Haz clic en las imágenes para leer en línea las respectivas muestras gratis. Haz clic aquí para ver mi catálogo completo y las diferentes opciones de compra o descarga gratuita. ¡Gracias por apoyar mi carrera literaria! :-)

21 de agosto de 2015

MÁS TONTERÍAS ALEATORIAS

Aquí estoy, como la vez anterior, compartiendo esos pensamientos locos y no tan locos que se me ocurren a cada rato :-) Si alguna vez me hago famosa, espero que la gente los use para citarme como a Mark Twain (y no es que me esté comparando con Mark Twain, porque Mark Twain era algo así como el chocolate en términos de ingenio, o sea, absolutamente maravilloso).

Debería haber algún tipo específico de tortura medieval para las personas que no devuelven los libros prestados.

La vida es complicada. Quisiera un guía espiritual como Yoda, pero con una sintaxis menos fastidiosa.

Las decepciones amorosas debían de ser mucho más difíciles de sobrellevar en épocas anteriores al descubrimiento del chocolate.

He de confesar algo: los ciempiés me dan yuyu. Y cuanto más grandes, más yuyu.

Lección aprendida por experiencia ajena: nunca nunca nunca te tatúes el nombre de un novio. Tampoco el de un marido. Sí el de tu perro. O el de tu dragón.

El cartero dice que mi dragón es mucho más amigable que los perros de los vecinos.

La humanidad tuvo el acierto de inventar la palabra escrita... para que ahora la gente se empeñe en escribir con faltas de ortografía.

Con esto de la sobrepoblación humana, el siguiente paso debería ser que la evolución creara vampiros.

Algo he aprendido de los casos policiales: ¡NUNCA debes fiarte de la persona que te hace un seguro de vida millonario!

Me resultaría muy difícil decidir entre una montaña de libros y una montaña de chocolate.

Siento una extraña ternura por los cocodrilos que se comen a la gente que no me cae bien.

La vida sería más fácil si el dichoso karma fuera más eficiente.

Debería haber más alimentos con sabor a chocolate, empezando por el puerro.

Los cementerios en la noche parecen sitios agradables. Sobre todo porque no encuentras gente diciendo estupideces.

Seré rara, pero me tienta más la idea de viajar en un barco fantasma que en un crucero de lujo.

Si existiera el dios Morfeo, él y yo deberíamos tener una charla muy seria acerca de mi insomnio.

Nunca me he drogado porque tengo mejores cosas que hacer con mi sistema nervioso central.

La vida reparte demasiados puñetazos y muy poco chocolate. Debería ser al revés.

Un escritor de horror no sólo no debe tener miedo de contactar a su yo sádico, sino que además debería invitarlo a tomar el té a menudo.

Antes muerta que perder mi sentido del humor. Es que la vida sin humor es peor que la muerte.

Hay días en que me alegra ser inteligente. Otros días... quisiera ser una modelo tonta, famosa y millonaria.

Debo dejar de pretender que las personas se esfuercen. Me llevo cada desilusión...

Bien mirados, los Angry Birds dan un poco de yuyu. Son pájaros enfadados con alas amputadas que se tiran en forma suicida con una honda.

Los dinosaurios eran tan asombrosos que no se conformaron con seguir siendo dinosaurios y se convirtieron en aves.

Vino la lamparita de Pixar y aplastó la I de mi nombre. No hay respeto.

Hay días en que ser un narcotraficante nadando en dinero suena más atractivo que ser una estúpida persona honrada y con conciencia.

La imaginación no puede estar en una cueva, necesita salir, tomar aire e interactuar con otras imaginaciones.

No tendría nada en contra de los políticos ¡si no tuvieran la mala costumbre de hacer cosas que me producen ganas de decapitarlos!

Creo que una de las razones por las que no me va mucho la poesía es que no suele haber espectros, asesinatos ni sangre en general.

Desde ahora voy a definir a mis oídos como "puertos de recepción y traducción de ondas sonoras".

Nadie habla de los saqueadores de tumbas egipcias que murieron en manos de momias furiosas por haber sido despertadas.

La vida es rara. Especialmente cuando tu dragón se aparece a las 4 de la madrugada, cubierto de serpentinas y borracho.

Los pantalones femeninos deberían haber aparecido antes. Habrían ahorrado millones de horas de lavado de faldas embarradas.

El mundo no necesita más payasos. Y con esto me refiero en realidad a los políticos que dicen disparates en sus campañas electorales.

