Haz clic en las imágenes para leer en línea las respectivas muestras gratis. Haz clic aquí para ver mi catálogo completo y las diferentes opciones de compra o descarga gratuita. ¡Gracias por apoyar mi carrera literaria! :-)

21 de julio de 2011

CÓMO ENOJAR A UN ESCRITOR

¿Recuerdan mi artículo sobre cómo enojar al veterinario? Bueno, como mi otro trabajo es escribir (y sigo buscando la manera de hacer redituable esa actividad), se me ocurrió que podría comentar las cosas que hacen enojar a los escritores :-)

"CUALQUIERA PUEDE ESCRIBIR"

Esto es lo primero que se le puede decir a un escritor para hacerlo enfadar. Técnicamente es cierto (de acuerdo, cualquiera puede poner palabras en una página o una pantalla), ¡¡pero en realidad no lo es!! Escribir EN SERIO es algo que no le sale a cualquiera, así como uno no es capaz de bailar como Baryshnikov sólo por tener dos brazos y dos piernas. Y escribir un buen libro es más o menos igual de complicado. Excepto por la transpiración y los esguinces, claro.

"ERES DEMASIADO JOVEN PARA ESCRIBIR"

¿Quién lo dice? ¿Hay una edad predeterminada para la inteligencia o el talento? Mozart empezó a componer música a la tierna edad de 5 años. Y si hablamos de sabiduría, conozco personas de menos de 20 años más sabias que algunas de 50. Depende de la capacidad de observación, la imaginación y la cultura, y no hay edad para eso. ¡Uno puede escribir a la edad que le venga en gana! Total, no es como conducir un auto, que requiere licencia. Los escritores no pueden matar a nadie con la escritura (aunque un lápiz puede ser una buena arma, si se clava en un ojo).

"LA LITERATURA ES CULTURA Y DEBE SER GRATUITA"

(Aquí es donde me golpeo la frente con la palma de la mano.) ¿Ah, sí? ¿El argumento de que la cultura es un derecho y blablablá? Bonita excusa para pretender que los escritores trabajemos gratis. Otras cosas que son un derecho: la comida, la atención médica y la vivienda. ¿Nos regalan esas cosas? PUES NO. Sólo se dan en forma gratuita cuando uno es muy, muy pobre (y a menudo ni siquiera entonces). Si quieren literatura gratis, vayan a la biblioteca (que tampoco es gratis, porque se financia con los impuestos). Por lo demás, los libros son un producto intelectual y por lo tanto deben pagarse. Sí, incluyendo los libros electrónicos. ¡Escribir es un TRABAJO!, por más que algunos afirmen lo contrario (y para quienes afirmen lo contrario, los reto a escribir una buena novela de 100.000 palabras, así comprenderán lo difícil que es).

"LOS ESCRITORES SÓLO SE PREOCUPAN POR EL DINERO"

Francamente, no. Pero últimamente es un tema muy mencionado. ¿Por qué? PORQUE LA ESCRITURA SIGUE SIENDO UNO DE LOS TRABAJOS PEOR REMUNERADOS, INCLUSO MENOS QUE EL DE UNA EMPLEADA DOMÉSTICA O UN OBRERO DE LA CONSTRUCCIÓN (Grisham, King, Rowling y Follet son notables excepciones, nada más). Como cualquier gremio, tenemos el derecho de pelear para mejorar nuestras condiciones laborales. Que nos digan que somos vendidos por tratar de vivir de nuestro trabajo es un verdadero insulto. Y ni hablemos de la frase "prostituir el arte". ¿En serio? ¿Prostituir el arte? A ver, ¿se le dice a un médico que "prostituye su juramento hipocrático" cada vez que cobra su sueldo? ¿O se le dice a un granjero que "prostituye a la naturaleza" por vender el producto de su huerta? PUES NO. Uno hace un trabajo y pide remuneración. Ni más ni menos. El criterio artístico es una cuestión aparte y no está ligado al hecho de que el libro se venda o se dé gratis (pensar lo contrario es como afirmar que los médicos sólo son capaces de salvar vidas cuando no cobran por su trabajo).

Por si fuera poco, se dice que los escritores "prostituyen su arte" cuando escriben para complacer al público, pero si uno hace lo contrario, ¡entonces los lectores se quejan porque uno no los deja satisfechos! ¡Eso no se vale!

Y hablando del criterio artístico...

