INCOMPATIBLES - Ella quería conquistar al cerebrito de la clase. Él estaba determinado a ignorarla... hasta que descubrió su secreto. UNA RELACIÓN PERFECTA - Historias románticas contemporáneas con un poco de arte en cada una. BESO ROBADO - Lina conoce a dos bailarines de ballet: uno que le gusta... y otro que hará de todo para conquistarla. LOBO DE LUNA - La amistad inquebrantable entre una criatura del bosque y un lobo de otro mundo. EL REY Y EL PÁJARO BLANCO - Había una vez un joven rey y un ave blanca con un secreto extraordinario. RELATOS DE AMOR Y SANGRE - A menudo el amor sale terriblemente mal... AMOR SANGRIENTO - Él está muriendo de un cáncer terminal. Ella tiene un secreto escalofriante. OSCURA SALVACIÓN - Historias sobre amor y salvación... plagadas de horror y oscuridad. Haz clic en las portadas para leer las muestras gratuitas. Ve a la página SOBRE MIS LIBROS para ver todo mi catálogo. ¡Gracias por apoyarme!

2 de agosto de 2012

INSTRUCCIONES PARA MI PRÓXIMO NOVIO

Sé que soy una mujer rara y complicada, y la verdad es que no me molesta admitirlo. Lo bueno es que no me aburro de mí misma. Lo malo... es que suelo confundir a los demás. Considerando cómo salió mi última relación romántica (de la cual no voy a dar detalles), he decidido que, para futuras referencias, cualquier hombre que tenga la intención de ser mi novio hará bien en tener ciertas cosas en cuenta, para evitar confusiones, malentendidos y/o lesiones físicas de mayor o menor gravedad. Aquí voy...

1. SOY UNA CEREBRITO, SUPÉRALO

Es lo primero que debe saber cualquier hombre que se interese en mí. Soy muy inteligente. Súper inteligente. Y súper culta. Ventaja/desventaja: CASI SIEMPRE VOY A TENER LA RAZÓN. Quien no pueda con eso... que se busque una novia tonta :-) La otra desventaja de que yo sea una cerebrito, es que no tendré un novio que no sea más interesante que un libro.

2. DETESTO EL FÚTBOL

Bueno, no detesto el fútbol como deporte. Detesto que se le dé tanta importancia. O sea, no tolero que se celebre el fútbol como si fuera una victoria de los espartanos sobre los persas en una lucha por la libertad de toda Grecia, y la verdad es que tampoco tolero las charlas apasionadas sobre el fútbol. No me molestaría tener un novio que jugara al fútbol, sin embargo... siempre y cuando no me exigiera ver los partidos. En compensación, jamás le pediría que me acompañara a ver un ballet. Y la verdad es que no me molestaría ver una carrera de autos, motos o monster trucks.

3. LE DOY MUY POCA IMPORTANCIA A MI APARIENCIA

Eso no quiere decir que no me bañe ni me peine, desde luego. Lo que sí quiere decir es que paso de la moda, el maquillaje y los zapatos femeninos. Mis pies raramente llevan otra cosa que no sean zapatillas de deporte. Los patines (de ruedas o de hielo) son otra buena opción. Como máximo, unas botas. Tacones, ¡jamás! Ventaja: no volveré loco a ningún novio llevándolo de compras, ni obligándolo a saber mi talla para regalarme ropa, ni demorándome una hora en cada cita por ponerme maquillaje y planchar mi cabellera.

4. LE DOY MUCHA IMPORTANCIA A LA SALUD

Soy perfectamente capaz de enamorarme de un hombre gordito o flaquito. Eso sí: tarde o temprano lo obligaré a ponerse en forma. Ventaja: yo cuido mi dieta y hago ejercicio, así que no me convertiré en una novia gorda ni se me caerá el trasero a causa de la flacidez.