Encontré el Anillo Único. Por diversión, se lo he puesto a una vaca.

Como amante de la ciencia, me fascinan las ondas. Excepto por la mala onda.

Eso de la "guerra santa" no existe. Lo que existe es "vamos a matar a esta gente porque no creen las mismas chorradas que nosotros".

No estoy chiflada. Simplemente tengo un lóbulo cerebral que insiste en insuflarle ficción a mi realidad.

Si el IVA fuera una persona y cayera en mis manos, seguiría una escena de terror como en la peli La masacre de Texas.

Quisiera aprender a bailar flamenco, pero seguro que en un día torpe me tropezaría con la falda y golpearía a alguien con las castañuelas.

No me sirve lo de meditar. Apenas dejo la mente en blanco, se llena de pensamientos sobre el chocolate y me levanto para ir a la alacena.

Uno tiene todo el derecho de enfadarse cuando una planta en el jardín sufre una mutación espantosa y trata de comerse al gato de la familia.

Bastante malo es lidiar con un monstruo gigante alcohólico, pero ¿quién se atreve a decirle que vaya a rehabilitación? Yo no.

A veces tengo la sensación de que todo gato tiene un psicópata interior, lo use o no.

La mente de algunas personas me recuerda a la porquería que saco cada tanto del desagüe de la bañera.

Es molesto caminar por la playa y que salga un tentáculo del agua con la intención de agarrarte el tobillo.

Un escritor sin diccionario es algo así como un carpintero sin herramientas de medir.

Me ha entrado la duda: ¿los vampiros con fobia a los murciélagos en qué carajo se transforman para volar? ¿En búhos?

Quiero vivir en un mundo donde la noticia más triste del día sea que hay una leve escasez de tiernos gatitos.

No hay suficiente oro en el mundo para quitarme la idea de que las cucarachas son horribles, pero sí para convencerme de no decirlo.

Las personas confiables son más valiosas que los diamantes y más o menos tan difíciles de encontrar como los unicornios.

Poniéndonos románticos... ¿se vale morir por amor al chocolate? ¿O eso ya es muy exagerado?

Las niñas fantasma japonesas andan todas despeinadas porque no existen peines fantasma.

Todo es risas y diversión hasta que a alguien se le va la mano con la motosierra.

Otra ventaja de ser un autor independiente: si tu jefe está chiflado, ¡no importa porque eres TÚ! ¡Y hasta puede ser útil la chifladura!

Hay épocas en las que uno ve cuál era la moda y se pregunta: "¿En qué carajo estaban pensando?"

Últimamente el sentido común es tan fácil de hallar como los gatos de dos cabezas o las espinacas con sabor a chocolate.

A menudo pienso que la escritura sería más rentable si la complementara con la producción de metanfetaminas.

¿Está bien si escribo una oda para esos estupendos microbios que permiten la producción de vino y queso?

Algunas faltas de ortografía son dignas de un soponcio.

Si los cerdos tuvieran un pelín más de inteligencia, entonces podrían concluir que no les ha venido nada bien ser tan sabrosos.

A veces da la impresión de que media humanidad te responde: "¿Valores morales? ¿De qué carajo estás hablando?"

Si alguna vez llego a tener una cantina en una estación interplanetaria, no discriminaré a los clientes por el número de tentáculos.

Adoro esta era de híper comunicación... pero todavía paso de que las personas me digan qué van a hacer exactamente al baño.

Ya tengo suficientes canciones sobre la lluvia normal. ¿Dónde puedo conseguir canciones sobre la lluvia de meteoritos o de sapos?

La gente cree que soy rara. Supongo que tener un dragón no ayuda mucho a que me tomen en serio. Tal vez los dos debamos usar corbata o algo.

Mi nerd interior tiene ganas de salir a la calle y hacer burbujas warp.

Los cocodrilos me producen ternura. Claro que ninguno de ellos me está arrancando una pierna ahora mismito.

Reconoces una buena película de terror porque después de verla no vas a ningún lado de noche en tu casa sin encender las luces.

Si pienso que mi jardín está lleno de descendientes de dinosaurios (= pájaros), como que de pronto se transforma en un sitio genial.

No, sorry, no me va lo de la libertad como excusa para el comportamiento incivilizado. Ni que fuéramos chimpancés.

Angustiarse por cosas que uno no puede controlar es tan útil como soplarle al vendaval para que cambie de dirección.

