOS". El sistema linfático funciona solito por la presión que ejercen los músculos al contraerse.

Segunda cosa: las verdaderas toxinas TAMPOCO se pueden eliminar con los productos/tratamientos de "detoxificación" que se venden por ahí. ¿Y cuáles son las verdaderas toxinas? Aquí van algunos ejemplos: metales pesados, insecticidas, partículas de la contaminación aérea, venenos de origen animal o vegetal, toxinas bacterianas.

Estas toxinas funcionan de dos maneras: 1) se acumulan progresivamente dentro del cuerpo hasta que causan síntomas o 2) producen intoxicaciones agudas (rápidas) que deben tratarse de inmediato en un hospital.

Las intoxicaciones por metales pesados se combaten con una terapia de quelación, en la que básicamente se inyectan sustancias que se unen a dichos metales y permiten su eliminación por la orina. Las intoxicaciones agudas por insecticidas/plaguicidas se tratan con antídotos o tratamientos sintomáticos. Los venenos de origen animal o vegetal se tratan en forma sintomática o con sueros, y para las toxinas bacterianas hay vacunas preventivas (tétanos) o tratamientos curativos/sintomáticos (antibióticos y terapias de soporte).

Los pulmones eliminan por sí solos las partículas de la contaminación aérea. Las más pequeñas son devoradas por los lisosomas de las células pulmonares, mientras que las grandes son "barridas" hacia las vías aéreas superiores mediante unos "pelillos" llamados cilias. Finalmente las partículas se expulsan con el moco, que en condiciones normales vendría a ser el equivalente respiratorio del jabón para pisos. No hay manera de acelerar este proceso, de modo que la mejor manera de mantener los pulmones "limpios" es no exponerse a la contaminación aérea en primer lugar y NO FUMAR (el tabaquismo destruye las cilias).

Ahora bien, la gente parece tener la idea de que el aparato digestivo es como una especie de tubería en la cual, a lo largo del tiempo, se acumulan los residuos de la alimentación. ESTO NO ES VERDAD. Tanto el intestino delgado como el grueso son "autolimpiantes". O sea, no se les pegan los restos indigeribles de comida, ni siquiera cuando andamos estreñidos. Los supuestos batidos "detoxificantes" no están detoxificando nada; lo máximo que pueden lograr es combatir el estreñimiento, pero hay formas más agradables de conseguir eso, como ingerir ciruelas pasas o muchas frutas y verduras, y hacer ejercicio para estimular el tránsito intestinal. LAS "LIMPIEZAS DE COLON" SON UN TIMO.

Y no, el sudor NO sirve para eliminar toxinas. Con el sudor solamente se pierden electrolitos y agua; como máximo, uno termina deshidratado e hiponatrémico (hiponatremia = niveles sanguíneos de sodio por debajo del rango normal).

RESUMIENDO: el cuerpo humano NO debe estar limpio como una casa sino limpio como... ¡un bosque! PORQUE ES UN ORGANISMO VIVO, NO UNA MÁQUINA. En todo momento va a haber en él un montón de residuos y bacterias cumpliendo funciones importantes, y lo mejor que puede hacer uno es simplemente no fastidiar los procesos normales. Esto no se hace con productos/tratamientos de "detoxificación", sino cuidando el cuerpo tal como recomiendan los médicos todo el tiempo. O sea:

1) Comer frutas y verduras para facilitar la labor del aparato digestivo y mantener sana la flora bacteriana protectora del intestino grueso (los microbios beneficiosos de las tripas nos cuidan de los que producen toxinas causantes de diarrea).
2) Protegerse de la contaminación aérea y evitar el tabaquismo.
3) No consumir alcohol en exceso. La mayoría de las sustancias tóxicas son metabolizadas y eliminadas por medio del hígado, y el alcoholismo daña este órgano a largo plazo.
4) Hidratarse correctamente para facilitar la diuresis (= hacer pipí). Lo de los ocho vasos de agua al día es una bobada; basta con hacer caso a la sensación de sed (salvo en las personas mayores, donde el mecanismo de la sed puede dejar de activarse adecuadamente).
5) Dormir bien (el organismo hace muchas tareas de mantenimiento durante el sueño).
6) Evitar la comida chatarra (no intoxica, pero causa procesos inflamatorios muy dañinos a mediano y largo plazo).
7) Hacer ejercicio y ayunar de vez en cuando. El ejercicio y el ayuno activan los lisosomas, y como puse arriba, el ejercicio facilita la circulación del contenido de los vasos linfáticos. El ayuno se puede hacer en períodos de 16 horas, con una "ventana" de 8 para comer.
8) No fastidiar las barreras de defensa normales del organismo. Hay partes del cuerpo que simplemente NO DEBEN LAVARSE en ausencia de enfermedad, como los conductos auditivos, las cavidades nasales, la vagina y el colon.
9) No automedicarse si uno no sabe lo que está haciendo. Algunos medicamentos son tóxicos en dosis altas (pueden dañar el hígado o los riñones), mientras que los antibióticos pueden perturbar a la flora bacteriana normal protectora.

Y listo. Ahora usen el dinero ahorrado en la "detoxificación" para comprarse algo que sí tenga utilidad, como un libro :-)

G. E.

¿Buscas más entretenimiento? Haz clic AQUÍ para echar un vistazo a mis libros. ¡Cada compra me permite seguir escribiendo! ¡Gracias!

No hay comentarios:

Publicar un comentario



Fragmento de LOBO DE LUNA

El joven nanok siguió el sonido del agua, pero entonces olió algo más que lo distrajo. ¿Qué era eso? No lo reconoció en absoluto.