5. DETESTO EL ROMANTICISMO CURSI

¡Ésa es una tremenda ventaja! No pretenderé de ningún novio que me regale ositos de peluche ni tarjetas, tampoco lo obligaré a ver películas románticas ni le pediré que me lleve a ninguna parte en ese estúpido Día de San Valentín (a menos que la idea sea asesinar a Cupido con escopetas, rifles o granadas de mano). Encima, detesto el color rosa y las canciones románticas, y no miro telenovelas. Por último, no me enojo ante el olvido de ningún aniversario.

6. ¡ME GUSTAN LAS PELÍCULAS DE SUPERHÉROES Y DE HORROR!

Y no sólo me gustan las películas de superhéroes porque los actores sean guapos. Me gustan porque me gustan. Si explotan cosas, estupendo. Si Hulk aplasta, ¡mejor! En cuanto a las películas de horror, ni siquiera parpadeo en las escenas sangrientas.

7. NO ME GUSTA COCINAR

Cocino mi comida, eso sí, pero no me molesto demasiado. No hago nada que requiera más de 10 minutos de preparación (quitando la cocción, claro). O sea, más vale que cualquier pretendiente mío sea más o menos hábil en la cocina. En compensación, me gusta hacer los arreglos de la casa, incluyendo reparaciones eléctricas, de tuberías y de paredes. También me gusta serruchar. Sí me puedo encargar de algo en la cocina: el limoncello.

8. LA CUESTIÓN DE LOS REGALOS

Como dije arriba, paso de los ositos de peluche y las tarjetas. Acepto joyas, pero en realidad prefiero los libros. O incluso herramientas (pero que no sean de color rosa, por el amor del cielo; las vi en un catálogo y casi vomito). Tampoco tengo problemas con los videojuegos violentos; de hecho, me encantaría jugar en equipo con algún novio a algún videojuego que implique acribillar/destrozar monstruos/vehículos/edificios, o conducir un auto/moto/monster truck/F18.

9. LOS ANIMALES

Me encantan las mascotas, ya sean perros, gatos, orugas, arañas, serpientes, iguanas, caballos, cabras, cerdos, peces (incluyendo pirañas) o aves. (Siempre y cuando no sean unos pobres animalitos exóticos ilegales traídos de contrabando con gran sufrimiento.) Cualquier novio mío tendrá que apechugar con eso, como mínimo. Si comparte mi afición por los bichos, mejor.

10. SOY ALGO OBSESIVO-COMPULSIVA

Desventaja: a menudo parezco Sheldon Cooper, corrigiendo las inexactitudes de los demás. Ventaja: mantengo todo ordenado.

11. MI IMAGINACIÓN

No sólo soy una cerebrito, sino que soy una cerebrito muy, muy creativa. Si yo digo que tengo un dragón, o que mi dinosaurio estaba sacando fotos cuando yo desperté, o que estoy haciendo planes para convertirme en la emperatriz del universo, más vale que mi novio me siga la corriente... o le echaré encima a alguno de mis monstruos.

Espero haber esclarecido cualquier duda referente a mi extraña personalidad :-)


G. E.

36 comentarios:

  1. Toda un golpe a los estereotipos y los clichés!!! Si señor marcando diferencia y encima exigiendo
    Acabamos de conocerte pero super interesante el blog. Como comentabas entradas frescas, con mucho energía y de buena lectura.
    Viva la creatividad y esas imaginación, no solo un cerebrito sino muy muy creativa(nos quedamos con esa frase jaja)^^
    Un saludín, GoBri!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias! Es que me gusta ser original :-D Aunque eso espante a algunos... :-P

      Eliminar
  2. Lo veo difícil, pero no imposible. No pides tanto y pides demasiado a la vez jajaja me encantas! Ay que compatibles seríamos si no nos gustara lo mismo jajja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Siempre me dicen que pido demasiado! Not fair! :-D Los hombres quieren que seamos guapas, inteligentes, independientes y un largo etcétera. ¡A veces hasta quieren cosas incompatibles entre sí! Oh, ya he asumido que la tengo difícil, pero lo bueno de ser una cerebrito es que puedo sobrevivir con libros :-D ¿¿A ti también te gustan los monster trucks??