Algunas personas sólo me caerían bien si fueran rosquillas de chocolate con chispas de maní.

Quisiera tener más amigos en la vida real, pero es probable que mi dragón, el dinosaurio y el monstruo bajo mi cama se pusieran celosos.

Ojalá mi puerta tuviera un brazo robótico que golpeara en la cabeza a quienes tocan el timbre a lo bestia.

Quiero pensar que al menos un 25% de mi actividad cerebral está propulsada por el chocolate.

¿Estamos verdaderamente seguros de que la pelusa del ombligo no tiene ninguna utilidad?

No me molestaría tanto escuchar voces en mi cabeza si contaran mejores chistes.

La vida es demasiado corta como para amargarla quejándose por tonterías (= asuntos que NO son de vida o muerte o mutilación).

Tengo una larga lista de candidatos ideales para una combustión espontánea.

No hay que tenerle miedo al fracaso excepto cuando hay peligro de caer en un foso con cocodrilos, serpientes y/o escorpiones.

No me interesa saber qué se siente que un alce enfurecido te dé una cornada en el trasero por invadir su territorio.

Hay que disfrutar de la vida. Uno pasa la mayor parte de la eternidad sin existir.

Apelar a la razón debería dar resultados positivos más a menudo.

Si creara mi propia red social, aparecería un monstruito para reprender a los usuarios por cada falta ortográfica.

La vida debería tener menos catástrofes y más aventuras a través de espejos o roperos mágicos.

Estoy en medio de una infección por midiclorianos. Lo bueno es que ahora puedo levitar cosas y elegir un lado de la Fuerza.

Cosas que me dan miedo: los delincuentes, los mandriles enfurecidos, los políticos chiflados y la cuenta de la electricidad.

La verdad, Ricitos de Oro debería haber visto algunos documentales de Animal Planet antes de meterse en la guarida de tres osos pardos.

Hay días difíciles en los que uno necesitaría la ayuda de Wolverine. O como mínimo de Machete.

En una próxima vida quiero ser una princesa de cuento de hadas con un poni unicornio de mascota. Y haré empalar a mis enemigos.

Hay días en que no tengo suficiente silencio. Debería venir en frascos o algo así. Como los desodorantes ambientales.

La vida debería darte puntos extra por tener paciencia y no estrangular a la gente que te saca de quicio.

Mi jardín necesita menos caracoles/babosas y más pitufos.

A veces quisiera tener un sable láser. Sobre todo cuando veo en la vía pública a esas personas que no levantan la caca de sus perros.

Los bebés humanos me gustarían más si pudieran seguir una conversación.

Diría que a mi mente le faltan algunos tornillos, pero es que más bien funciona con duendecillos mágicos un poco locos.

El amor gatuno viene con aproximadamente 1.000.000 de pelos gratis en la ropa.

El miedo suele provenir de la ignorancia. A las personas informadas nos asusta más bien la ignorancia ajena.

No veo por qué se menosprecia el trabajo de limpieza. A mí me parece importante ir a un baño público y saber que está desinfectado.

En mi ciudad el tráfico es tan caótico que al cruzar cualquier calle me siento como un ñu atravesando un río con cocodrilos.

Tanto buscar la inmortalidad, pero veo que muy poca gente consigue aprovechar la expectativa de vida estándar.

Un escritor puede darse el lujo de ser aburrido en persona. Lo que no se puede permitir es que sus historias/personajes sean aburridos.

Debería haber algún tipo de hipnosis específica para condicionar a la gente para que sea buena gente.

He asesinado a una madre con sus bebés. De acuerdo, era una cucaracha cargando sus huevos, así que no lo lamento en absoluto.

Un libro sin lectores es como un pájaro sin alas.

Admiro tanto a Benjamín Franklin que me gustaría tener muchos retratos de él. Bueno, de acuerdo, lo que quiero en realidad son billetes de 100 dólares.

Me vendría bien una racha de buena suerte. ¿A qué criatura mitológica debo sobornar con chocolate para conseguirla?

Puedo perdonar que una película sea un poco machista si hay suficientes escenas de hombres lindos sin camisa.

Como se sigan extinguiendo animales, voy a hacer una campaña para extinguir a las personas que extinguen animales. Será sangrienta.

No me interesa ser una novia cadáver. Sí me parecería bien ser una escritora de horror cadáver.