A pesar de su curiosidad, Urkin fue precavido: avanzó hacia la fuente del olor moviéndose de árbol en árbol, aprovechando que su pelaje era marrón como la corteza. De su cinturón extrajo un cuchillo de piedra, por las dudas; en Kum, cualquier novedad podía ser agradable... o mortal.

Poco a poco se aproximó a un árbol más grueso que los demás, donde oyó el tenue flujo de una respiración. El olor pertenecía a un ser viviente.

Urkin rodeó el árbol, y en un hueco vio una mancha plateada y pequeña. Y asustada. El nanok lo supo por la forma en que la criatura estaba doblada sobre sí misma, como si tratara de contraerse hasta desaparecer.

Sin soltar el cuchillo, Urkin se acercó un poco más, y entonces la criatura levantó la cabeza. Urkin contuvo la respiración.

Era un cachorro de lobo. Pero no un lobo cualquiera sino un ekté, un lobo de luna. Urkin jamás había visto uno, pero sí algunos miembros de su clan, en noches de Aima llena. Así sabía que los ektén eran plateados y que tenían a Aima en los ojos.

¿Qué hacía el lobezno en el hueco del árbol? Los cachorros nunca andaban solos, ni siquiera los de esa especie.

—¿Te has perdido? —preguntó Urkin, y el animal se encogió sobre sí mismo, gimiendo. Era muy hermoso. Urkin guardó el cuchillo y extendió una mano en un gesto de amistad.

El lobezno se apretó contra el fondo del hueco. No parecía dispuesto a salir por las buenas, y Urkin no iba a forzarlo. El nanok se alejó del árbol y tomó asiento sobre una roca, decidido a esperar el tiempo que fuera necesario.

Había huellas más grandes que las del cachorro en el suelo, y también eran lobunas. ¿Su madre o padre? ¿Qué había pasado ahí exactamente? Si los ektén eran como los lobos de Kum, no abandonarían a un miembro de su jauría, mucho menos al otro lado de la luz azul.

—Me quedaré aquí hasta que alguien venga a buscarte —dijo Urkin al lobezno—. Y si nadie viene... tendré que llevarte conmigo. No puedo dejarte solo, morirías. ¿Entiendes algo de lo que estoy diciendo? Supongo que no. Espero que comprendas mi tono de voz, al menos.

El lobezno se limitó a mirarlo sin parpadear. Al cabo de un rato pareció estar un poco más calmado, y sus ojos se desviaron hacia el río. Urkin dedujo que debía de tener sed.

—Enseguida vuelvo.

El nanok fue hasta la orilla, arrancó una hoja grande y usó la misma como cuenco para recoger el agua. Urkin la olió primero, y sí, estaba buena. Regresó junto al árbol sosteniendo la hoja con ambas manos.

—Aquí tienes, lobo de luna —dijo el nanok, depositando la hoja frente al cachorro antes de volver a la roca.

El lobezno no bebió de inmediato, sino que palmo a palmo se deslizó hasta la hoja y una vez ahí tomó el agua con rápidos lengüetazos. Después retrocedió al hueco en el árbol.

—Puf. Ya veo que esto no será fácil. Pero créeme, no pienso hacerte daño.

Urkin empezó a cantar en voz baja, como hacía para sus primos a la hora de la siesta. El lobezno luchó por mantener los ojos abiertos, pero debía de estar cansado y se durmió al cabo de un rato. Urkin guardó silencio. Mientras esperaba le dio hambre, así que comió las bayas en su bolsita pensando que a la vuelta tendría que recoger más. Nadie apareció en todo ese lapso. Si el lobezno tenía familia, se hallaba fuera de su alcance.

El cachorro despertó hacia el atardecer. Quizás había pensado que su madre estaría ahí cuando abriera los ojos, porque miró en derredor y luego bajó la cabeza en un gesto de desilusión. Urkin sintió pena por él.

—Escucha, ya debo irme. ¿Quieres venir conmigo? Vamos, sígueme. —El cachorro no se movió—. Está bien, no me sigas. Pero yo volveré mañana, y si aún estás aquí, te traeré algo de comer. Adiós.

Al tiempo que decía todo esto, Urkin bajó de la roca y se alejó muy despacio del árbol. No quería dejar ahí al cachorro, pero el animalito tenía que decidir por sí mismo si aceptaba o no la invitación.

Urkin siguió caminando, le dio la espalda al árbol... y entonces escuchó pasos detrás de él. El nanok sonrió de alivio. Allí estaba el lobezno, con la cola entre sus patitas pero siguiéndolo por su propia voluntad.

—Bien hecho. Yo me encargaré de ti, pequeño.

------------------------

¿Te gustó el fragmento? Haz clic aquí para leer la muestra gratis desde el principio o clic aquí para comprar el libro en tu tienda correspondiente de Amazon. ¡Besos!

SEGUIR POR CORREO ELECTRÓNICO

La suscripción permite recibir cada entrada (completa) del blog por correo electrónico unas pocas horas después de su publicación (¡incluyendo los dibujitos!). Sólo tienes que apuntar tu dirección y confirmar la suscripción. (Y no, yo no veré tu dirección, así que no la usaré para enviarte propaganda. Podrás desuscribirte cuando quieras, además.)

Datos personales

Mi foto

Dice aquí que debo escribir algo para demostrar que soy yo. Pues no. Prefiero dejar a todo el mundo con la duda. ¡Buajajajaja! >:-D