Haz clic en las imágenes para leer en línea las respectivas muestras gratis. Haz clic aquí para ver mi catálogo completo y las diferentes opciones de compra o descarga gratuita. ¡Gracias por apoyar mi carrera literaria! :-)

13 de octubre de 2011

EL BALLET GISELLE GISSEL

Le debo mi nombre a mi madre, a quien le gusta el ballet. No me parece mal que se haya inspirado en uno para nombrarme, aunque agradezco que haya tomado el nombre del ballet Giselle y no de El lago de los cisnes o Coppelia (habría sido jodido, eso de ir por la vida con el nombre de Coppelia; ya era bastante malo que en el colegio me hicieran burlas por mi baja estatura). Al menos el nombre Gissel es bastante corriente, y se escribe de tropecientas formas... tantas, de hecho, que rara vez consigo que la gente escriba bien el mío, incluso aunque lo deletree. Pero bueno, este artículo no va de eso precisamente.

Como dije, a mi madre le gusta el ballet, y a mí también. ¿Y de qué va el ballet Giselle?, se preguntarán. Responderé como si contara un cuento de hadas.

Había una vez una campesina llamada Giselle. Tenía un pretendiente llamado Hilarion, pero ella estaba enamorada de Loys, quien aparentemente era también un campesino. Cuando Giselle rechaza a Hilarion, el muy rencoroso jura vengarse (¡hombres!). Entonces comienza la fiesta de la vendimia, y la madre de Giselle se preocupa por la frágil salud de su hija, ya que las jóvenes muertas antes de casarse terminan convertidas en wilis, una especie de fantasmas. (Puf. Como siempre, la sociedad quiere imponer la idea de que si no te casas, estás jodida. Estúpidos cuentos clásicos.) Justo en medio de la celebración, Hilarion revela la verdadera identidad de Loys al encontrar su espada en el bosque. ¡Era el duque Albrecht! ¡El muy sinvergüenza era un mariposón! Albrecht se marcha con la princesa Bathilde e ignora a la pobre Giselle. Devastada, la muchacha toma la espada y se muere por un caso severo de corazón roto. (Habría sido más impactante que se clavara la espada como un guerrero japonés.)

En el segundo acto, Hilarion va a sufrir sobre la tumba de Giselle. (Demasiado tarde, cabrón, que se ha muerto por tu culpa.) Entonces aparecen las wilis, y como son espíritus vengativos, obligan a Hilarion a bailar hasta la muerte. (¡Ja! Ésa no te la esperabas, ¿eh?, pedazo de machista celoso.) Luego aparece Albrecht y está en peligro de sufrir el mismo destino, pero Giselle, quien ahora también es un fantasma, hace todo lo posible por salvarlo, tratando con su amor de que él aguante hasta el amanecer. (Bue. Estas chicas que siguen enamoradas del tipo que las plantó... qué poca autoestima.) Giselle consigue sostener a su amado, y cuando llega el amanecer, las wilis desaparecen. Por mostrar generosidad en lugar de actuar en forma vengativa, Giselle deja de ser un fantasma y descansa en paz. Fin del ballet.

Bueno... como que no es muy prometedor ponerle el nombre de la protagonista de este ballet a una chica, ¿no les parece? Claro que más me vale no ponerme a discutir con mi madre acerca de estas cosas... En fin, ya que estoy con una historia parecida a los cuentos de hadas, voy a traducirla al japonés y de nuevo al español, a ver cómo queda :-D (Recuerden mi experimento anterior con las traducciones.)

Había un granjero llamado Giselle. Había sido llamado cortejo Hirarion, ella estaba enamorada de Loys agricultor fue también evidente. Si se niega a Hirarion, Gisele es una repugnante jurar venganza (men!) muy. A continuación, iniciar la fiesta de la cosecha, madre de Giselle se considera estar preocupado por la frágil salud de su hija, la niña va a morir antes de casarse y wilis en algo parecido a un fantasma. (Puf. está como siempre,. Empresa quiere imponer la idea de si te quieres casar, usted que se han jodido. Historia clásica estúpido) en el centro de la derecha festival, es Hirarion revela la identidad de Loys encontrar su espada en el bosque. Albrecht fue el Duque! Fue el villano de jugar con fuego! Albrecht ignora a los pobres y deja a la princesa Giselle Bathilde. Devastación, la niña toma la espada, morirá por la grave caso de angustia. (Puede ser clavado la espada japonesa como un guerrero habría sido más impactante.)

