INCOMPATIBLES - Ella quería conquistar al cerebrito de la clase. Él estaba determinado a ignorarla... hasta que descubrió su secreto. UNA RELACIÓN PERFECTA - Historias románticas contemporáneas con un poco de arte en cada una. BESO ROBADO - Lina conoce a dos bailarines de ballet: uno que le gusta... y otro que hará de todo para conquistarla. LOBO DE LUNA - La amistad inquebrantable entre una criatura del bosque y un lobo de otro mundo. EL REY Y EL PÁJARO BLANCO - Había una vez un joven rey y un ave blanca con un secreto extraordinario. RELATOS DE AMOR Y SANGRE - A menudo el amor sale terriblemente mal... AMOR SANGRIENTO - Él está muriendo de un cáncer terminal. Ella tiene un secreto escalofriante. OSCURA SALVACIÓN - Historias sobre amor y salvación... plagadas de horror y oscuridad. Haz clic en las portadas para leer las muestras gratuitas. Ve a la página SOBRE MIS LIBROS para ver todo mi catálogo. ¡Gracias por apoyarme!

28 de abril de 2011

ESTÚPIDA CONQUISTA DE MARTE

Me salen chispas por las orejas cada vez que los científicos de la NASA se ponen a discutir los posibles métodos para colonizar Marte. De acuerdo, es cierto que a los científicos de la NASA no les importa nada que esté por debajo de la estratósfera, pero en serio, ¿decir que tenemos que colonizar Marte porque el planeta Tierra está en las últimas?

Sí, tenemos contaminación. Tenemos cambio climático, extinción de especies y sobrepoblación. Sin embargo, la Tierra sigue siendo habitable, mientras que Marte ES UN CONDENADO PEDAZO DE ROCA HELADA SIN AGUA EN ESTADO LÍQUIDO NI ATMÓSFERA RESPIRABLE (sin ofender, planeta Marte; sólo estoy mencionando un hecho). De verdad, ¿no sería menos complicado tratar de que nuestro planeta siga siendo habitable en lugar de gastar millones de dólares en colonizar un planeta inhabitable para las especies terrestres? ¿¿¿DÓNDE CUERNOS ESTÁ LA LÓGICA DEL ASUNTO???

Colonizar Marte me parecería razonable si, para empezar, la especie humana mostrara que es capaz de administrar su ambiente con cierto respeto a la naturaleza. Pero no. Nuestra especie, a lo largo de los años, se ha especializado en convertir lugares como éste:


... en lugares como éste:


Puestos en ello, incluso la órbita de la Tierra está llena de chatarra espacial, y tengo entendido que las diferentes misiones a la Luna han dejado bastante basura por ahí también.

Pero supongamos por un segundo que realmente fuéramos capaces de colonizar un planeta sin hacerlo trizas como vamos en camino de hacerlo con la Tierra. ¿Realmente vale la pena el esfuerzo? ¿Qué tan difícil resultaría hacer crecer una sola plantita en Marte? Habría que modificar la atmósfera de todo el planeta, probablemente también la química del suelo, y aun así nuestras plantitas tal vez no se adaptarían a un ambiente extraño. Podría suceder esto:

¡Sí! ¡Después de veinte años y millones de dólares hemos
conseguido que crezca en Marte una triste y raquítica maleza!

Mientras tanto, en la Tierra, encontraríamos a algún jardinero ocupado de esta manera:

Estúpidos hierbajos que crecen por todas partes.

Encima, los científicos están desesperados por encontrar un microbio espacial. ¡¡Un microbio!! ¿¿Acaso no tenemos suficientes microbios en la Tierra para que se diviertan?? Y no sólo eso, sino que a cada rato nos bombardean en la TV con anuncios comerciales de productos destinados a aniquilar un 99,9% de los microbios caseros. ¿¿PARA QUÉ CUERNOS QUEREMOS MICROBIOS ALIENÍGENAS SI NOS PASAMOS LA VIDA LUCHANDO CONTRA LOS QUE YA TENEMOS?? Pero aunque hubiera microbios marcianos y no fueran dañinos para nuestra especie, todavía seguiríamos teniendo la siguiente contradicción:

¡Sí! ¡Después de veinte años y millones de
dólares hemos conseguido cultivar en el laboratorio
un microbio marciano! ¡Fascinante!

