El bailarín le robó un beso. Ella estaba determinada a odiarlo. Las circunstancias no cooperaron. (Haz clic en la imagen para bajarte el relato gratuito, en formatos EPUB y MOBI, junto con el fondo de pantalla.)

6 de septiembre de 2010

ODA AL CHOCOLATE

¡Oh, maravilloso chocolate que tan felices nos haces a los chocohólicos! ¿Por dónde he de empezar a alabarte? ¿Por tu sabor, tu textura, tus múltiples presentaciones? Lo confieso, lo confieso: mi corazón late más rápido cuando pasas desfilando frente a mí, y yo me pongo a cantar...

You're just too good to be true
I can't take my eyes off of you
You'd be like heaven to touch
Oh, I want to hold you so much...

(Sí, el chocolate pasa desfilando ante mí con sombrero, moña y zapatitos. ¿Algún problema con eso?)

¡Es que me vuelves loca, chocolate mío! Se me hace agua la boca cuando pienso en ti. Chocolate amargo, chocolate con leche, chocolate con almendras, chocolate relleno de menta, ¡¡helado de chocolate!! ¡¡QUÉ DELICIAAAAAA!! Me fascinas, me hipnotizas...

Cómeme... Cóóóóóóóóómeme...

No podría vivir en un mundo donde no existas. Sé que por ahí está tu primo el café, pero ¡él no te llega ni a la cintura! ¡Tú eres único! ¡Ni la mermelada puede superarte!

Y yo... ¡yo no puedo evitar correr detrás de ti con cara de loca desesperada!

¡¡VEN CON MAMÁ, BOMBONCITO!!

(No sientan lástima por el bombón. Al fin y al cabo, ¡es la ley de la selva! Les aseguro que tuvo un final rápido e indoloro.)

G. E.

4 comentarios:

  1. ¡Hola, Gissel! ¿Cómo estás? No sentí ninguna lástima por el chocolate, pero sí por las personitas que estamos a dieta :P

    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
  2. ¡Hola Silvia! Gracias por pasarte por aquí :-)

    Te aclaro que yo controlo mucho mi alimentación. El truco es... ¡correr atrás del chocolate para quemar todas esas calorías! Cuando al fin alcancé al bombón, resoplando y transpirando como un caballo, había hecho suficiente ejercicio para comérmelo sin culpa :-D (de todas maneras, cierta dosis de culpa es parte del placer de comer chocolate).

    Un abrazo,

    G.

    ResponderEliminar
  3. Yo tampoco siento lástima por el chocolate. Es mi dulce tentación. Mi perdición...mi amor! Esssss que me enkantaaaaaa. No puedo vivir sin el tampoco. Te quiero chocolate! Más que Sloth de Los Goonies!mmmmmmmmmmmmm riko riko

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nadie le tiene lástima al pobre bombón :-D Pero claro, sería como tenerle lástima a una vaca: luego no te puedes comer los bifes :-D (Uh, espero que no seas vegetariano; o si eres vegetariano, espero que no te ofendas por la comparación.) Mmmm, chocolate...

      Eliminar

SEGUIR POR CORREO ELECTRÓNICO

La suscripción permite recibir cada entrada (completa) del blog por correo electrónico unas pocas horas después de su publicación (¡incluyendo los dibujitos!). Sólo tienes que apuntar tu dirección y confirmar la suscripción. (Y no, yo no veré tu dirección, así que no la usaré para enviarte propaganda. Podrás desuscribirte cuando quieras, además.)
Seis historias románticas contemporáneas con un toque de arte en cada una.
 
 
Haz clic en la imagen para leer la muestra gratis, haz clic en el botón verde abajo para comprar ya mismito esta edición de lujo mediante PayPal (pago seguro). (¡Y de paso alimentarás a la autora de este blog para que pueda seguir escribiendo! ¡Gracias!)
 

Datos personales

Mi foto

Dice aquí que debo escribir algo para demostrar que soy yo. Pues no. Prefiero dejar a todo el mundo con la duda. ¡Buajajajaja! >:-D