INCOMPATIBLES - Ella quería conquistar al cerebrito de la clase. Él estaba determinado a ignorarla... hasta que descubrió su secreto. UNA RELACIÓN PERFECTA - Historias románticas contemporáneas con un poco de arte en cada una. BESO ROBADO - Lina conoce a dos bailarines de ballet: uno que le gusta... y otro que hará de todo para conquistarla. LOBO DE LUNA - La amistad inquebrantable entre una criatura del bosque y un lobo de otro mundo. EL REY Y EL PÁJARO BLANCO - Había una vez un joven rey y un ave blanca con un secreto extraordinario. RELATOS DE AMOR Y SANGRE - A menudo el amor sale terriblemente mal... AMOR SANGRIENTO - Él está muriendo de un cáncer terminal. Ella tiene un secreto escalofriante. OSCURA SALVACIÓN - Historias sobre amor y salvación... plagadas de horror y oscuridad. Haz clic en las portadas para leer las muestras gratuitas. Ve a la página SOBRE MIS LIBROS para ver todo mi catálogo. ¡Gracias por apoyarme!

18 de diciembre de 2014

VENGANZA, DULCE VENGANZA

Los administradores de webs piratas son unos seres despreciables. Me refiero a los que se dedican al asunto en forma organizada, secuestrando sin permiso el trabajo de miles o millones de creadores y usándolo para lucrar (sin pagar un céntimo a dichos creadores) o para distribuir software malicioso.

De entre todos los artistas pirateados, los escritores somos los más vulnerables. ¿Por qué? Porque en general somos los que cobramos menos, y a diferencia de los músicos, que pueden dar conciertos en vivo, los administradores de webs piratas utilizan sin permiso nuestra ÚNICA fuente de ingresos (es decir, dentro de la literatura, porque raramente los escritores podemos darnos el lujo de renunciar al segundo trabajo que paga las cuentas). Y ya no es cuestión de precios, ¿eh?, porque ahora piratean también a los autores independientes que vendemos los libros a precios muy bajos. El asunto es tan grave que a veces los libros son pirateados a pocas HORAS de su publicación.

Imagínense lo molesto y frustrante que es >:-| Cuando POR FIN sería posible que los escritores fuéramos debidamente remunerados por nuestro trabajo, vienen un montón de cretinos a distribuirlo masivamente, haciendo creer al público que está bien tomarlo en forma gratuita.

Resumiendo, los administradores de webs piratas son parásitos, no muy diferentes a los gusanos intestinales o los piojos.

Pero ¿saben qué? LOS ESCRITORES NO NOS RENDIMOS FÁCILMENTE. Porque somos artistas y contribuimos al enriquecimiento de la humanidad. Porque a lo largo de la historia hemos sido pisoteados, despreciados, censurados, mal pagados, incluso han quemado nuestros libros por decir verdades, ¡y la profesión NO HA MUERTO! Nuestra vocación es una de las más poderosas, y ahora que existen las redes sociales, estamos más unidos que nunca.

En lo personal, decidí que ya era hora de organizar una venganza.

El primer paso fue contactar a todos mis colegas escritores (hombres y mujeres) que han sido víctimas de la piratería organizada. El segundo paso fue sacarnos fotos muy atrevidas y crear un falso sitio web presentándonos como "un servicio de calidad de vida" (sí, igualito que en la serie de HBO El negocio). Nos dedicamos a promover el falso servicio específicamente en las webs piratas de libros, y al poco tiempo sus administradores empezaron a caer como moscas. Babosos.

Los escritores estamos en contacto entre nosotros y también tenemos contactos de cualquier otra clase, de modo que conseguimos que nos prestaran un castillo con bonitas mazmorras. Ya saben, de esas llenas de moho, ratas, barrotes con una ligera capa de óxido pero muy sólidos, piedras húmedas y numerosos aparatos de tortura listos para usar.

—Ésta fue mi idea —dije a mis colegas escritores—, así que yo iré primero. Con permiso. —Y me fui a enfrentar a uno de los numerosos administradores de webs piratas que habíamos capturado, ajustando mi minifalda de cuero y sosteniendo un bonito látigo que conseguí en una tienda para sadomasoquistas.