Mientras tanto...

Eh... yo también soy fascinante, Y ME ESTOY EXTINGUIENDO
PORQUE NO HAY FONDOS PARA LA CONSERVACIÓN DE MI ESPECIE.

Al diablo con la conquista de Marte. Mejor concentrémonos en cuidar nuestro planeta, que bien bonito podría estar si no fuéramos tan idiotas.

G. E.

10 comentarios:

  1. Qué puedo decir... acabas de plantear cosas que yo mismo no me había planteado, pero que son ciertas como un puñetazo en la cara. Con este artículo queda claro que la Humanidad es una especie absurda que ha hecho del sinsentido su modo de vida y que, no contenta con ello, encima lo va predicando por ahí. Y a todos los niveles.

    Con artículos como el que acabas de escribir, empiezo a pensar por qué narices no nos invaden los marcianos de una vez y acaban con nuestro sufrimiento. Porque estoy seguro que ser tonto tiene que doler; otra cosa es que nos hayamos inmunizado...

    ResponderEliminar
  2. Pues yo ya sabía que coincidimos en calificar a la especie humana como la especie más idiota del planeta. ¿Crees que sea tiempo de que que las cucarachas o las ratas terminen de evolucionar y conquisten el planeta por la fuerza? (es que preferiría eso a una invasión marciana, sobre todo si los marcianos fueran como los de "Mars Attacks!" Y como sé que tú estás harto de Tim Burton... :-)

    ResponderEliminar
  3. Yo creo que el gran problema son las posturas radicales, es fascinante poder habitar otros planetas independientemente de como esté la Tierra e independientemente de los motivos que la NASA exponga, para los científicos la vida es uno de los mayores retos que tienen y que por supuesto, les apasiona. Por otra parte, hay que concienciar, hacer leyes coherentes y habilitar los medios para que sean efectivas en materia de medio ambiente y protección animal, cosa de la que carecemos hoy día con cosas brutales como el famoso toro de la vega.
    ¿Debemos de dejar de esforzarnos en explorar y colonizar (si se diese la probabilidad) el espacio? No. ¿Debemos concienciar y cambiar las políticas mundiales para que nuestro mundo se sanee y podamos seguir viviendo en armonía con la naturaleza? Sí, Pero no son incompatibles. El problema, aunque muchos crean que sí, no es el dinero, hay dinero de sobra para todo. El problema es la voluntad, eso, es lo que falta.

    ResponderEliminar
  4. Querido Anónimo, te aseguro que en el fondo estoy bastante de acuerdo contigo... pero dime si no es divertido burlarse de la estupidez humana :-) A veces somos tan incoherentes, colectivamente hablando, que me desconcierta. Ahí es cuando me salen las chispas de las orejas :-D

    ResponderEliminar
  5. Es que no sabemos tener claras nuestras prioridades. Nuestro planeta se destruye (le destruímos), 3/4 partes de la humanidad están sumergidas en la pobreza, una cantidad tremenda de personas mueren de hambre o de enfermedades que han sido resueltas en otra parte del mundo... y en otros lugares discuten si es o no ecológico que los políticos se quiten la corbata en las reuniones de cara a subir o no la potencia del aire acondicionado XD Va en serio

    ResponderEliminar
  6. Como especie dejamos bastante que desear. Deberíamos ser más coherentes, como los gorriones. :-P

    ResponderEliminar
  7. Verdades como puños son los que dices aquí. Sin duda sería más fácil cuidar de lo que tenemos que querer conquistar y malear a nuestro antojo el planeta rojo. La lástima es que por mucho que tú, yo y cualquiera opinemos al respecto, esos locos científicos seguirán en su empeño. Y así será como olvidarán la tierra y se irá todo al garete.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Dudo que el planeta rojo se pueda "malear a nuestro antojo", para empezar. Es un ambiente demasiado hostil para la vida. Pero ya sabes, los científicos no siempre piensan en términos prácticos...

