Haz clic en las imágenes para leer en línea las respectivas muestras gratis. Haz clic aquí para ver mi catálogo completo y las diferentes opciones de compra o descarga gratuita. ¡Gracias por apoyar mi carrera literaria! :-)

7 de septiembre de 2011

CÓMO ENOJAR A UN LECTOR

En una entrada anterior enumeré las formas de enojar a un escritor (que son muchas y variadas, además). Sin embargo... ¡también es posible hacer enojar a un LECTOR! De hecho, yo ya me enojaba como lectora mucho antes de enojarme como escritora. Por lo tanto, queridos escritores: tomen nota de las cosas que me hacen enojar ¡Y TRATEN DE NO CAER EN ELLAS SI NO QUIEREN QUE LES DEVUELVA SU LIBRO TIRÁNDOSELO POR LA CABEZA! :-D (Nota: pedí colaboraciones a otros lectores, así que no sólo estoy escribiendo este artículo en beneficio propio, sino representando a una masa considerable de lectores sufridos. Además: no duden de que aplicaré estas quejas a mí misma para no hacer sufrir a mis propios lectores.)

PRECIOS ABUSIVOS

Antes de leer un libro, hay que comprarlo. (Cierto, existen las versiones pirateadas, pero vamos a partir del supuesto que todos compramos libros porque respetamos el trabajo de los sufridos, y a menudo pobres, escritores. Como una servidora.) La primera cosa que me revienta son las ediciones de lujo que cuestan un día entero de sueldo (o más). Y no por largas, sino porque son puro papel, con letra y márgenes enormes. ¡¡Las palabras dentro son las mismas que en una edición pequeña!! ¡¡No se vale!! (Sobre todo cuando las librerías NO traen las ediciones de bolsillo y la única edición disponible es la de lujo.) Y ni hablemos de los libros electrónicos. ¿¿¿Cómo es posible que algunos libros electrónicos sean tanto o más caros que sus versiones en papel, si no hay gastos de impresión ni distribución física a las librerías??? Grrrrrrrr...

Por cierto, y hablando de los libros electrónicos, ¿a santo de qué viene la regionalización que hacen algunas tiendas electrónicas como Amazon? ¿Un libro electrónico está en venta en España pero no en Latinoamérica? (o vice versa). ¿¿¿NO ERA QUE VIVÍAMOS EN UN MUNDO GLOBALIZADO??? Curiosamente, no existe ese problema con los libros en papel, lo que hace la cuestión todavía más ridícula. Uf. Que no se quejen luego de la piratería, si NO HAY MANERA DE COMPRAR EL LIBRO ELECTRÓNICO EN FORMA LEGAL.

PORTADAS REVELADORAS

¡¡Las portadas NO DEBEN TENER IMÁGENES QUE REVELEN ESCENAS CLAVE DE LA NOVELAAAAAAAA!! Creo que esta queja no necesita mucha explicación. Yo leo libros esperando que me sorprendan, aunque sea un poco.

ENCUADERNACIONES DE MALA CALIDAD

Otra vez grrrrrr. Detesto que se despeguen las páginas mientras estoy leyendo.

LIBROS MAL ESCRITOS

Uno empieza a leer... y resulta que la obra es un insulto en toda regla al noble arte de la literatura. Y no sólo me refiero a los errores ortográficos, tipográficos y gramaticales, sino a todas las fallas que pueden cometerse en la narración de una historia, a saber:

una historia aburrida que no engancha
falta total de originalidad
descripciones tediosas e interminables
descripciones que son puro relleno
descripciones insuficientes
los dos defectos anteriores ¡en el mismo libro! *
diálogos poco creíbles
agujeros en la trama
personajes principales poco interesantes
finales decepcionantes
prosa catastrófica

* Sí, se pueden cometer ambas fallas a la vez. Hay escritores capaces de describir una habitación en tres páginas pero que a su vez fallan en la descripción de cuestiones más relevantes, como la personalidad de los protagonistas o las escenas de acción.