—¡Ay, mamacita! —dijo el pirata al verme. Todavía creía en la farsa del "servicio de calidad de vida".

—No, no, no te confundas. Voy a torturarte en serio por haber pirateado todos esos libros. Simplemente me vestí así para torturarte con estilo. Piensa en esa escena con Lucy Lawless en la película Euroviaje.

—¿Qué? ¿Eres una escritora? ¡Ja! No me asustas para nada. Los escritores son unos seres patéticos e inofensivos que...

—Oh, ¿en serio? No nos conoces para nada. Los escritores tenemos mentes MUY retorcidas. ¿Cómo crees que inventamos a algunos de los villanos más famosos y crueles de la historia, como Hannibal Lecter, Norman Bates, Drácula, Ramsay Bolton y la enfermera loca de Misery? Algunos sabemos TODO sobre las torturas medievales o modernas. Y considera esto: para empezar, siempre hemos sido capaces de hacer sufrir a los lectores nada más que con nuestras PALABRAS.

Agité un poco mi látigo, poniendo cara de sádica. El pirata se puso muy, muy pálido. Al fin había entendido que la cosa iba en serio.

Yo: Esto no va a ser rápido, no lo vas a disfrutar, y debiste pensarlo mejor antes de meterte con mis sufridos colegas y conmigo.
Minion: ¿Padabatu nipotada? Prrrrr. ¿Blope? ¡Jajajaaaaa! ¡Trasero!

El minion se lo pedí prestado a Gru. Y no me pregunten qué hizo con ese garrote lleno de pinchos porque este blog es más o menos apto para todo público.

Para terminar, pusimos a los piratas en un régimen de trabajos forzados. Deberán trabajar el equivalente a todas las horas invertidas en todos los libros que piratearon (lo cual será, más o menos, una cadena perpetua para ellos, porque escribir un solo libro suele tomar MUCHAS horas de trabajo).

—Pero... pero... ¡esto es esclavitud! —se atrevió a protestar uno de los piratas.

—¡Exacto! —dijimos los demás escritores y yo—. Eso es justamente lo que estaban haciendo ustedes con nosotros: tratarnos como esclavos. ¿Verdad que no se siente bien, cretinos de porquería? ¡A trabajar, haraganes!

Ahora que la venganza contra los administradores de webs piratas está en progreso, tal vez deberíamos seguir adelante y torturar a los distribuidores de pornografía infantil, los contrabandistas de mascotas exóticas y la demás fauna criminal que anda suelta por ahí. Al fin y al cabo, históricamente hablando, también fuimos los escritores quienes inventamos a los superhéroes :-D

G. E.

PD: Como aviso para los lectores, sepan que los escritores independientes no tenemos ningún problema en regalar nuestros libros a los lectores que, por algún motivo, no los puedan pagar en ese momento. Eso es preferible a que recurran a las webs piratas, porque así nadie fomenta el usufructo ilegal de la obra de los menospreciados escritores. Ah, y si tienen autores favoritos, así es como pueden colaborar todavía más con ellos.

PPD: Después de las torturas, los escritores hicimos una tremenda fiestota con los minions :-)

PPPD: Si lo de la escritura sigue así de mal, realmente consideraré volverme una dominatriz. He descubierto que se me da bien lo de azotar traseros, y seguro que eso paga mejor que escribir :-D (bueno, como casi todo, incluso lavar pisos).