      Eliminar
    2. Me encantaría poder asistir a un Monster Trucks Show! La lástima es que los libros no te lo pueden proporcionar TODO. Tiene ciertas carencias que los humanos necesitamos, por mucho que insistamos que podemos vivir sin ellas. Cariño, sentirse amado y respetado...es algo importante en la vida. La soledad corroe a las personas.
      Pd. Con lo mismo me refería a los hombres.

      Eliminar
    3. Si los libros no me dan suficiente cariño y no encuentro a un hombre apropiado... los perros son buena compañía :-) ¡Te pasaré la invitación para ver los monster trucks, mientras tanto!

      Eliminar
  3. Bueno, Gissel... ¿no te das cuenta que estás pidiendo un hombre de escayola? Yo jamás me fiaría de un hombre al que no le guste el fútbol (o cualquier otro deporte), es algo cerebral. Querría decir que hay algo que le falla por dentro. Si en cuentras a un hombre de escayola, recuerda que lo bueno sobre el papel o el CV, o lo apetecible a la vista, implica forzosamente una fachada muy trabajada. Insisto: fachada.

    I just call to say I love you

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No he dicho que no tenga que gustarle el fútbol. Me conformaría con que no fuera un fanático y/o con que no trate de hacerme participar de su afición. Además, ni que fuera imposible. Si a mí no me gustan las telenovelas, ¿por qué no puede haber hombres que pasen de los deportes más populares? :-D

      Eliminar
  4. Holaaaaa Gissel, qué gusto conocerte. Pues aplaudo toda la entrada... simple y llanamente... geniaaaaaal.

    Y con tu permiso, como me he divertido muchísimo, reiré...jajajajajajaja... una gran personalidad. Felicidades.

    Cariños!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias, Nuria! Un gusto conocerte a ti también :-) Besotes.

      Eliminar
  5. Lo que me parece es que no tienes abuela. Y eso de que ERES muy pero que muy muy inteligente... creo que más bien la palabra adecuada sería ME CREO muy muy inteligente. He leído algo tuyo y la verdad que lo que haces para mi es poca novedad (tú imaginación ilimitada se esta quedando obsoleta) la manera de expresarte bastante infantil y sin gracia, aburre bastante. Ciertamente. No suelo atacar jamás comentando a nadie, es más no me gusta. Pero chica, necesitas urgentemente replantearte esa soberbia absurda de la que SI puedes presumir, que empieza a molestar tras esa tapadera de aparente "gracia".

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querido Anónimo/a: No tengo ningún problema con las críticas constructivas. El problema es que la tuya no lo es. Por suerte, no me preocupa :-) La gráfica de visitas de este blog va en ascenso. Por lo demás, te pongo una cita: "Si no tienes enemigos, no tienes carácter." (Paul Newman) Besotes :-)

      Eliminar
    2. No puedo evitar responder a este comentario anónimo. Creo que se ha confundido en el planteamiento, pues este blog es de humor y está enfocado de esa manera (realmente creerá que vas volando en dragón al OktoberFest) Es como que Gissel se hizo un personaje de sí misma, otra cosa es que a este ser no le haga ni pizca de gracia. Qué se le va a hacer, pues no le puedes gustar a todo el mundo. Si quiere ver otro registro de la autora de este blog, le recomiendo que visite www.la-narradora.blogspot.com y que se quite de la cabeza ese aspecto infantiloide que tiene de la misma. Para nada pienso que la imaginación quede obsoleta en Gissel, pero cada opinión es un mundo en las mentes humanas.También creo que para recibir una respuesta adecuada debería de haber mostrado algún dato sobre sí mismo, para contestarle con conocimiento de causa (a ver si esta persona lo hace mejor)No hay nada mejor en esta vida que reír y a mí SI me hace gracia. Puede que esta persona carezca de sentido del humor, que haya tenido un mal día o que la conozcas y vea muy difícil el acceder a tu corazón. ;)
      Te mando un beso un abrazo y un Olé!
      Para mí, Gissel, eres única y me encanta que te encantes!

