El bailarín le robó un beso. Ella estaba determinada a odiarlo. Las circunstancias no cooperaron. (Haz clic en la imagen para bajarte el relato gratuito, en formatos EPUB y MOBI, junto con el fondo de pantalla.)

23 de marzo de 2011

EL RUGIDO DE MI DRAGÓN

Cuando adopté a mi dragoncito Donald, no esperé que su crianza fuera a resultar tan interesante. Estos últimos días, él y yo nos hemos enfrentado a un nuevo reto: conseguir que articulara su primer rugido.

No sé si lo recordarán, pero hasta ahora Donald sólo era capaz de graznar como un pato (de ahí su nombre). Lo cual está bien para los patos (cada bicho con su sonido), pero francamente no le pega mucho a un dragón que ya pesa 150 kg.


Mírenlo al pobre, tratando de emitir un rugido respetable y obteniendo en cambio un triste graznido de pato. Era como cuando uno está estreñido, y por desgracia esto no podía arreglarse con más fibra en la dieta.

Me vi obligada a tomar medidas drásticas. Lo que pensé fue, ¿qué me hace rugir a mí? Las estupideces de los políticos, para empezar. Pero eso no iba a funcionar con mi dragón, ya que él no tiene interés alguno en la política (hace bien; la política es una fuente eterna de disgustos). Luego pensé que mi dragón es un ciudadano responsable y que obedece las normas básicas de convivencia en la sociedad: trabaja en el aeropuerto, paga impuestos y seguridad social, ayuda a las ancianitas a cruzar la calle (nada como un dragón enorme para bloquear el tráfico), proporciona excrementos que pueden usarse como fertilizante, y no pone música rock a altas horas de la madrugada. Todo un ejemplo de buena conducta, ¿verdad?

Si hay algo que me saca de quicio es la gente que no respeta los espacios públicos. Personas que vandalizan monumentos, rompen árboles o arrojan basura al piso. Decidí entonces llevar a mi dragón a un parque aquí en Montevideo, y no tuvimos que esperar mucho para ver al primer infractor.


Yo gruñí al ver esto, y noté que Donald apretó los labios y frunció el entrecejo. El idiota en cuestión siguió caminando como si nada, dejando atrás el papel que había tirado. Segundos después, mi dragón saltó de su escondite tras los arbustos y...


Digamos que este imbécil señor, una vez recuperado del susto, no tardó ni medio segundo en recoger el papel del suelo y tirarlo a la papelera más cercana. Luego se marchó corriendo, y ojalá lo piense dos veces antes de volver a comportarse como un cerdo desconsiderado.

Mi dragón y yo celebramos bailando por todo el parque. Él continuó rugiendo a los infractores, y al final del día el parque estaba más limpio que en los últimos veinte años.

Me siento muy orgullosa de mi rugiente y cívicamente responsable dragón :-)

G. E.

2 comentarios:

SEGUIR POR CORREO ELECTRÓNICO

La suscripción permite recibir cada entrada (completa) del blog por correo electrónico unas pocas horas después de su publicación (¡incluyendo los dibujitos!). Sólo tienes que apuntar tu dirección y confirmar la suscripción. (Y no, yo no veré tu dirección, así que no la usaré para enviarte propaganda. Podrás desuscribirte cuando quieras, además.)
Seis historias románticas contemporáneas con un toque de arte en cada una.
 
 
Haz clic en la imagen para leer la muestra gratis, haz clic en el botón verde abajo para comprar ya mismito esta edición de lujo mediante PayPal (pago seguro). (¡Y de paso alimentarás a la autora de este blog para que pueda seguir escribiendo! ¡Gracias!)
 

Datos personales

Mi foto

Dice aquí que debo escribir algo para demostrar que soy yo. Pues no. Prefiero dejar a todo el mundo con la duda. ¡Buajajajaja! >:-D