      Eliminar
  8. Vaya otro tipico foro en el que entra gente que no tiene ni idea de física ni de química, probablemente ni idea de ninguna ciencia, gente que mas bien entra en internet para hacers propias ideas de otra gente, que usa internet como medio para hacerse el "superior". Bueno pues a tomar por el culo ahi va mi opinion, sabéis porque si somos superiores a todos lo seres vivos de la tierra? porque tenemos curiosidad, por eso talvez queremos encontrar vida, aunque sea microscopica en marte, ah, y tal vez porque su secuencia genetica seria tan revolucionaria que podria cambiar el mundo de la genetica, mejoras en medicina sin parangón.
    Pero en fin vosotros que despreciais a la especie humana, no os importara que esta sea capaz de encontrar curas contra l cancer , y mejorar nuestro codigo genético para inmunizar a siguientes generaciones.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querido Anónimo Nº2 (*): Te aseguro que yo tengo conocimientos muy amplios en varias ramas de la ciencia y apoyo sobradamente las investigaciones científicas, lo cual no quita que me den ganas de hacer notar las incoherencias en las que incurrimos a nivel general. Por ejemplo, sería más factible y barato buscar y encontrar especies vegetales/microbianas de aplicación medicinal en la Amazonia que gastar MILES DE MILLONES de dólares para buscar eso mismo en Marte, donde se han estado recolectando muestras desde hace AÑOS sin que se haya encontrado nada útil hasta la fecha. Pero ¿qué hacemos con la Amazonia? La estamos deforestando. Dime si, como especie, no es un comportamiento idiota. Y así por el estilo. En todo caso, éste es un blog de humor, H-U-M-O-R (está bien aclarado en la pestaña NO CLIQUEAR AQUÍ, a la que obviamente también le puse ese título con intenciones humorísticas), y por lo tanto no hay que tomar demasiado en serio nada de lo que yo ponga aquí :-) ¡Besos!

      * Tsk tsk. Me parece algo lamentable que la gente que viene a criticar se escude siempre en el anonimato. Cuando yo mando a alguien a tomar por culo, lo hago valientemente con mi nombre real. Y no es porque tenga un dragón para protegerme.

      Eliminar



Fragmento de LOBO DE LUNA

El joven nanok siguió el sonido del agua, pero entonces olió algo más que lo distrajo. ¿Qué era eso? No lo reconoció en absoluto.

A pesar de su curiosidad, Urkin fue precavido: avanzó hacia la fuente del olor moviéndose de árbol en árbol, aprovechando que su pelaje era marrón como la corteza. De su cinturón extrajo un cuchillo de piedra, por las dudas; en Kum, cualquier novedad podía ser agradable... o mortal.

Poco a poco se aproximó a un árbol más grueso que los demás, donde oyó el tenue flujo de una respiración. El olor pertenecía a un ser viviente.

Urkin rodeó el árbol, y en un hueco vio una mancha plateada y pequeña. Y asustada. El nanok lo supo por la forma en que la criatura estaba doblada sobre sí misma, como si tratara de contraerse hasta desaparecer.

Sin soltar el cuchillo, Urkin se acercó un poco más, y entonces la criatura levantó la cabeza. Urkin contuvo la respiración.

Era un cachorro de lobo. Pero no un lobo cualquiera sino un ekté, un lobo de luna. Urkin jamás había visto uno, pero sí algunos miembros de su clan, en noches de Aima llena. Así sabía que los ektén eran plateados y que tenían a Aima en los ojos.

¿Qué hacía el lobezno en el hueco del árbol? Los cachorros nunca andaban solos, ni siquiera los de esa especie.

—¿Te has perdido? —preguntó Urkin, y el animal se encogió sobre sí mismo, gimiendo. Era muy hermoso. Urkin guardó el cuchillo y extendió una mano en un gesto de amistad.