"PERO [INSERTAR NOMBRE DE OTRO AUTOR]
YA ESCRIBIÓ SOBRE ESO"

Pues claro. Pero eso es porque la literatura tiene casi tantos años como la humanidad. Seguro hay algún escritor en el pasado que ya escribió sobre tal o cual tema. ¡¡ESO NO SIGNIFICA QUE UNO LE HAYA COPIADO LA HISTORIA!! La originalidad no sólo está en el tema, sino en la combinación de ideas y la ejecución, los personajes y las descripciones. O sea, el comentario sobre los otros autores está de más. (A menos, claro, que uno realmente haya plagiado o adaptado una obra ajena. En tal caso, se vale denunciar.) Si todas las historias tuvieran que ser 100% originales, no se habría escrito una sola novela de vampiros después de Drácula (mmm, pensándolo bien, eso nos habría librado de la serie Crepúsculo).

"TU LIBRO ES MUY LARGO, DEBE DE TENER RELLENO"

¡¡ES IMPOSIBLE AFIRMAR ESO ANTES DE LEERLO!! Además, la longitud no necesariamente está ligada al relleno. Hay obras cortas que no dicen nada y obras largas que dicen un montón. Es como la comida: el valor nutricional no necesariamente va ligado al tamaño. (Y hablando de comida, esperen un segundo que me voy a buscar unas nueces. Tengo hambre.)

"LEERÉ TU LIBRO... SI ME LO DAS GRATIS"

Mi respuesta: "Vale. Entonces yo quiero que trabajes gratis para mí al menos unas siete u ocho horas (dependiendo de las horas de entretenimiento gratis que obtengas con mi libro). ¿Ah, no? Pero mira que luego te haría promoción, ¿eh?"

También es motivo de enojo para un escritor que le pidan un libro gratis... y luego ni se molesten en leerlo. ¿Para qué lo pidieron en primer lugar? Grrrr...

ARTE SAGRADO VS. ENTRETENIMIENTO BARATO

¡¡PFFFFFFFF!! Me río de esa división prejuiciosa, considerando especialmente que muchas "obras de arte" de la literatura son una buena cura para el insomnio. ¿Escribir para entretener no tiene mérito? ¡Como si fuera fácil captar la atención de la gente en esta época, con los videojuegos, la TV y YouTube! (por no hablar del alcohol y el sexo).

CONDENADAS EDITORIALES

No todas merecen ese calificativo, claro, pero hay situaciones que se repiten y hacen enojar mucho a los escritores. Entre ellas: no pagar regalías, ocultar las cifras de ventas para no pagar regalías, poner fechas de entrega ridículamente cortas para entregar un manuscrito, pedir un manuscrito de urgencia... y luego no mirarlo en una semana, no contestar mensajes preguntando por las regalías no pagadas, no contestar mensajes en general (esto se vale especialmente para el envío de manuscritos; vamos, que apretar el botón de responder y copiar/pegar un "No estamos interesados en su manuscrito, gracias" no consume TANTO de su sagrado tiempo, y a los escritores nos ahorra MESES de espera).

Otra cosa que molesta a los escritores es cuando las editoriales aprovechan una moda y saturan el mercado con libros sobre un mismo tema (ejem-vampiros-ejem), de modo que ya no les queda espacio para publicar libros de ese tema de autores nacionales que quizás hasta sean mejores. Encima, cansan a los lectores (como salga otro libro sobre vampiros adolescentes quejosos, compraré un bazuca que dispare estacas en lugar de cohetes).

ESAS DISTRIBUIDORAS MAFIOSAS

Tampoco son todas, claro, pero que las hay, las hay. Al fin y al cabo, en el reparto de la torta son quienes se llevan la tajada más grande. Y pobre de la editorial que trate de salirse del sistema, porque es muy posible que no consiga colocar sus libros en una librería ni aunque los lleve ahí por cuenta propia. (Insertar música de El Padrino.)

ESOS COLEGAS

Aquí voy a ser políticamente incorrecta, pero a veces los propios escritores hacen difícil la profesión. Por ejemplo, cuando autopublican libros sin una revisión mínima (ni siquiera ortográfica), desvalorizando a otros escritores autopublicados que sí se toman el trabajo de ofrecer la mejor obra posible. O cuando ellos mismos fomentan la imagen de que un escritor es un artista que vive del aire. O cuando hay políticas de silencio con respecto a las editoriales o distribuidoras mafiosas, por miedo a represalias. O... uf, ¡tendríamos que ser más inteligentes y crear un sindicato, como los guionistas de Hollywood!