      Eliminar
    3. ¡Gracias, Luismi, por ser mi caballero en brillante armadura! Besotes de mi parte, de mi dragón y del dinosaurio :-)

      Eliminar
  6. No estoy de acuerdo... A mí siempre me ha parecido que los posts son variados, ingeniosos y divertidos. y en cuanto a esa soberbia que mencionas, no la veo por ningún lado. Gissel siempre me ha parecido muy sencilla a pesar de lo indudablemente inteligente que es. Si parece soberbia a veces, es simplemente una actitud. Saludos, Anónimo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias! Aunque sí admito que puedo llegar a ser algo insoportable. Como el doctor House. Me consuela, al menos, que a mucha gente le gusta House :-D (Eh... aclaro que no tomo drogas. Por las dudas.)

      Eliminar
  7. Yo tampoco estoy de acuerdo con el primer anónimo (que menos mal que no suele atacar “jamás” comentando a nadie porque NO le “gusta” )
    Precisamente esa manera de expresarse tan “infantil” y esa “soberbia” es lo que hacen que sus historias gusten tanto :D Yo admiro a la vez que envidio (envidia sana, eh) a Gissel, precisamente por ser una persona tan segura de sí misma que “no necesite abuela”. Y no cabe duda alguna de que es una persona muy inteligente y con una gran imaginación (cosa que también admiro y envidio) ¡¡¡Qué envidiosa que soy!!! ¿No? :P
    En fin… ¡¡¡Las historias de Gissel molan!!! Y su imaginación no está nada obsoleta :D y al igual que “sickofhell” también le recomendaría visitar este blog: http://la-narradora.blogspot.com.es/2011/11/el-faro-parte-18.html Este enlace precisamente es de la historia "El Faro" muy buena y con un registro como ya ha comentado “sickofhell” muy diferente y nada infantil. A mí personalmente me gustan los dos blogs y estoy encantadísima con todas las historias y post que he leido de Gissel :D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias, Pepi! Tú y yo nos entendemos :-D ¡Y yo también te envidio! (sanamente, sanamente). Tienes una veta macabra maravillosa para tus dibujos :-)

      Eliminar
    2. Gracias por mencionaem, Pepi. Estoy también totalmente de acuerdo contigo.
      ¡Vivan Gissel, Donald y su dinosaurio!

      Eliminar
    3. Donald, mi dinosaurio y yo te damos las gracias, Luismi :-)

      Eliminar
    4. ¡¡¡De nada sickofhell!!! :D Lo hice precisamente porque yo también estoy totalmente de acuerdo con tigo :D
      !!!Vivan Gissel, Donald y su dinosaurio!!! :D

      Eliminar
    5. Donald, mi dinosaurio y yo también te damos las gracias a ti, Pepi :-)

      Eliminar
  8. Que conste que no formo parte de la patrulla para defender a Gissel... pero por una razón: no es alguien que necesite defensa. Además,quien se esconde es quien más motivos tiene para preocuparse y ya sabemos quién es el anónimo que anda insultando. Yo sigo creyendo que es algún amante despechado cuyo amor por el fútbol le separa de ella. Ea.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias, Silvia! Es cierto: para defenderme, tengo a mi dragón, aunque para afirmar que no aburro necesito a mis lectores :-D (Sigo sin ubicar al amante despechado. ¿Será que tengo que llevar mejor los registros?)

      Eliminar
    2. Revisa bien el armario, el hueco bajo la cama, el trastero... y el vecindario, a ver si el tipo va a ser alguien del estilo al protagonista de "La ventana indiscreta".

      Y lo dejaré claro: NO ABURRES. Así, con mayúsculas. De hecho, me río mucho con tu blog.

      Eliminar
    3. Revisaré, revisaré. Sólo espero no encontrar cucarachas o arañas mutantes devoradoras de humanos. Me alegra saber que te hago reír :-) ¡Gracias!