En el segundo acto, Hirarion sufrirá tumba de Giselle. (Demasiado tarde, imbécil. Los que murió por usted) se mostrará, ya que es un espíritu vengativo, que bailó Hirarion Wilis fuerza después de la muerte. Usted corre el riesgo de sufrir la misma suerte (que no se puede esperar Ja!, Eh de los celos. Funciona sexista) después de Albrecht, y aparece, Giselle es un fantasma, incluso ahora, Él hará todo lo posible para salvar lo que llevó a cabo hasta el amanecer, que trata de su amor. Al llegar a mantener a su amada amanecer, vendrá, (estas chicas son Bue .. No se ama lo poco amor propio ... el hombre que plantó aún) Gisele es Wilis desaparece. En lugar de la generosidad de la serie, que la paz vengativa, Gisele sigue actuando el resto del fantasma. El final del ballet.

(Gissel interrumpe la escritura de este artículo para partirse de risa en su cómodo sillón de escritorio. Algo así como "¡¡JUAJUAJUAJUAJUAJUAJUAJUA!!" mientras hace girar el sillón y agita los brazos.)

Esta versión del ballet me gusta mucho más :-D

De todas maneras, y ya que en este blog puedo hacer lo que me dé la soberana gana, se me ocurrió que podría bailar el ballet yo mismita, usando un poco de imaginación (total, ya fui una na'vi).

Primera observación: usar zapatillas de ballet es menos complicado que usar tacones, pero más complicado que usar patines de hielo. Lo sé, es una observación irrelevante, pero como acabo de decir, éste es mi blog y yo hago lo que me da la gana. ¡ÑAÑAÑAÑAÑAÑAÑA! :-PPPPP

Segunda observación: uh, estos bailarines de ballet masculinos tienen unos traseros duros como piedra. (No pregunten. Quiero pellizcar y babear en paz.)

Como es MI ballet, haré algunos cambios a la historia. En primer lugar, mandaré a Hilarion a la porra, por machista y celoso. En segundo lugar, ni piensen que voy a sufrir por Albrecht. De hecho, aprovecharé en una pirueta para darle una elegante patada... al estilo Chuck Norris.

Tú no vas a dejarme, YO te dejaré. ¡Que te den!

Pero como lo de la muerte con posterior conversión a fantasma vengativo suena genial, me suicidaré con la espada. Usaré sangre artificial para que salpique a los espectadores como en la película La familia Addams :-D

Dado que mi vena vengativa es más duradera con los políticos, salvaré a esos dos hombres tontos que trataron de hacerme miserable (sin conseguirlo, ¡porque yo soy de Aries y tengo mucho fuego interior!). Pero antes los asustaré un buen rato, sólo por fastidiar. Es que soy así de borde.

¿Les gustó? Pues para mi próximo ballet... ¡bailaré El lago de los cisnes! ¡Tiembla, Natalie Portman, tiemblaaaaaa!

G. E.

Artículo relacionado: EL LAGO DE LOS CISNES GISSEL.

6 comentarios:

  1. Jajaja sin parangón, tus entradas, tu imaginación y sobre todo tus comentarios. Pagaríamos por verte o al menos porque fueras la voz en off o del narrador en una obra^^
    La adaptación/Remake que le has hecho a la obra no tiene desperdicio, yo que tu buscaba productor porque promete y mucho...
    Un saludín, GoBri!!!

    ResponderEliminar
  2. ¡Gracias! Aunque yo no le cobraría a nadie por verme... bueno, a menos que planeara hacer un strip-tease (no). Mmm... tal vez lo del productor no sea mala idea... Besotes :-)

    ResponderEliminar
  3. JAJAJAJJAJAJAAAAAAAAAAAAAAAAA Me estoy meandooooooooooooooo! Qué buena, tanto la traducción googleada como tu propia versión (que me gusta más que la original) Super diver mega chifli guay del copón!
    Gracias por hacerme reír!
    Un abrazo! Suscrito me hallo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De nada por hacerte reír, y gracias por el comentario :-) Espérate a que baile EL LAGO DE LOS CISNES... ¡Volarán plumas por todos lados!

      Eliminar
  4. Deseandico estoy! Me pido ser Mila Kunis! juas juas

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Trataré de encontrarle un lugar para darte el gusto :-D

      Eliminar



Fragmento de LOBO DE LUNA

El joven nanok siguió el sonido del agua, pero entonces olió algo más que lo distrajo. ¿Qué era eso? No lo reconoció en absoluto.

A pesar de su curiosidad, Urkin fue precavido: avanzó hacia la fuente del olor moviéndose de árbol en árbol, aprovechando que su pelaje era marrón como la corteza. De su cinturón extrajo un cuchillo de piedra, por las dudas; en Kum, cualquier novedad podía ser agradable... o mortal.

Poco a poco se aproximó a un árbol más grueso que los demás, donde oyó el tenue flujo de una respiración. El olor pertenecía a un ser viviente.

Urkin rodeó el árbol, y en un hueco vio una mancha plateada y pequeña. Y asustada. El nanok lo supo por la forma en que la criatura estaba doblada sobre sí misma, como si tratara de contraerse hasta desaparecer.