TRADUCCIONES FUNESTAS

Esta queja tampoco necesita mucha explicación. Hay traductores a los que habría que ahorcar antes que dejarlos traducir descuartizar una novela.

EL LIBRO NO CUMPLE LO QUE PROMETÍA LA SINOPSIS

¿¿¿No les revienta cuando el resumen de la contraportada promete un libro maravilloso pero al final resulta ser un desastre??? ¡¡¡Es como cuando el avance termina siendo mejor que la película entera!!!

VOLÚMENES DE SERIES QUE LO DEJAN A UNO COLGADO

¿¿En serio?? ¿¿Me dejan la historia colgada en medio de una escena o al protagonista al borde de la muerte, como si fuera una serial de TV que se da una vez por semana?? A algunos les gustará eso, pero ¡yo lo detesto, y eso que soy paciente! ¡Me parece una especie de chantaje emocional para que compre el siguiente libro de la serie! ¿¿Y si la siguiente entrega se demora AÑOS en salir?? ¿¿Y SI EL AUTOR SE MUERE ANTES DE COMPLETAR LA SERIE?? (Esto va para ti, George R. R. Martin. ¡Ni se te ocurra morirte antes de acabar Canción de hielo y fuego!)

Ya están advertidos, escritores del mundo entero. Como cometan algunas de las faltas arriba mencionadas, no se sorprendan si luego reacciono de esta manera:

¡¡Los amo, estúpidos libros, no me hagan enojarrrrr!!

G. E.

6 comentarios:

  1. Me gustó la entrada, Gissel. Le encontré mucha razón a todos los puntos y creo que uno de los peores es cuando los libros están mal escritos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Jorge :-) Es que no se perdona que un libro esté mal escrito así como no se perdona que un cirujano te deje una cicatriz espantosa. ¡Al escritor también se le paga para hacer bien su trabajo! Un abrazo.

      Eliminar
  2. Buena reseña que vamos a tener en cuenta los que aún gozamos de banquillo. Abrazos y suerte, eres genial.

    ResponderEliminar
  3. Gissel, acepto todas tus sugerencias, y espero que no tengas ningún Grrr conmigo... Pero te advierto que sí tengo una serie de relatos que sí te deja "colgado"... Se titula "En órbitas extrañas". Te lo digo para que estés avisada y no la compres. Espera a que salga el libro con la recopilación entera. (Un año de éstos... ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. OK, avísame entonces cuando esté completo el libro. ¡Besos y gracias por comentar! :-)

      Eliminar



Fragmento de LOBO DE LUNA

El joven nanok siguió el sonido del agua, pero entonces olió algo más que lo distrajo. ¿Qué era eso? No lo reconoció en absoluto.

A pesar de su curiosidad, Urkin fue precavido: avanzó hacia la fuente del olor moviéndose de árbol en árbol, aprovechando que su pelaje era marrón como la corteza. De su cinturón extrajo un cuchillo de piedra, por las dudas; en Kum, cualquier novedad podía ser agradable... o mortal.

Poco a poco se aproximó a un árbol más grueso que los demás, donde oyó el tenue flujo de una respiración. El olor pertenecía a un ser viviente.

Urkin rodeó el árbol, y en un hueco vio una mancha plateada y pequeña. Y asustada. El nanok lo supo por la forma en que la criatura estaba doblada sobre sí misma, como si tratara de contraerse hasta desaparecer.

Sin soltar el cuchillo, Urkin se acercó un poco más, y entonces la criatura levantó la cabeza. Urkin contuvo la respiración.

Era un cachorro de lobo. Pero no un lobo cualquiera sino un ekté, un lobo de luna. Urkin jamás había visto uno, pero sí algunos miembros de su clan, en noches de Aima llena. Así sabía que los ektén eran plateados y que tenían a Aima en los ojos.

¿Qué hacía el lobezno en el hueco del árbol? Los cachorros nunca andaban solos, ni siquiera los de esa especie.

—¿Te has perdido? —preguntó Urkin, y el animal se encogió sobre sí mismo, gimiendo. Era muy hermoso. Urkin guardó el cuchillo y extendió una mano en un gesto de amistad.