      Eliminar
  9. ¡¡¡Gracias a tí, Gissel!!! :D Y gracias por el cumplido hacia mis dibujos :D Es lo que tiene estar perturbada, que te sale la vena macabra, jejeje. A mi me gustan tus dibujos, son muy divertidos :D y ya sabes que soy fan de las cucarratas (aunque se que a ti no te gustan) jejeje, el gato del post "como enojar al veterinario" que estaba hecho una furia, me hizo reír bastante al verlo, y esos estampados en los trajes tan originales (ejemplo: Lo que el Ventarrón se Llevó) y esas historias tuyas con Donald….. Es por ello que hice el comentario anterior, mas que nada para dar mi opinión y desacuerdo con el anónimo, porque tus historias son muy divertidas, y pueden no gustarles a todo el mundo, pero si a muchísimas personas, las cuales visitamos a menudo tu blog y salimos de él con una sensación muy grata y con una gran sonrisa (por lo menos yo) :D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Oh, ¡te has fijado en los estampados! ¡Gracias! Es que me dan bastante trabajo, ¡y creí que nadie les prestaba atención! :-D Me alegra hacerte sonreír. Es mi intención, de hecho, divertir un poco a la gente. Aunque ya veo que no todos saben tomárselo como corresponde :-P ¡Un abrazo!

      Eliminar
  10. Vamos a ver. Un blog está para que cada cual manifieste su mundo interior y su manera de ver las cosas, sin meterse con nadie, así que si ese anónimo descarado (en los dos sentidos, porque además no da la cara) no le parece bien lo que lee en este blog y/o quien lo escribe, que se vaya a aguar la fiesta a otra parte. ¡A ver quién se atreve a meterse con mi prima? ¿Tienes complejo de inferioridad, o algo así? Gissel, no le hagas caso. ¡Porque tú lo vales!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias, querida prima! :-D Por cierto, deberías leer los comentarios en la entrada que hice para tu cumpleaños. ¡Y ya tiene un montón de visitas, por cierto!

      Eliminar
  11. Vale. Los leeré. Y de nada. ¡Me voy a trabajar!

    ResponderEliminar
  12. Si te hubieras tomado la molestia de conocer a Gissel antes de escribir ese comentario, habrías comprobado que no solo tiene talento como escritora, sino también una gran calidad humana. Pero como dicen por ahí: "Vemos la paja en el ojo ajeno y no vemos la viga en el nuestro".

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias por la defensa, Vero! ¡Un abrazo! :-)

      Eliminar
  13. Gissel,

    es una pena que ya esté casado, porque si no te pediría que salieses conmigo... :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Ja ja! Gracias por el cumplido. Aunque de todas maneras podríamos ir en una cita doble a ver una carrera de monster trucks :-P

      Eliminar



Fragmento de LOBO DE LUNA

El joven nanok siguió el sonido del agua, pero entonces olió algo más que lo distrajo. ¿Qué era eso? No lo reconoció en absoluto.

A pesar de su curiosidad, Urkin fue precavido: avanzó hacia la fuente del olor moviéndose de árbol en árbol, aprovechando que su pelaje era marrón como la corteza. De su cinturón extrajo un cuchillo de piedra, por las dudas; en Kum, cualquier novedad podía ser agradable... o mortal.

Poco a poco se aproximó a un árbol más grueso que los demás, donde oyó el tenue flujo de una respiración. El olor pertenecía a un ser viviente.

Urkin rodeó el árbol, y en un hueco vio una mancha plateada y pequeña. Y asustada. El nanok lo supo por la forma en que la criatura estaba doblada sobre sí misma, como si tratara de contraerse hasta desaparecer.

Sin soltar el cuchillo, Urkin se acercó un poco más, y entonces la criatura levantó la cabeza. Urkin contuvo la respiración.

Era un cachorro de lobo. Pero no un lobo cualquiera sino un ekté, un lobo de luna. Urkin jamás había visto uno, pero sí algunos miembros de su clan, en noches de Aima llena. Así sabía que los ektén eran plateados y que tenían a Aima en los ojos.

¿Qué hacía el lobezno en el hueco del árbol? Los cachorros nunca andaban solos, ni siquiera los de esa especie.

—¿Te has perdido? —preguntó Urkin, y el animal se encogió sobre sí mismo, gimiendo. Era muy hermoso. Urkin guardó el cuchillo y extendió una mano en un gesto de amistad.