ESAS RESEÑAS TRAMPOSAS

"Este libro es un asco" y "este libro es una maravilla" son las peores, porque no aclaran los motivos de la calificación. A menudo las reseñas negativas sin explicación son un intento de sabotaje de otros escritores (véase punto anterior), mientras que las reseñas estupendas sin explicación son puestas ahí por los parientes/amigos del escritor en cuestión. En cualquiera de los dos casos, ¡son prácticas desleales que también perjudican a los lectores!, sobre todo cuando la calificación de la reseña no coincide con la calidad de la obra reseñada. ¿¿Y a quién le gusta la propaganda engañosa?? (Bueno, salvo la gente que cae con las ofertas de Teleshopping, queriendo creer que un anillo o un té los harán bajar de peso sin sudar ni una gota en el gimnasio.)

¡LAS FALTAS DE ORTOGRAFÍAAAA!

Esta queja es personal, pero quizás algunos escritores la compartan. Después de pasar AÑOS aprendiendo a dominar el lenguaje, kada ves k algien eskrive de ésta manera es komo si me pegaran kon un martiyo en el emisferio hortografico del serevro!!!!! Y cuando encima añaden que da igual porque aún se entiende...

¿¿Me ven lo suficientemente enojada a estas alturas?? ¡¡¡PORQUE AHORA TENGO UN CABREO DE MIL DEMONIOS!!!

¡¡¡¡¡AAAAAAAAAAAARRRRRRRRRRGGGGGGGGHHHHHH!!!!!

Me voy a escribir un cuento de horror con sangre y descuartizamientos para sacarme el enfado. Porque el oficio de escribir tendrá sus frustraciones, pero por suerte también sirve de catarsis para ellas...

G. E.

Artículo relacionado: CÓMO ENOJAR A UN LECTOR.

18 comentarios:

  1. xDDDDDDDDDDDDDDDD Coincido en muchos puntos, pero el que me ha llegado al alma es el de los que te piden la novela y luego no se la leen. Ains, yo siempre digo que para eso que no la pidan, pero nada.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias, Raelana! :-D Es bueno saber que otros escritores y escritoras comparten mis... eh... inquietudes (por decir "rabietas"). Un abrazo.

      Eliminar
  2. jajajajaaja ¡¡Ay!! Que grandes verdades dices en esta entrada.
    El punto de las reseñas me ha llegado y el de las faltas ortograficas asi como el de cualquiera puede escribir y lo de el arte es un derecho....
    En fin...esos cuatro puntos me dieron risa. Y bueno...el de "te pido el libro de gratis" ....¬¬ xD ajajjaja pero que cara por dios!!!!
    Una cosa es que el escritor lo de a alguien antes de publicación bien para tener una critica externa a su familia y/o amigos cercanos o algo asi pero....¡¡la leche!! eso es tener cara dura y lo demas es tonteria!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Emary, por sumarte a la rabieta :-D (y también por la visita y el comentario). Ahora sólo espero que no se diga de los escritores que somos unos quejosos :-P

      Eliminar
  3. Ni falta ni sobra.

    Tanvien yoro cuando beo qe escriven con herrores, me sangran los hojos :-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yoremos, yoremos pues, Quanta, k la hortografia ezta de luto. :-) ¡Y gracias por la visita y el comentario!

      Eliminar
    2. Hola Gissel, es Barbara, no creo que te acuerdes de mi porque ya ha pasado mucho tiempo desde que deje de escribirte. estoy en total acuerdo contigo con lo de los errores ortográficos, que mas que errores deberían ser HORRORES. Y nos avisas a todos cuando escribas tu "cuento de horror con sangre y descuartizamientos".
      A mi me encantaría poder tener el libro de la canción del águila, me pareció muy interesante al igual que las historias del desierto.
      Por ultimo me despido aunque tengo muchas cosas mas que decirte, pero bueno ya esto esta mas largo que despedida de borracho. Besos... XD

      Eliminar
    3. ¡Pero claro que me acuerdo de ti! ¿Has escrito ya esa historia que planeabas? En cuanto a mis novelas, por ahora HISTORIAS DEL DESIERTO sólo está disponible en Amazon como libro electrónico. LA CANCIÓN DEL ÁGUILA se puede leer entera en mi blog La Narradora (fíjate en la columna de la izquierda y cliquea en la imagen de las flores para ir al blog). Un abrazo.

