El bailarín le robó un beso. Ella estaba determinada a odiarlo. Las circunstancias no cooperaron. (Haz clic en la imagen para bajarte el relato gratuito, en formatos EPUB y MOBI, junto con el fondo de pantalla.)

31 de marzo de 2017

QUERIDAS FEMINISTAS: ¡PORFIS, DEJEN DE HACERNOS QUEDAR COMO UNAS LOCAS!

Esto va a sonar súper mega raro después de haber escrito yo DOS pataletas acerca de las propagandas machistas (aquí y aquí), pero... últimamente me da algo de vergüenza decir que soy feminista. No porque haya dejado de creer en el feminismo (en el sentido de demandar la igualdad de derechos y oportunidades para las mujeres), sino porque... ¡no quiero que piensen que estoy chiflada!

¡Esperen, compañeras feministas, no me peguen zapatazos todavía, que tengo una buena explicación para lo que acabo de decir! (De hecho, sé que algunas ya están de acuerdo conmigo porque hemos discutido el tema en Facebook.)

Es que... ¡en serio, el feminismo se está saliendo por unas cuantas tangentes ridículas! Díganme cómo nos van a ganar el respeto todas estas cosas (que no me estoy inventando, son de la vida real):

1) El calendario con meses "feministas": enera, febrera, marza y etc.
2) Renunciar a la depilación (ni que los vellos tuvieran el poder mágico de cambiar la mentalidad machista de alguien).
3) Protestar en contra del ordeñe de las vacas por considerarlo machista y heteropatriarcal (¿qué qué qué?).
4) Hacer notar, como si fuera algo terrible, que la Mujer Maravilla de la próxima película no tiene las axilas peludas (por el amor del cielo, yo estoy tan feliz por el hecho de que ¡¡AL FIN!! tenemos una película de la Mujer Maravilla que ni se me ocurrió mirarle los sobacos a Gal Gadot).
5) Considerar machista, abusivo y amenazador cualquier comportamiento más o menos normalito de los hombres, como mirar a una mujer porque les parece guapa (a mí no me molesta que me miren siempre y cuando no toquen ni digan nada irrespetuoso; lo mismo que hago yo con ellos, a decir verdad).
6) Protestar en contra del plural en masculino (que a mí siempre me pareció una simple convención lingüística, pero resulta que, al parecer, era una conspiración del heteropatriarcado para invisibilizar a las mujeres).
7) Hacer de cuenta que TOOOOOODO es machismo, como si viviéramos en Afganistán. Chillar y putear a la menor provocación masculina, usando expresiones como "me tienen hasta los ovarios" (la cual no tiene mucho sentido porque los ovarios quedan bastante abajo en materia de saturación; yo más bien digo "me tienen hasta el gorro/cogote"). Declarar que "me salgo de Twitter/Facebook porque ya no aguanto a los machirulos, bua bua bua" (como si no existiera esa maravillosa función de bloqueo, la cual yo he usado no sólo para bloquear a los machistas insufribles, sino también a los homofóbicos, los fanáticos políticos e incluso algún pariente molesto).

Sí, es verdad, todavía tenemos un montón de cuestiones que resolver en materia de igualdad de género, ¡pero todo lo anterior nos hace parecer unas locas taradas insufribles! ¡Y débiles, además! ¡Y ESTAMOS DANDO ARMAS AL ENEMIGO, O SEA, A LAS PERSONAS MACHISTAS! (hombres y mujeres, que de estas últimas también hay un montón).

En serio, ¿a qué viene esto de ponernos en plan victimista? ¡La lástima tiene patitas cortas y no genera respeto! Si queremos igualdad, nuestra arma principal es PONERNOS A NOSOTRAS MISMAS EN PIE DE IGUALDAD, justamente porque SOMOS iguales más allá de ciertas diferencias biológicas. A lo largo de la historia hubo emperatrices, reinas, guerreras, científicas, aventureras, espías, piratas y políticas. Y todo eso a pesar de que la sociedad las ponía en inferioridad de condiciones. ¡Algunas eran tan valientes que hasta se disfrazaron de hombres para realizar actividades prohibidas para ellas! Seguro que ninguna iba por ahí chillando memeces sobre la depilación o las vacas lecheras. Más bien estaban ocupadas haciendo lo que querían hacer y metiéndose donde los hombres no querían que se metieran :-D De acuerdo, muchas pagaron el precio, pero a los hombres también solía irles mal cuando desafiaban a los poderes establecidos. Seamos realistas, las épocas pasadas eran un asco para casi todo el mundo.