8 comentarios:

  1. Hola. Con gusto me uniría a esa venganza ¡Jaja! Pero agregaría también a los plagiadores y a los que "comparten" sin citar fuente ni autor. Esos al final me afectaron tanto, de varias formas, que terminé cerrando al público mi blog de cuentos de terror. Ahora tengo que empezar casi desde cero, sin lectores. Estoy por publicar en Amazon. Lo que me tiene mal es que ahí me esperan los piratas ¡Jaja! Y esos no son desconocidos para mí, porque ya incluyeron cuentos míos en recopilaciones de relatos. Unos HDP ¡Jaja! Y tengo entendido que en Amazon los toman de las promociones gratuitas de Kindle Select, o sea que ni se gastan un dólar los desgraciados.
    Ya veré cómo me desenvuelvo con esos . Por lo menos los voy a hacer trabajar mas al poner DRM. Saludos.
    Jorge Leal.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A los piratas les toma unos poquitos segundos desbloquear el DRM, y lo único que haces es perjudicar a los lectores honestos. Te diría que no te molestes. Los plagiadores y piratas van a existir independientemente de lo que hagas, por lo que la mejor estrategia es ganarte a los lectores y dejar que las autoridades se encarguen de los delincuentes. Eso sí: si registras tu obra y descubres que te la han plagiado en Amazon, puedes denunciar en Amazon y ellos bloquearán a los culpables (los exilian por siempre del servicio). Saludos :-)

      Eliminar
  2. A los profesionales no les costaría mucho, tienes razón. Pienso que puede servir contra los que no se consideran piratas pero en la práctica lo son; los amigos de "compartir". Sé que ir contra esos es malo porque son la mayoría, y es mas inteligente adaptarse a esa realidad, pero... ¿no crees que estaría bueno "pararles el carro"? Frenar eso de alguna forma. Lo digo porque la mayoría de esa gente parece que no está dispuesta a pagar mas de un dólar por algo que nos cuesta meses de trabajo, y todavía quieren tenerlo en varios dispositivos, compartirlos con cuántos se les de la gana... Por un partido de fútbol pagan montones de veces mas y solo dura noventa minutos (con una novela corta tienen horas de diversión), y que yo sepa no te dan un video del partido ¡Jaja! Y si vas a un baile no te garantizan que vayas a ligar algo, ¿no? ¡Jaja! Pero por un mísero dólar quieren hacer lo que se les de la gana. ¿No será tiempo de que los autores hagan valer su trabajo? Estaría bueno dejar de retroceder y plantarse firme, sino esto en qué va a terminar; los escritores van a tener que ser unos lumpen ¡Jaja! Pero como lo que dicen es correcto, supongo que me quedaré con las ganas y tendré que publicar sin DRM. Me había decidido por usarlo, pero sí, es como dices, mas que bueno estaría cambiar la cosa, ¿no? Gracias. ¡Saludos!
    Jorge Leal.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Y qué hace la gente con los libros en papel? Los prestan a los amigos o los revenden de segunda mano. Que un lector le regale un ebook a un amigo no es piratería, es promoción indirecta. Es un "lee este libro porque está bueno", y así es como la gente llega a conocerte. Lo que uno puede hacer es recordar a los lectores que uno necesita que le paguen para escribir. Habrá muchos que no respondan a eso, habrá otros que sí. No vale la pena concentrarse en los que nunca van a pagar, tienes que fidelizar a los que sí pagan. De todas maneras, la mayoría de los lectores que descargan libros pirateados también compran libros. Mi problema no es con ellos sino con los administradores de las webs piratas que hacen dinero por publicidad distribuyendo contenido robado, sin pedir permiso a los autores y sin pagarles un porcentaje por cada descarga. Y hay algo más: a menudo lo de no querer pagar no es tacañería, sino que muchos lectores están hartos de pagar (la cantidad que sea) por libros de mala calidad literaria. Y otros simplemente no están acostumbrados a leer ebooks o a pagar con tarjeta de crédito por Internet.