Cuando leo sobre torturas medievales, me pregunto por qué achacan la violencia a la TV y los videojuegos.

Si fuera bruja, tendría una casa hecha de plantas de cannabis y me comería a los adolescentes que vinieran a fumársela.

¿Qué hace un hipocondríaco cuando al fin le dicen que una biopsia salió positiva? ¿Organiza una fiesta?

Desearía poder solucionar el hambre infantil convirtiendo a todas las personas malas del mundo en pollos y verduras.

No estaría mal que mi difunto gato volviera como fantasma... siempre y cuando no largase maullidos fantasmales a las 5 de la madrugada.

Mi casa se siente vacía sin el gato. Era chico pero ocupaba un gran espacio emocional.

Es muy halagador cuando una persona decide gastar su dinero duramente ganado en un libro que tú escribiste :-)

A veces diría a algunas personas: "Oye, da la impresión de que posees un cerebro, pero tengo la sospecha de que no lo estás usando."

Situación AAAAARRRRGGHHHH: cuando estás cenando tranquilamente y de repente ves DOS cucarachas caminando frente a ti en la cocina.

Ni siquiera mi dragón cree en las promesas de los políticos.

Qué ganas tiene alguna gente de derrochar energía emocional preocupándose por cosas que ni siquiera están sucediendo.

Al esqueleto en mi armario le gusta hacer strip-tease, pero la verdad es que no tiene mucha gracia, eróticamente hablando.

Cada vez que alguien dice que los dragones no existen, el mío suelta unos gruñidos sospechosamente parecidos a palabrotas.

Buf. Es soberanamente agotador lidiar con expertos en excusología.

Parece que últimamente todo el mundo evade impuestos menos yo. Me siento honradamente tonta. O tontamente honrada.

Veo las noticias y me dan ganas de ponerme en plan Sweeney Todd. Y no me refiero a afeitar caras.

En alguna próxima vida quiero pertenecer a la especie superior que cause la extinción de los sectores más tontos de la humanidad.

La gente se queja de sus problemas como si fueran únicos, pero a estas alturas es casi imposible tener problemas 100% originales.

Preferiría pertenecer a una tribu indígena y andar semidesnuda antes que ser mujer en Afganistán.

En alguna próxima vida quiero ser una cebra y descansar de las presiones de tratar de sobresalir del montón.

Quiero una pantalla de computadora que electrocute a las molestas polillas que se posan sobre ella.

Las arrugas deberían venir obligatoriamente con sabiduría. Es una lata que no estén vinculadas a ningún beneficio.

El canto de los grillos es agradable... hasta que se mete uno en tu dormitorio en plena madrugada a hacer un ruido infernal.

Luchas perdidas: a) la que no se intenta, b) excepto cualquier intento de conseguir que un gato haga lo que no quiere hacer.

Debería haber algún médium capaz de traer a los Beatles y a Elvis para un fenomenal concierto de fantasmas.

Seamos sinceros: "puerro" no es un nombre que invite a comer verduras.

Alguna vez me gustaría salir con un astrónomo y convencerlo de que le ponga mi nombre a una estrella recién descubierta.

Desearía que mi vida tuviera más situaciones alocadas a lo Pantera Rosa. Pero sin el color rosa.

Al diablo Roma. ¡Quiero que todos los caminos lleven al chocolate!

Debería haber algún artículo en la Constitución que nos permitiera NO pagar impuestos cuando vemos que los gobernantes los malgastan.

Una pregunta: cuando uno es viejo y comienza a perder los dientes, ¿vuelve a valer lo de ponerlos bajo la almohada?

En ninguna próxima vida quiero ser un mejillón. No hacen nada y luego la gente se los come. Aburriiiiiido.

¿Podar rosales en un día torpe podría considerarse una actividad de alto riesgo?

Hay gente a la que me gustaría decir: "Oye, vuelve a hablar conmigo cuando se te pase toda esa mala onda contagiosa."

Si mi difunto gato se ha convertido en un fantasma que ronda mi casa, supongo que los pelos fantasma que vaya dejando no serán un problema.

No conviene hacer enfadar a un cisne. Son 20 kg de belleza con mal carácter y un pico muy duro.

La moralidad y la bondad deberían ser más contagiosas que la negatividad, los resfriados y el ébola.

¿Qué tal si construimos un enorme muro de hielo y ponemos del otro lado a las personas zombificadas por los teléfonos móviles?