Yo paso de quejarme por tonterías (y también paso de no depilarme, porque simplemente no me gustan los vellos). No creo que ayude. Por lo tanto, voy a seguir haciendo lo que he venido haciendo desde que conseguí afirmar mi autoestima: demostrar simplemente de lo que soy capaz, y desafiar a cualquiera que trate de ponerme barreras solamente por ser mujer. NO ME DA LA GANA ESTAR EN PIE DE GUERRA CONTRA LOS HOMBRES SÓLO PORQUE SÍ. ¡Sobre todo porque muchos apoyan la causa y encima les gusta trabajar en equipo con nosotras! Y desde luego que no voy a culpar a mis pobres amigos varones por las injusticias históricas; todos tienen muy buena onda, más allá de algún comentario baboso inocente (como los que yo misma hago sobre los tipos lindos desnudos). Nos ayudamos entre nosotros con mucho respeto, y todos felices.

¿Y si mejor nos enfocamos en lo que realmente importa, como la igualdad de sueldos, la erradicación de la violencia específica contra la mujer, el reparto equitativo de las tareas domésticas y el combate contra la misoginia institucionalizada de ciertos países extranjeros? ¿Porfis? Miren que muchísimos hombres están a favor de esas cosas, ¿eh? Dejemos de meterlos a todos en el mismo saco de machistas-misóginos-abusivos-violadores-whatever. En general son seres humanos igual que nosotras, con la capacidad de sentir compasión, amor y empatía. Hay que aporrear solamente a los que merecen ser aporreados, como Donald Trump y similares.

Resumiendo, lo que yo quiero es un mundo donde cada persona tenga la libertad de hacer lo que sea capaz de hacer, y que sea juzgada por sus actos individuales, no por prejuicios de sexo (u orientación sexual, color de piel o discapacidades físicas, ya puestos en ello). Sin memeces ni pataletas infantiles o absurdas. Porque la igualdad es buena para las mujeres ¡Y TAMBIÉN PARA LOS HOMBRES! :-)

Feminista radical: ¡Hay que combatir la heterosexualidad! ¡Es un invento del patriarcado para someter a las mujeres con la penetración!
Yo: Disculpa, pero tengo que cachiporrearte. Eres tan fastidiosa como los hombres machistas. Y no, los hombres machistas no inventaron la heterosexualidad ni los penes, pedazo de ignorante, ¡fue la evolución!

G. E.

PD: En realidad no me gusta la violencia, así que no he cachiporreado a ninguna feminista radical. Todavía. Mejor que no me den mucho la lata, por las dudas. (Tampoco los hombres machistas, claro. Porque una cree en la igualdad a la hora de repartir cachiporrazos a la gente idiota.)

¿Buscas más entretenimiento? Haz clic AQUÍ para echar un vistazo a mis libros. ¡Cada compra me permite seguir escribiendo! ¡Gracias!

8 comentarios:

  1. Hola!!
    Muy buena entrada. Pensamos igual con lo de las feministas radicales, buscando en todo donde meter la palabra machismo. Claro que existe, no se niega y mucho menos el micro-machismo y demas, pero hay limites y hay exageraciones. Una pena, porque hay cosas mas importantes que el que un tipo te diga que estas linda en una foto y formes un papelon sobre
    ''mi cuerpo es mio y no tienes que piropearme''. Pero asi funcionan algunas; super extremistas si me preguntas.
    Besos, nos leemos♥

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Mil gracias por la lectura y el comentario! Sí, justamente por lo que dices es que me sentí obligada a escribir este artículo. ¡Tanta tontería y tanta exageración hacen perder credibilidad al feminismo y distraen de los verdaderos problemas! ¡Un abrazo! :-)

      Eliminar
  2. Cuando vi las "críticas" por la Mujer Maravilla depilada fue como "WTF!"