      Eliminar
  3. A los libros la gente los prestaba y revendía, como bien dices; mas gracias a la tecnología esas costumbres ya no son tan benignas, porque ahora pueden compartirlos con cientos o miles sin gastar un peso, y mas fácil todavía es hacerlo con un ebook. Si subieran solo un ebook y uno tuviera varios sería promoción gratuita, pero si ese lector comparte todas tus obras te está jodiendo nomás, aunque no lo haga con mala intención, y técnicamente no sea un pirata. La gente paga por casi todo en esta vida, ¿por qué hay que recordarles que los escritores también comen? ¡Jaja! Pues yo creo que el ebook está muy desvalorizado, y que se lo ve desde un punto de vista muy desfavorable para los escritores, y eso ha sido fomentado en gran parte por los piratas. Bueno, si sigo razonando así terminaré concluyendo que ya ganaron. Probablemente así sea. Lo seguro es que estoy en serios problemas, me afectaron demasiado los copypasteadores ¡Jaja! Ya desconfío de casi todos los lectores, y eso no es bueno. Y sobre las obras de baja calidad literaria, claro que los hay, y algo de culpa tienen. Por mi parte, hasta ahora no he puesto a la venta nada de lo que he escrito, y si pienso hacerlo ahora es porqué creo que mejoré mucho en estos años. Si no es así, bueno, igual no es excusa para que descarguen ebooks en páginas piratas, ¿no? ¡Jaja! Aclaro eso por si esa piedra iba para mi rancho ¡Jaja! Bromeo.
    ¡Saludos desde Tacuarembó!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La mayoría de los lectores que comparten un ebook no lo hacen a cientos de personas ni con mala intención. Para un escritor sin una editorial que le haga una promoción fuerte, el mayor peligro es el ANONIMATO, no la piratería. ¿Mi sugerencia? Dejar de preocuparte por la piratería o el plagio y ponerte a TRABAJAR para los lectores que pagan. Y, si acaso, poner en cada libro un recordatorio de que pagar por cada libro te permite seguir escribiendo (por si alguien pilla el libro pirateado). Registra tu obra, publícala, promociónala. Es lo que puedes controlar. No te preocupes por lo que no puedes controlar, es en vano y encima resulta fastidioso después de un rato. Saludos :-)

      Eliminar
  4. Hola. Antes de comentarte todo esto y fastidiarte un poco (sin intención), porque reconozco que resulta fastidioso, estaba decidido a publicar con DRM. Si no te hubiera dejado ese primer comentario seguramente lo habría hecho. Gracias. Ya publiqué hace unos días. Ahora está en promoción gratuita. Te aviso por si quieres leerlo.
    Y no creas que estoy haciendo spam, ¡jaja! Elimina este comentario. Es solo para avisarte. En serio, me sacudiste bastante, y lo necesitaba. Te debo una. ¡Saludos!
    Jorge Leal.
    El enlace: http://www.amazon.com/dp/B00W8EX8QE

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No tengo problemas con aprobar el comentario. Suerte con tu libro :-)

      Eliminar



Fragmento de LOBO DE LUNA

El joven nanok siguió el sonido del agua, pero entonces olió algo más que lo distrajo. ¿Qué era eso? No lo reconoció en absoluto.

A pesar de su curiosidad, Urkin fue precavido: avanzó hacia la fuente del olor moviéndose de árbol en árbol, aprovechando que su pelaje era marrón como la corteza. De su cinturón extrajo un cuchillo de piedra, por las dudas; en Kum, cualquier novedad podía ser agradable... o mortal.

Poco a poco se aproximó a un árbol más grueso que los demás, donde oyó el tenue flujo de una respiración. El olor pertenecía a un ser viviente.

Urkin rodeó el árbol, y en un hueco vio una mancha plateada y pequeña. Y asustada. El nanok lo supo por la forma en que la criatura estaba doblada sobre sí misma, como si tratara de contraerse hasta desaparecer.

Sin soltar el cuchillo, Urkin se acercó un poco más, y entonces la criatura levantó la cabeza. Urkin contuvo la respiración.

Era un cachorro de lobo. Pero no un lobo cualquiera sino un ekté, un lobo de luna. Urkin jamás había visto uno, pero sí algunos miembros de su clan, en noches de Aima llena. Así sabía que los ektén eran plateados y que tenían a Aima en los ojos.

¿Qué hacía el lobezno en el hueco del árbol? Los cachorros nunca andaban solos, ni siquiera los de esa especie.

—¿Te has perdido? —preguntó Urkin, y el animal se encogió sobre sí mismo, gimiendo. Era muy hermoso. Urkin guardó el cuchillo y extendió una mano en un gesto de amistad.