Me da que muchas personas se preocupan más por la calidad del champú que por la calidad de los libros que leen o los políticos que votan.

Quiero tener mi propio bosque con hadas, unicornios y quizás algunos enanos mineros que me regalen diamantes.

Si dos tetas tiran más que dos carretas... ¿qué hemos de hacer las mujeres de tetas pequeñas? ¿Conseguir las dos carretas?

Uno pierde el romanticismo por los animales después de ver a una hembra hámster comerse a sus propias crías.

Algunos días necesito desesperadamente ver gatitos. O patitos. O acariciar un unicornio bebé. O una tarántula.

Extraño a Buffy. Y a esos vampiros no brillantes que se convertían en cenizas fáciles de limpiar con una aspiradora.

Posible infierno para las mujeres malvadas: una eternidad de probarse trajes de baño frente a un espejo que las hace ver gordas.

¿Hay alguna manera de teletransportar a la gente malvada a algún planeta hostil? ¿Scotty?

Los libros son las cremas de belleza para el cerebro. Lástima que no tengan tanta publicidad.

Al diablo los diamantes. Me casaré con el hombre que me regale minions.

La mejor forma de lidiar con la gente obtusa, por lo que he visto hasta ahora, es poner kilómetros de por medio.

La mejor forma de sabotear a los políticos tarúpidos es ir a las bibliotecas y usarlas para aprender a pensar.

¿Sería muy exagerado si rastreara a mis profesores de matemáticas de secundaria para decirles que al final nunca he necesitado resolver ecuaciones, tal como había predicho?

Si puedes hacerlo mejor, HAZLO MEJOR (eh... hablo de cosas buenas, no de robos ni asesinatos).

Desarmar bombas no es una profesión apta para personas con alta propensión a tener días torpes.

Me pregunto si el kung fu es una habilidad conveniente a la hora de meterse en un supermercado de rebajas.

Debería haber psicólogos especializados en traumas de superhéroes. Especialmente los de Batman.

Clases de yoga, pilates, salsa... ¡pero lo que yo quiero es ser una jedi!

Si alguna vez llego a tener un telescopio, no lo usaré para espiar a hombres lindos que anden por su casa sin camisa. ¡Oh, al diablo, sí lo haré!

¡Uh, qué lindos abdominales!

G. E.

2 comentarios:

  1. Antes eran los calendarios con frases de La Rochefoucauld, Reclus, Franklin, santos y santas, Emerson, Kant, etc.
    Ahora son las agendas de autor: Paulo Coelho, Belén Francese, José Narosky, compilados de Benedetti, Osho, Lennon... Creo que hasta Sai Baba tiene una.
    No conté tus frases, pero si fueran 365 podrías venderlas para una agenda chachi piruli. Y si con fotos y dibujitos (tipo Maitena), mejor.
    Eso sí: agenda encuadernada, porque las de espirales rompen los forros de las carteras de las damas y los bolsillos de las chaquetas de los caballeros.
    Si te animás, suerte. (Soy comprador de dos: una para mí y otra para mi mujer.)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. OK, pondré la idea en mi lista de proyectos. ¡Gracias por el comentario y la sugerencia! :-)

      Eliminar



Fragmento de LOBO DE LUNA

El joven nanok siguió el sonido del agua, pero entonces olió algo más que lo distrajo. ¿Qué era eso? No lo reconoció en absoluto.

A pesar de su curiosidad, Urkin fue precavido: avanzó hacia la fuente del olor moviéndose de árbol en árbol, aprovechando que su pelaje era marrón como la corteza. De su cinturón extrajo un cuchillo de piedra, por las dudas; en Kum, cualquier novedad podía ser agradable... o mortal.

Poco a poco se aproximó a un árbol más grueso que los demás, donde oyó el tenue flujo de una respiración. El olor pertenecía a un ser viviente.

Urkin rodeó el árbol, y en un hueco vio una mancha plateada y pequeña. Y asustada. El nanok lo supo por la forma en que la criatura estaba doblada sobre sí misma, como si tratara de contraerse hasta desaparecer.

Sin soltar el cuchillo, Urkin se acercó un poco más, y entonces la criatura levantó la cabeza. Urkin contuvo la respiración.

Era un cachorro de lobo. Pero no un lobo cualquiera sino un ekté, un lobo de luna. Urkin jamás había visto uno, pero sí algunos miembros de su clan, en noches de Aima llena. Así sabía que los ektén eran plateados y que tenían a Aima en los ojos.

