Haz clic en las imágenes para leer en línea las respectivas muestras gratis. Haz clic aquí para ver mi catálogo completo y las diferentes opciones de compra o descarga gratuita. ¡Gracias por apoyar mi carrera literaria! :-)

1 de noviembre de 2016

LA INFANTINA ENCANTADA

Aquí va otro de mis pocos poemas favoritos. Es medieval y encima anónimo, de modo que, al igual que el poema Un pleito, puedo reproducirlo sin pedir permiso (en serio, gente, es importante respetar las cuestiones del copyright; cuando se trata de un autor vivo, hay que pedir permiso y pagarle si así lo demandara, porque seguramente tendrá que pagar las cuentas como todos los demás).

LA INFANTINA ENCANTADA


A cazar va el caballero,
a cazar como solía,
los perros lleva cansados,
el halcón perdido había: (1)
andando, se le hizo noche
en una oscura montiña.
Sentárase al pie de un roble,
el más alto que allí había:
el troncón tenía de oro,
las ramas de plata fina; (2)
levantando más los ojos,
vio cosa de maravilla:
en la más altita rama
viera estar una infantina;
cabellos de su cabeza
con peine de oro partía,
y del lado que los parte,
toda la rama cubrían; (3)
la luz de sus claros ojos
todo el monte esclarecía. (4)
—No te espantes, caballero,
ni tengas tamaña grima;
hija soy yo del gran rey
y de la reina de Hungría;
hadáronme siete hadas
en brazos de mi madrina;
que quedase por siete años
hadada en esta montiña. (5)
Hoy hace los siete años,
mañana se cumple el día;
espéresme, caballero,
llévesme en tu compañía. (6)
—Esperéisme vos, señora,
hasta mañana, ese día;
madre vieja tengo en casa,
buen consejo me daría. (7)
La niña le despidiera
de enojo y malenconía: (8)
—¡Oh, mal haya el caballero
que al encanto no servía;
vase a tomar buen consejo,
y deja sola la niña! (9)
Ya volvía el caballero,
muy buen consejo traía; (10)
busca la montiña toda,
ni halló roble, ni halló niña; (11)
va corriendo, va llamando,
la niña no respondía. (12)
Tendió los ojos al lejos, (13)
vio tan gran caballería;
duques, condes y señores
por aquellos campos iban;
llevaban la linda infanta,
que era ya cumplido el día. (14)
El triste del caballero
por muerto en tierra caía, (15)
y desque en sí hubo tornado,
mano a la espada metía:
—Quien pierde lo que yo pierdo,
¿qué pena no merecía?
¡Yo haré justicia en mí mismo,
aquí acabará mi vida! (16)

1. O sea, era un pésimo cazador.
2. Considerando esta descripción del árbol, es posible que el cazador hubiera llegado a Lothlórien. Menos mal que no se topó con ningún orco por el camino.
3. La niña era pariente de Rapunzel.
4. La niña también era un ancestro del X-Men Cyclops. Un momento, ¿no era que la montiña estaba oscura? Oh, bueno, quizás la niña estaba durmiendo, abrió los ojos y la iluminó justo en ese momento. Ciertamente no hay mucho que hacer en la cima de un roble después de los primeros cinco minutos.
5. Qué hadas repodridas. Seguro eran parientes de la que convirtió en bestia al príncipe de La bella y la bestia.
6. Obviamente la niña se había aburrido tanto durante esos siete años hadada en la dichosa montiña (¡sin wi-fi!) que estaba dispuesta a irse con el primero que pasara.
7. Cazador hijito de mamá. Una niña guapa y sola pidiendo ayuda desde un árbol, ¿qué tanto consejo hacía falta? Los bomberos no van a pedir consejos a sus madres antes de bajar a un pobre gatito; lo hacen y ya.
8. Tuve que buscar "malenconía" en el diccionario. (No, no les voy a poner la definición. Búsquenla ustedes también, haraganes.)
9. Deja sola la niña en la estúpida montiña sin wi-fi y a merced de cualquier posible pederasta (o quizás hasta de un orco). Pobrecilla.
10. "¡Vete a buscar a la niña, pedazo de estúpido!"
11. Perdió al halcón, perdió a la niña, seguro que también perdió a su caballo (se lo habrá comido un orco). Y las llaves del auto, si hubiera habido autos en la época medieval.
12. ¡Claro que no respondía, tarado, si la dejaste sola en la estúpida montiña sin wi-fi!
13. ¡Ojos voladores! :-D
14. Quien fue a Sevilla perdió su silla. Eso pasa por no decidir rápido.
15. O sea, se desmayó. ¡Qué flojo!
16. Bueno, un poco exagerado, aunque haya sido estúpido. Podría haber golpeado su cabeza contra algún otro árbol y ya. Pero me da que no se perdió nada de todas maneras.

G. E.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

SEGUIR POR CORREO ELECTRÓNICO

La suscripción permite recibir cada entrada (completa) del blog por correo electrónico unas pocas horas después de su publicación (¡incluyendo los dibujitos!). Sólo tienes que apuntar tu dirección y confirmar la suscripción. (Y no, yo no veré tu dirección, así que no la usaré para enviarte propaganda. Podrás desuscribirte cuando quieras, además.)
Seis historias románticas contemporáneas con un toque de arte en cada una.
 
 
Haz clic en la imagen para leer la muestra gratis, haz clic en el botón verde abajo para comprar ya mismito esta edición de lujo mediante PayPal (pago seguro). (¡Y de paso alimentarás a la autora de este blog para que pueda seguir escribiendo! ¡Gracias!)
 

Datos personales

Mi foto

Dice aquí que debo escribir algo para demostrar que soy yo. Pues no. Prefiero dejar a todo el mundo con la duda. ¡Buajajajaja! >:-D