Haz clic en las imágenes para leer en línea las respectivas muestras gratis. Haz clic aquí para ver mi catálogo completo y las diferentes opciones de compra o descarga gratuita. ¡Gracias por apoyar mi carrera literaria! :-)

4 de mayo de 2011

NOVENA SEMANA DEL GHM

¡Ya falta menos para la gran final del Gran Hermano con monstruos! Mientras tanto, sin embargo, fue una semana muy, muy extraña en el castillo. Los siete participantes comenzaron a tener pesadillas horribles, los objetos cambiaban de lugar por sí solos, se escuchaban gritos inusualmente raros en los pasillos, y en unos cuantos rincones hasta había pegotes de baba que NO fueron puestos ahí por Bernarda ni Bublob.

Definitivamente había algo más extraño de lo habitual por ahí. Presencias malignas, quizás. ¡Algo que sin duda valía la pena investigar! Y con siete monstruos participantes, más cinco fantasmas japoneses y una armadura viviente, era seguro que tarde o temprano daríamos con la causa de los inesperados fenómenos sobrenaturales.

Por suerte teníamos una ayuda adicional: las cámaras instaladas por todo el castillo. Éstas registraron todo aquello que ocurría fuera de la vista humana monstruosa, y así pudimos detectar pelos negros que se arrastraban por el suelo, garras asomando desde las grietas, flujos de energía ectoplásmica circulando por las diferentes habitaciones, y a los participantes del GHM agitándose en sueños debido a las pesadillas. "Cuchillos", balbucearon algunos. "Cuchiiiilloooos..." ¡Qué emocionante!, ¿verdad?

Poco a poco descubrimos que ¡el castillo había sido invadido por varios monstruos no invitados al GHM! Los muebles se movían a causa de un poltergeist, las garras pertenecían a un alien, y a los fantasmas japoneses se les había sumado una niña japonesa de ultratumba con muy mala leche y deseos de venganza. Tardamos un poco más en determinar la causa de las pesadillas, pero cuando Medusa despertó una mañana con cinco tajos en su cola, una lucecita se encendió en mi cerebro y no tardé en concluir que el responsable de los ataques era ¡el mismísimo Freddy Krueger! (menuda aparición, ¿eh?).

Ya sólo nos habría faltado el muñeco Chucky para completar el panorama, pero al parecer tenía otros compromisos. (Maldición. Me habría gustado pedirle un autógrafo.)

¿Y qué hicimos con la horda de monstruos ajenos al GHM? Bueno... les recuerdo que dichos monstruos no habían sido invitados, de modo que, tal como hicimos con el monstruo momificado de la vez anterior, rápidamente los pusimos de patitas en la calle el foso exterior del castillo. Fue bastante fácil, en realidad. Los fantasmas japoneses se encargaron de expulsar al poltergeist, flasheándolo hasta el cansancio con sus mortales cámaras fotográficas. En segundo lugar, Medusa convirtió al alien en piedra (otra gárgola para el castillo). Con respecto a Freddy y la niña japonesa de ultratumba, bien, eso tomó un poquito más de trabajo. Primero tuvimos que arrastrar a Freddy al mundo real (Drácula se encargó de eso, por ser el inmortal del grupo), y como el monstruo bajo la cama estaba muy ocupado limpiando las pelusas bajo las múltiples camas del castillo, quien se dio el gusto de perseguir a Freddy y a la niña de ultratumba fue Rodolfo, el hombre-lobo. A decir verdad, Rodolfo asumió la tarea con mucho gusto, porque esa noche había luna llena y el pobre tenía ganas de dar rienda suelta a sus bajos instintos animales.

Fue bastante espectacular, por cierto. Rodolfo pegó un aullido tremendo, se rasgó las ropas (¡un momento muy intenso!) y luego corrió en pos de Freddy y la niña japonesa con los dientes expuestos y las garras estiradas. Y debo añadir, queridísimos lectores, que nunca había visto a dos monstruos escapar a tal velocidad, chillando de miedo como unas colegialas que acabaran de ver una cucaracha en el baño de chicas.


Y así los monstruos del GHM limpiaron el castillo de los monstruos invasores. Una semana épica, sin duda. Al final de la misma, Bublob se separó de su querida esposa Bernarda y dejó el castillo para regresar a su pantano, ya que no tenía los votos para quedarse en el GHM. Les recuerdo, pues, que la votación sigue: quienes quedan en el castillo son Bernarda, el monstruo bajo la cama, Atatrix, Drácula, Rodolfo y Medusa. ¡A ver cómo termina este descabellado concurso!

G. E.

Siguiente entrada: DÉCIMA SEMANA DEL GHM.

4 comentarios:

  1. Hola soy la niña de 11 años otra vez.
    Que imaginacion tan ocurrente tienes, ja ja ja.
    Ah, y para que sepas con mas fasilidad quien soy: me llamo Barbara.Saludos

    ResponderEliminar
  2. Gracias, Bárbara :-) Espero que con esto veas que los monstruos se pueden tomar en broma, así ya no asustan :-D

    ResponderEliminar
  3. Tienes razón, desde que me dijiste lo de tu amigo Carlos ya no le tengo tanto miedo a ese títere, sobretodo, ¿quién le va a tener miedo a un "conejito", ja, ja, ja.
    Saludos (nuevamente):Bárbara. =-*

    ResponderEliminar
  4. Deberías ver la película "Wallace y Gromit: La maldición del hombre-conejo". Es muy divertida :-)

    ResponderEliminar

SEGUIR POR CORREO ELECTRÓNICO

La suscripción permite recibir cada entrada (completa) del blog por correo electrónico unas pocas horas después de su publicación (¡incluyendo los dibujitos!). Sólo tienes que apuntar tu dirección y confirmar la suscripción. (Y no, yo no veré tu dirección, así que no la usaré para enviarte propaganda. Podrás desuscribirte cuando quieras, además.)
Seis historias románticas contemporáneas con un toque de arte en cada una.
 
 
Haz clic en la imagen para leer la muestra gratis, haz clic en el botón verde abajo para comprar ya mismito esta edición de lujo mediante PayPal (pago seguro). (¡Y de paso alimentarás a la autora de este blog para que pueda seguir escribiendo! ¡Gracias!)
 

Datos personales

Mi foto

Dice aquí que debo escribir algo para demostrar que soy yo. Pues no. Prefiero dejar a todo el mundo con la duda. ¡Buajajajaja! >:-D