      Eliminar
  4. Jajaja. Genial Gissel, y es que todo es cierto. Todo. Pero, quizás, personalmente, lo que más me sigue alucinando (enfandando, ya creo que nada) es lo de "me leeré tu libro si me lo das gratis"... Yo lo cambio por "comeré en tu restaurante si me invitas" o "vendré a tu tienda si me regalas la ropa", y así, con lo que se tercie :D

    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por el comentario y la visita, Carmen :-) Lo del libro gratis sí que molesta. Quizás molestaría menos si al menos te hicieran una reseña, ¡pero lo más probable es que ni siquiera lean el libro una vez que lo han obtenido! Grrr... :-D

      Eliminar
  5. Sin duda es importante una estabilidad económica. Si un autor puede vivir de su escritura, pues claramente va tener muchos más tiempo y tranquilidad para dedicarse a su trabajo y ofrecer mejores cosas a a los lectores. Y si no puede vivir de ella, por lo menos que se vea bien retribuido por su trabajo, porque sí, es un trabajo que en ocaciones se vuelve arduo.
    Lo de la originalidad es otro asunto que la gente malinterpeta. No hay nada nuevo bajo el sol. En la literatura ya TODO está escrito. En este campo no importa el QUÉ, sino el CÓMO. Mucha gente no entiende eso, aunque normalmente son solo esos peronajes que se dedican a joderte la vida.
    Y claro, decir "ese libro es bueno" o "ese libro es pésimo" siempre debe ir justificado. Es de gran ayuda tanto para quienes leen las reseñas como para el mismo autor. Hay que ser sincero, pero también objetivo.
    Interesante post.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Totalmente de acuerdo contigo, Mauro. Gracias por comentar :-)

      Eliminar
  6. ¡jajaja! genial, Gissel! has estado sembrada. Totalmente de acuerdo contigo en todo.
    Saludos!

    ResponderEliminar
  7. Estoy de acuerdo con todas, Gissel. No sé bien a qué te refieres con lo de las distribuidoras mafiosas, no conozco muy bien la industria.
    Me mató el ejemplo de la ortografía.
    Y estoy plenamente de acuerdo con que autopublicar no debe ser sinónimo de no edición.
    Un saludo desde Buenos Aires. ¡Y muchos éxitos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias por el comentario! Lo de las distribuidoras me lo han comentado algunos colegas que han publicado con editoriales que no trabajan con distribuidoras. No sé muy bien cómo funciona el asunto, pero parece que sí ejercen presión sobre las librerías, lo cual, sin duda, es reprobable. Muchos éxitos para ti también y saludos desde Uruguay :-)

      Eliminar
  8. Gissel, como escritor aplaudo con las orejas. ¡Gracias por un magnífico post!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Me alegra que te haya gustado! Y gracias a ti por el comentario. ¡Saludos!

      Eliminar



Fragmento de LOBO DE LUNA

El joven nanok siguió el sonido del agua, pero entonces olió algo más que lo distrajo. ¿Qué era eso? No lo reconoció en absoluto.

A pesar de su curiosidad, Urkin fue precavido: avanzó hacia la fuente del olor moviéndose de árbol en árbol, aprovechando que su pelaje era marrón como la corteza. De su cinturón extrajo un cuchillo de piedra, por las dudas; en Kum, cualquier novedad podía ser agradable... o mortal.

Poco a poco se aproximó a un árbol más grueso que los demás, donde oyó el tenue flujo de una respiración. El olor pertenecía a un ser viviente.

Urkin rodeó el árbol, y en un hueco vio una mancha plateada y pequeña. Y asustada. El nanok lo supo por la forma en que la criatura estaba doblada sobre sí misma, como si tratara de contraerse hasta desaparecer.

Sin soltar el cuchillo, Urkin se acercó un poco más, y entonces la criatura levantó la cabeza. Urkin contuvo la respiración.

Era un cachorro de lobo. Pero no un lobo cualquiera sino un ekté, un lobo de luna. Urkin jamás había visto uno, pero sí algunos miembros de su clan, en noches de Aima llena. Así sabía que los ektén eran plateados y que tenían a Aima en los ojos.