El lobezno se apretó contra el fondo del hueco. No parecía dispuesto a salir por las buenas, y Urkin no iba a forzarlo. El nanok se alejó del árbol y tomó asiento sobre una roca, decidido a esperar el tiempo que fuera necesario.

Había huellas más grandes que las del cachorro en el suelo, y también eran lobunas. ¿Su madre o padre? ¿Qué había pasado ahí exactamente? Si los ektén eran como los lobos de Kum, no abandonarían a un miembro de su jauría, mucho menos al otro lado de la luz azul.

—Me quedaré aquí hasta que alguien venga a buscarte —dijo Urkin al lobezno—. Y si nadie viene... tendré que llevarte conmigo. No puedo dejarte solo, morirías. ¿Entiendes algo de lo que estoy diciendo? Supongo que no. Espero que comprendas mi tono de voz, al menos.

El lobezno se limitó a mirarlo sin parpadear. Al cabo de un rato pareció estar un poco más calmado, y sus ojos se desviaron hacia el río. Urkin dedujo que debía de tener sed.

—Enseguida vuelvo.

El nanok fue hasta la orilla, arrancó una hoja grande y usó la misma como cuenco para recoger el agua. Urkin la olió primero, y sí, estaba buena. Regresó junto al árbol sosteniendo la hoja con ambas manos.

—Aquí tienes, lobo de luna —dijo el nanok, depositando la hoja frente al cachorro antes de volver a la roca.

El lobezno no bebió de inmediato, sino que palmo a palmo se deslizó hasta la hoja y una vez ahí tomó el agua con rápidos lengüetazos. Después retrocedió al hueco en el árbol.

—Puf. Ya veo que esto no será fácil. Pero créeme, no pienso hacerte daño.

Urkin empezó a cantar en voz baja, como hacía para sus primos a la hora de la siesta. El lobezno luchó por mantener los ojos abiertos, pero debía de estar cansado y se durmió al cabo de un rato. Urkin guardó silencio. Mientras esperaba le dio hambre, así que comió las bayas en su bolsita pensando que a la vuelta tendría que recoger más. Nadie apareció en todo ese lapso. Si el lobezno tenía familia, se hallaba fuera de su alcance.

El cachorro despertó hacia el atardecer. Quizás había pensado que su madre estaría ahí cuando abriera los ojos, porque miró en derredor y luego bajó la cabeza en un gesto de desilusión. Urkin sintió pena por él.

—Escucha, ya debo irme. ¿Quieres venir conmigo? Vamos, sígueme. —El cachorro no se movió—. Está bien, no me sigas. Pero yo volveré mañana, y si aún estás aquí, te traeré algo de comer. Adiós.

Al tiempo que decía todo esto, Urkin bajó de la roca y se alejó muy despacio del árbol. No quería dejar ahí al cachorro, pero el animalito tenía que decidir por sí mismo si aceptaba o no la invitación.

Urkin siguió caminando, le dio la espalda al árbol... y entonces escuchó pasos detrás de él. El nanok sonrió de alivio. Allí estaba el lobezno, con la cola entre sus patitas pero siguiéndolo por su propia voluntad.

—Bien hecho. Yo me encargaré de ti, pequeño.

------------------------

¿Te gustó el fragmento? Haz clic aquí para leer la muestra gratis desde el principio o clic aquí para comprar el libro en tu tienda correspondiente de Amazon. ¡Besos!

SEGUIR POR CORREO ELECTRÓNICO

La suscripción permite recibir cada entrada (completa) del blog por correo electrónico unas pocas horas después de su publicación (¡incluyendo los dibujitos!). Sólo tienes que apuntar tu dirección y confirmar la suscripción. (Y no, yo no veré tu dirección, así que no la usaré para enviarte propaganda. Podrás desuscribirte cuando quieras, además.)

Datos personales

Mi foto

Dice aquí que debo escribir algo para demostrar que soy yo. Pues no. Prefiero dejar a todo el mundo con la duda. ¡Buajajajaja! >:-D