El lobezno se apretó contra el fondo del hueco. No parecía dispuesto a salir por las buenas, y Urkin no iba a forzarlo. El nanok se alejó del árbol y tomó asiento sobre una roca, decidido a esperar el tiempo que fuera necesario.

Había huellas más grandes que las del cachorro en el suelo, y también eran lobunas. ¿Su madre o padre? ¿Qué había pasado ahí exactamente? Si los ektén eran como los lobos de Kum, no abandonarían a un miembro de su jauría, mucho menos al otro lado de la luz azul.

—Me quedaré aquí hasta que alguien venga a buscarte —dijo Urkin al lobezno—. Y si nadie viene... tendré que llevarte conmigo. No puedo dejarte solo, morirías. ¿Entiendes algo de lo que estoy diciendo? Supongo que no. Espero que comprendas mi tono de voz, al menos.

El lobezno se limitó a mirarlo sin parpadear. Al cabo de un rato pareció estar un poco más calmado, y sus ojos se desviaron hacia el río. Urkin dedujo que debía de tener sed.

—Enseguida vuelvo.

El nanok fue hasta la orilla, arrancó una hoja grande y usó la misma como cuenco para recoger el agua. Urkin la olió primero, y sí, estaba buena. Regresó junto al árbol sosteniendo la hoja con ambas manos.

—Aquí tienes, lobo de luna —dijo el nanok, depositando la hoja frente al cachorro antes de volver a la roca.

El lobezno no bebió de inmediato, sino que palmo a palmo se deslizó hasta la hoja y una vez ahí tomó el agua con rápidos lengüetazos. Después retrocedió al hueco en el árbol.

—Puf. Ya veo que esto no será fácil. Pero créeme, no pienso hacerte daño.

Urkin empezó a cantar en voz baja, como hacía para sus primos a la hora de la siesta. El lobezno luchó por mantener los ojos abiertos, pero debía de estar cansado y se durmió al cabo de un rato. Urkin guardó silencio. Mientras esperaba le dio hambre, así que comió las bayas en su bolsita pensando que a la vuelta tendría que recoger más. Nadie apareció en todo ese lapso. Si el lobezno tenía familia, se hallaba fuera de su alcance.

El cachorro despertó hacia el atardecer. Quizás había pensado que su madre estaría ahí cuando abriera los ojos, porque miró en derredor y luego bajó la cabeza en un gesto de desilusión. Urkin sintió pena por él.

—Escucha, ya debo irme. ¿Quieres venir conmigo? Vamos, sígueme. —El cachorro no se movió—. Está bien, no me sigas. Pero yo volveré mañana, y si aún estás aquí, te traeré algo de comer. Adiós.

Al tiempo que decía todo esto, Urkin bajó de la roca y se alejó muy despacio del árbol. No quería dejar ahí al cachorro, pero el animalito tenía que decidir por sí mismo si aceptaba o no la invitación.

Urkin siguió caminando, le dio la espalda al árbol... y entonces escuchó pasos detrás de él. El nanok sonrió de alivio. Allí estaba el lobezno, con la cola entre sus patitas pero siguiéndolo por su propia voluntad.

—Bien hecho. Yo me encargaré de ti, pequeño.

------------------------

¿Te gustó el fragmento? Haz clic aquí para leer la muestra gratis desde el principio o clic aquí para comprar el libro en tu tienda correspondiente de Amazon. ¡Besos!

SEGUIR POR CORREO ELECTRÓNICO

La suscripción permite recibir cada entrada (completa) del blog por correo electrónico unas pocas horas después de su publicación (¡incluyendo los dibujitos!). Sólo tienes que apuntar tu dirección y confirmar la suscripción. (Y no, yo no veré tu dirección, así que no la usaré para enviarte propaganda. Podrás desuscribirte cuando quieras, además.)

Datos personales

Mi foto

Dice aquí que debo escribir algo para demostrar que soy yo. Pues no. Prefiero dejar a todo el mundo con la duda. ¡Buajajajaja! >:-D