El lobezno se apretó contra el fondo del hueco. No parecía dispuesto a salir por las buenas, y Urkin no iba a forzarlo. El nanok se alejó del árbol y tomó asiento sobre una roca, decidido a esperar el tiempo que fuera necesario.

Había huellas más grandes que las del cachorro en el suelo, y también eran lobunas. ¿Su madre o padre? ¿Qué había pasado ahí exactamente? Si los ektén eran como los lobos de Kum, no abandonarían a un miembro de su jauría, mucho menos al otro lado de la luz azul.

—Me quedaré aquí hasta que alguien venga a buscarte —dijo Urkin al lobezno—. Y si nadie viene... tendré que llevarte conmigo. No puedo dejarte solo, morirías. ¿Entiendes algo de lo que estoy diciendo? Supongo que no. Espero que comprendas mi tono de voz, al menos.

El lobezno se limitó a mirarlo sin parpadear. Al cabo de un rato pareció estar un poco más calmado, y sus ojos se desviaron hacia el río. Urkin dedujo que debía de tener sed.

—Enseguida vuelvo.

El nanok fue hasta la orilla, arrancó una hoja grande y usó la misma como cuenco para recoger el agua. Urkin la olió primero, y sí, estaba buena. Regresó junto al árbol sosteniendo la hoja con ambas manos.

—Aquí tienes, lobo de luna —dijo el nanok, depositando la hoja frente al cachorro antes de volver a la roca.

El lobezno no bebió de inmediato, sino que palmo a palmo se deslizó hasta la hoja y una vez ahí tomó el agua con rápidos lengüetazos. Después retrocedió al hueco en el árbol.

—Puf. Ya veo que esto no será fácil. Pero créeme, no pienso hacerte daño.

Urkin empezó a cantar en voz baja, como hacía para sus primos a la hora de la siesta. El lobezno luchó por mantener los ojos abiertos, pero debía de estar cansado y se durmió al cabo de un rato. Urkin guardó silencio. Mientras esperaba le dio hambre, así que comió las bayas en su bolsita pensando que a la vuelta tendría que recoger más. Nadie apareció en todo ese lapso. Si el lobezno tenía familia, se hallaba fuera de su alcance.

El cachorro despertó hacia el atardecer. Quizás había pensado que su madre estaría ahí cuando abriera los ojos, porque miró en derredor y luego bajó la cabeza en un gesto de desilusión. Urkin sintió pena por él.

—Escucha, ya debo irme. ¿Quieres venir conmigo? Vamos, sígueme. —El cachorro no se movió—. Está bien, no me sigas. Pero yo volveré mañana, y si aún estás aquí, te traeré algo de comer. Adiós.

Al tiempo que decía todo esto, Urkin bajó de la roca y se alejó muy despacio del árbol. No quería dejar ahí al cachorro, pero el animalito tenía que decidir por sí mismo si aceptaba o no la invitación.

Urkin siguió caminando, le dio la espalda al árbol... y entonces escuchó pasos detrás de él. El nanok sonrió de alivio. Allí estaba el lobezno, con la cola entre sus patitas pero siguiéndolo por su propia voluntad.

—Bien hecho. Yo me encargaré de ti, pequeño.

------------------------

¿Te gustó el fragmento? Haz clic aquí para leer la muestra gratis desde el principio o clic aquí para comprar el libro en tu tienda correspondiente de Amazon. ¡Besos!

SEGUIR POR CORREO ELECTRÓNICO

La suscripción permite recibir cada entrada (completa) del blog por correo electrónico unas pocas horas después de su publicación (¡incluyendo los dibujitos!). Sólo tienes que apuntar tu dirección y confirmar la suscripción. (Y no, yo no veré tu dirección, así que no la usaré para enviarte propaganda. Podrás desuscribirte cuando quieras, además.)

Datos personales

Mi foto

Dice aquí que debo escribir algo para demostrar que soy yo. Pues no. Prefiero dejar a todo el mundo con la duda. ¡Buajajajaja! >:-D