¿Qué hacía el lobezno en el hueco del árbol? Los cachorros nunca andaban solos, ni siquiera los de esa especie.

—¿Te has perdido? —preguntó Urkin, y el animal se encogió sobre sí mismo, gimiendo. Era muy hermoso. Urkin guardó el cuchillo y extendió una mano en un gesto de amistad.

El lobezno se apretó contra el fondo del hueco. No parecía dispuesto a salir por las buenas, y Urkin no iba a forzarlo. El nanok se alejó del árbol y tomó asiento sobre una roca, decidido a esperar el tiempo que fuera necesario.

Había huellas más grandes que las del cachorro en el suelo, y también eran lobunas. ¿Su madre o padre? ¿Qué había pasado ahí exactamente? Si los ektén eran como los lobos de Kum, no abandonarían a un miembro de su jauría, mucho menos al otro lado de la luz azul.

—Me quedaré aquí hasta que alguien venga a buscarte —dijo Urkin al lobezno—. Y si nadie viene... tendré que llevarte conmigo. No puedo dejarte solo, morirías. ¿Entiendes algo de lo que estoy diciendo? Supongo que no. Espero que comprendas mi tono de voz, al menos.

El lobezno se limitó a mirarlo sin parpadear. Al cabo de un rato pareció estar un poco más calmado, y sus ojos se desviaron hacia el río. Urkin dedujo que debía de tener sed.

—Enseguida vuelvo.

El nanok fue hasta la orilla, arrancó una hoja grande y usó la misma como cuenco para recoger el agua. Urkin la olió primero, y sí, estaba buena. Regresó junto al árbol sosteniendo la hoja con ambas manos.

—Aquí tienes, lobo de luna —dijo el nanok, depositando la hoja frente al cachorro antes de volver a la roca.

El lobezno no bebió de inmediato, sino que palmo a palmo se deslizó hasta la hoja y una vez ahí tomó el agua con rápidos lengüetazos. Después retrocedió al hueco en el árbol.

—Puf. Ya veo que esto no será fácil. Pero créeme, no pienso hacerte daño.

Urkin empezó a cantar en voz baja, como hacía para sus primos a la hora de la siesta. El lobezno luchó por mantener los ojos abiertos, pero debía de estar cansado y se durmió al cabo de un rato. Urkin guardó silencio. Mientras esperaba le dio hambre, así que comió las bayas en su bolsita pensando que a la vuelta tendría que recoger más. Nadie apareció en todo ese lapso. Si el lobezno tenía familia, se hallaba fuera de su alcance.

El cachorro despertó hacia el atardecer. Quizás había pensado que su madre estaría ahí cuando abriera los ojos, porque miró en derredor y luego bajó la cabeza en un gesto de desilusión. Urkin sintió pena por él.

—Escucha, ya debo irme. ¿Quieres venir conmigo? Vamos, sígueme. —El cachorro no se movió—. Está bien, no me sigas. Pero yo volveré mañana, y si aún estás aquí, te traeré algo de comer. Adiós.

Al tiempo que decía todo esto, Urkin bajó de la roca y se alejó muy despacio del árbol. No quería dejar ahí al cachorro, pero el animalito tenía que decidir por sí mismo si aceptaba o no la invitación.

Urkin siguió caminando, le dio la espalda al árbol... y entonces escuchó pasos detrás de él. El nanok sonrió de alivio. Allí estaba el lobezno, con la cola entre sus patitas pero siguiéndolo por su propia voluntad.

—Bien hecho. Yo me encargaré de ti, pequeño.

------------------------

¿Te gustó el fragmento? Haz clic aquí para leer la muestra gratis desde el principio o clic aquí para comprar el libro en tu tienda correspondiente de Amazon. ¡Besos!

SEGUIR POR CORREO ELECTRÓNICO

La suscripción permite recibir cada entrada (completa) del blog por correo electrónico unas pocas horas después de su publicación (¡incluyendo los dibujitos!). Sólo tienes que apuntar tu dirección y confirmar la suscripción. (Y no, yo no veré tu dirección, así que no la usaré para enviarte propaganda. Podrás desuscribirte cuando quieras, además.)

Datos personales

Mi foto

Dice aquí que debo escribir algo para demostrar que soy yo. Pues no. Prefiero dejar a todo el mundo con la duda. ¡Buajajajaja! >:-D