Sin soltar el cuchillo, Urkin se acercó un poco más, y entonces la criatura levantó la cabeza. Urkin contuvo la respiración.

Era un cachorro de lobo. Pero no un lobo cualquiera sino un ekté, un lobo de luna. Urkin jamás había visto uno, pero sí algunos miembros de su clan, en noches de Aima llena. Así sabía que los ektén eran plateados y que tenían a Aima en los ojos.

¿Qué hacía el lobezno en el hueco del árbol? Los cachorros nunca andaban solos, ni siquiera los de esa especie.

—¿Te has perdido? —preguntó Urkin, y el animal se encogió sobre sí mismo, gimiendo. Era muy hermoso. Urkin guardó el cuchillo y extendió una mano en un gesto de amistad.

El lobezno se apretó contra el fondo del hueco. No parecía dispuesto a salir por las buenas, y Urkin no iba a forzarlo. El nanok se alejó del árbol y tomó asiento sobre una roca, decidido a esperar el tiempo que fuera necesario.

Había huellas más grandes que las del cachorro en el suelo, y también eran lobunas. ¿Su madre o padre? ¿Qué había pasado ahí exactamente? Si los ektén eran como los lobos de Kum, no abandonarían a un miembro de su jauría, mucho menos al otro lado de la luz azul.

—Me quedaré aquí hasta que alguien venga a buscarte —dijo Urkin al lobezno—. Y si nadie viene... tendré que llevarte conmigo. No puedo dejarte solo, morirías. ¿Entiendes algo de lo que estoy diciendo? Supongo que no. Espero que comprendas mi tono de voz, al menos.

El lobezno se limitó a mirarlo sin parpadear. Al cabo de un rato pareció estar un poco más calmado, y sus ojos se desviaron hacia el río. Urkin dedujo que debía de tener sed.

—Enseguida vuelvo.

El nanok fue hasta la orilla, arrancó una hoja grande y usó la misma como cuenco para recoger el agua. Urkin la olió primero, y sí, estaba buena. Regresó junto al árbol sosteniendo la hoja con ambas manos.

—Aquí tienes, lobo de luna —dijo el nanok, depositando la hoja frente al cachorro antes de volver a la roca.

El lobezno no bebió de inmediato, sino que palmo a palmo se deslizó hasta la hoja y una vez ahí tomó el agua con rápidos lengüetazos. Después retrocedió al hueco en el árbol.

—Puf. Ya veo que esto no será fácil. Pero créeme, no pienso hacerte daño.

Urkin empezó a cantar en voz baja, como hacía para sus primos a la hora de la siesta. El lobezno luchó por mantener los ojos abiertos, pero debía de estar cansado y se durmió al cabo de un rato. Urkin guardó silencio. Mientras esperaba le dio hambre, así que comió las bayas en su bolsita pensando que a la vuelta tendría que recoger más. Nadie apareció en todo ese lapso. Si el lobezno tenía familia, se hallaba fuera de su alcance.

El cachorro despertó hacia el atardecer. Quizás había pensado que su madre estaría ahí cuando abriera los ojos, porque miró en derredor y luego bajó la cabeza en un gesto de desilusión. Urkin sintió pena por él.

—Escucha, ya debo irme. ¿Quieres venir conmigo? Vamos, sígueme. —El cachorro no se movió—. Está bien, no me sigas. Pero yo volveré mañana, y si aún estás aquí, te traeré algo de comer. Adiós.

Al tiempo que decía todo esto, Urkin bajó de la roca y se alejó muy despacio del árbol. No quería dejar ahí al cachorro, pero el animalito tenía que decidir por sí mismo si aceptaba o no la invitación.

Urkin siguió caminando, le dio la espalda al árbol... y entonces escuchó pasos detrás de él. El nanok sonrió de alivio. Allí estaba el lobezno, con la cola entre sus patitas pero siguiéndolo por su propia voluntad.

—Bien hecho. Yo me encargaré de ti, pequeño.

------------------------

¿Te gustó el fragmento? Haz clic aquí para leer la muestra gratis desde el principio o clic aquí para comprar el libro en tu tienda correspondiente de Amazon. ¡Besos!

SEGUIR POR CORREO ELECTRÓNICO

La suscripción permite recibir cada entrada (completa) del blog por correo electrónico unas pocas horas después de su publicación (¡incluyendo los dibujitos!). Sólo tienes que apuntar tu dirección y confirmar la suscripción. (Y no, yo no veré tu dirección, así que no la usaré para enviarte propaganda. Podrás desuscribirte cuando quieras, además.)

Datos personales

Mi foto

Dice aquí que debo escribir algo para demostrar que soy yo. Pues no. Prefiero dejar a todo el mundo con la duda. ¡Buajajajaja! >:-D