    Wonder Woman es una amazona, es representación de las mujeres de la Grecia clásica, en donde la depilación (de cuerpo completo en mujeres, y de sólo ciertas partes en varones) era parte de los muchos rituales de los grupos acomodados para adecuarse a los estándares de belleza locales.

    Onda, ¡andan puro haciendo el ridículo reclamando por cosas de las que no tienen la más mínima idea!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Exacto! Y si las feministas esas quieren chillar por algo, que se preocupen más bien por las novelas y películas "románticas" donde hacen pasar por románticas las relaciones abusivas. Eso es un millón de veces más importante que la cuestión de los pelos :-D ¡Mil gracias por la lectura y el comentario!

      Eliminar
  3. Ay las feminazis qué daño hacen a la sociedad o más bien la supuesta privacidad que tienen en las redes. Mi novio se pone malo leyendo esas cosas que dicen en twitter. Porque en persona yo no me he encontrado a ninguna que ponga a parir a los hombres.
    Al igual que tú, quiero la igualdad entre géneros y está claro que en esta vida hay tontos y tontas :)
    Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Eso mismo! Hay que concentrarnos en conseguir una igualdad respetuosa (dentro y fuera de las redes), no en decir bobadas radicales. Gracias por el comentario y la visita. ¡Mil besos! :-)

      Eliminar
  4. Hola, Gissel.
    Estoy de acuerdo con buena parte de lo que comentas. Me considero una mujer muy feminista, pero es verdad que hay ciertos comportamientos y actitudes con los que no concuerdo en absoluto. Por ejemplo, a mí el grupo FEMEN no me representa para nada porque considero que su forma de luchar no es la más acertada ni eficaz, sino que es hasta contraproducente. Es cierto que hay quien exagera sobremanera y que muchas veces se fija en detalles a los que no se debería prestar tanta atención (¿a quién se le ocurrió lo de los meses? Por Dios xD). No obstante, creo que esas personas al mismo tiempo están desinformadas o hacen una interpretación errónea de lo que es el machismo y cómo afecta a la sociedad. Pero, con todo, creo que tampoco podemos caer en el error de pensar que ellas representan el grueso de este movimiento, ya que la mayor parte de las feministas que sigo y conozco llevan a cabo una lucha contundente, pero desde el equilibrio y sobre todo del sentido común (que a veces no es tan común).
    Una última cosa: opino que a veces se malinterpreta el tema de la depilación. No se trata de que el feminismo quiera imponer que las mujeres salgamos a la calle con las piernas como orangutanes, sino que no exista tanta presión al respecto. Más bien, lo que se busca es que, si algún día decides salir a la calle sin depilar, que sea algo natural y que nadie te vaya a mirar como un bicho raro por hacerlo. A veces quitarse los pelos sencillamente da pereza, quita tiempo y dinero y la mayoría de las veces duele que te cagas jajaja
    En fin, que como todo, siempre hay cosas por corregir y mejorar.
    Muy interesante el blog y el artículo, me quedo por aquí ;)
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mil gracias por tu comentario (¡y tan largo, qué bárbaro!). Concuerdo con todo lo que has puesto. Ahora nos toca la dura tarea de convencer a la gente de que las bobadas NO representan al feminismo :-D ¡Besos!

      Eliminar

SEGUIR POR CORREO ELECTRÓNICO

La suscripción permite recibir cada entrada (completa) del blog por correo electrónico unas pocas horas después de su publicación (¡incluyendo los dibujitos!). Sólo tienes que apuntar tu dirección y confirmar la suscripción. (Y no, yo no veré tu dirección, así que no la usaré para enviarte propaganda. Podrás desuscribirte cuando quieras, además.)
Seis historias románticas contemporáneas con un toque de arte en cada una.
 
 
Haz clic en la imagen para leer la muestra gratis, haz clic en el botón verde abajo para comprar ya mismito esta edición de lujo mediante PayPal (pago seguro). (¡Y de paso alimentarás a la autora de este blog para que pueda seguir escribiendo! ¡Gracias!)
 

Datos personales

Mi foto

Dice aquí que debo escribir algo para demostrar que soy yo. Pues no. Prefiero dejar a todo el mundo con la duda. ¡Buajajajaja! >:-D