¿Qué hacía el lobezno en el hueco del árbol? Los cachorros nunca andaban solos, ni siquiera los de esa especie.

—¿Te has perdido? —preguntó Urkin, y el animal se encogió sobre sí mismo, gimiendo. Era muy hermoso. Urkin guardó el cuchillo y extendió una mano en un gesto de amistad.

El lobezno se apretó contra el fondo del hueco. No parecía dispuesto a salir por las buenas, y Urkin no iba a forzarlo. El nanok se alejó del árbol y tomó asiento sobre una roca, decidido a esperar el tiempo que fuera necesario.

Había huellas más grandes que las del cachorro en el suelo, y también eran lobunas. ¿Su madre o padre? ¿Qué había pasado ahí exactamente? Si los ektén eran como los lobos de Kum, no abandonarían a un miembro de su jauría, mucho menos al otro lado de la luz azul.

—Me quedaré aquí hasta que alguien venga a buscarte —dijo Urkin al lobezno—. Y si nadie viene... tendré que llevarte conmigo. No puedo dejarte solo, morirías. ¿Entiendes algo de lo que estoy diciendo? Supongo que no. Espero que comprendas mi tono de voz, al menos.

El lobezno se limitó a mirarlo sin parpadear. Al cabo de un rato pareció estar un poco más calmado, y sus ojos se desviaron hacia el río. Urkin dedujo que debía de tener sed.

—Enseguida vuelvo.

El nanok fue hasta la orilla, arrancó una hoja grande y usó la misma como cuenco para recoger el agua. Urkin la olió primero, y sí, estaba buena. Regresó junto al árbol sosteniendo la hoja con ambas manos.

—Aquí tienes, lobo de luna —dijo el nanok, depositando la hoja frente al cachorro antes de volver a la roca.

El lobezno no bebió de inmediato, sino que palmo a palmo se deslizó hasta la hoja y una vez ahí tomó el agua con rápidos lengüetazos. Después retrocedió al hueco en el árbol.

—Puf. Ya veo que esto no será fácil. Pero créeme, no pienso hacerte daño.

Urkin empezó a cantar en voz baja, como hacía para sus primos a la hora de la siesta. El lobezno luchó por mantener los ojos abiertos, pero debía de estar cansado y se durmió al cabo de un rato. Urkin guardó silencio. Mientras esperaba le dio hambre, así que comió las bayas en su bolsita pensando que a la vuelta tendría que recoger más. Nadie apareció en todo ese lapso. Si el lobezno tenía familia, se hallaba fuera de su alcance.

El cachorro despertó hacia el atardecer. Quizás había pensado que su madre estaría ahí cuando abriera los ojos, porque miró en derredor y luego bajó la cabeza en un gesto de desilusión. Urkin sintió pena por él.

—Escucha, ya debo irme. ¿Quieres venir conmigo? Vamos, sígueme. —El cachorro no se movió—. Está bien, no me sigas. Pero yo volveré mañana, y si aún estás aquí, te traeré algo de comer. Adiós.

Al tiempo que decía todo esto, Urkin bajó de la roca y se alejó muy despacio del árbol. No quería dejar ahí al cachorro, pero el animalito tenía que decidir por sí mismo si aceptaba o no la invitación.

Urkin siguió caminando, le dio la espalda al árbol... y entonces escuchó pasos detrás de él. El nanok sonrió de alivio. Allí estaba el lobezno, con la cola entre sus patitas pero siguiéndolo por su propia voluntad.

—Bien hecho. Yo me encargaré de ti, pequeño.

------------------------

¿Te gustó el fragmento? Haz clic aquí para leer la muestra gratis desde el principio o clic aquí para comprar el libro en tu tienda correspondiente de Amazon. ¡Besos!

SEGUIR POR CORREO ELECTRÓNICO

La suscripción permite recibir cada entrada (completa) del blog por correo electrónico unas pocas horas después de su publicación (¡incluyendo los dibujitos!). Sólo tienes que apuntar tu dirección y confirmar la suscripción. (Y no, yo no veré tu dirección, así que no la usaré para enviarte propaganda. Podrás desuscribirte cuando quieras, además.)

Datos personales

Mi foto

Dice aquí que debo escribir algo para demostrar que soy yo. Pues no. Prefiero dejar a todo el mundo con la duda. ¡Buajajajaja! >:-D