El lobezno se apretó contra el fondo del hueco. No parecía dispuesto a salir por las buenas, y Urkin no iba a forzarlo. El nanok se alejó del árbol y tomó asiento sobre una roca, decidido a esperar el tiempo que fuera necesario.

Había huellas más grandes que las del cachorro en el suelo, y también eran lobunas. ¿Su madre o padre? ¿Qué había pasado ahí exactamente? Si los ektén eran como los lobos de Kum, no abandonarían a un miembro de su jauría, mucho menos al otro lado de la luz azul.

—Me quedaré aquí hasta que alguien venga a buscarte —dijo Urkin al lobezno—. Y si nadie viene... tendré que llevarte conmigo. No puedo dejarte solo, morirías. ¿Entiendes algo de lo que estoy diciendo? Supongo que no. Espero que comprendas mi tono de voz, al menos.

El lobezno se limitó a mirarlo sin parpadear. Al cabo de un rato pareció estar un poco más calmado, y sus ojos se desviaron hacia el río. Urkin dedujo que debía de tener sed.

—Enseguida vuelvo.

El nanok fue hasta la orilla, arrancó una hoja grande y usó la misma como cuenco para recoger el agua. Urkin la olió primero, y sí, estaba buena. Regresó junto al árbol sosteniendo la hoja con ambas manos.

—Aquí tienes, lobo de luna —dijo el nanok, depositando la hoja frente al cachorro antes de volver a la roca.

El lobezno no bebió de inmediato, sino que palmo a palmo se deslizó hasta la hoja y una vez ahí tomó el agua con rápidos lengüetazos. Después retrocedió al hueco en el árbol.

—Puf. Ya veo que esto no será fácil. Pero créeme, no pienso hacerte daño.

Urkin empezó a cantar en voz baja, como hacía para sus primos a la hora de la siesta. El lobezno luchó por mantener los ojos abiertos, pero debía de estar cansado y se durmió al cabo de un rato. Urkin guardó silencio. Mientras esperaba le dio hambre, así que comió las bayas en su bolsita pensando que a la vuelta tendría que recoger más. Nadie apareció en todo ese lapso. Si el lobezno tenía familia, se hallaba fuera de su alcance.

El cachorro despertó hacia el atardecer. Quizás había pensado que su madre estaría ahí cuando abriera los ojos, porque miró en derredor y luego bajó la cabeza en un gesto de desilusión. Urkin sintió pena por él.

—Escucha, ya debo irme. ¿Quieres venir conmigo? Vamos, sígueme. —El cachorro no se movió—. Está bien, no me sigas. Pero yo volveré mañana, y si aún estás aquí, te traeré algo de comer. Adiós.

Al tiempo que decía todo esto, Urkin bajó de la roca y se alejó muy despacio del árbol. No quería dejar ahí al cachorro, pero el animalito tenía que decidir por sí mismo si aceptaba o no la invitación.

Urkin siguió caminando, le dio la espalda al árbol... y entonces escuchó pasos detrás de él. El nanok sonrió de alivio. Allí estaba el lobezno, con la cola entre sus patitas pero siguiéndolo por su propia voluntad.

—Bien hecho. Yo me encargaré de ti, pequeño.

------------------------

¿Te gustó el fragmento? Haz clic aquí para leer la muestra gratis desde el principio o clic aquí para comprar el libro en tu tienda correspondiente de Amazon. ¡Besos!

SEGUIR POR CORREO ELECTRÓNICO

La suscripción permite recibir cada entrada (completa) del blog por correo electrónico unas pocas horas después de su publicación (¡incluyendo los dibujitos!). Sólo tienes que apuntar tu dirección y confirmar la suscripción. (Y no, yo no veré tu dirección, así que no la usaré para enviarte propaganda. Podrás desuscribirte cuando quieras, además.)

Datos personales

Mi foto

Dice aquí que debo escribir algo para demostrar que soy yo. Pues no. Prefiero dejar a todo el mundo con la duda. ¡Buajajajaja! >:-D