Haz clic en las imágenes para leer en línea las respectivas muestras gratis. Haz clic aquí para ver mi catálogo completo y las diferentes opciones de compra o descarga gratuita. ¡Gracias por apoyar mi carrera literaria! :-)

1 de enero de 2015

PRINCIPIO DE AÑO CON ELFOS NAVIDEÑOS

El 1 de enero del recién estrenado año fue un día fresco y tranquilo. Los elfos se recuperaron gradualmente de la borrachera del día anterior, mi dragón halló al elfo perdido a unos 25 kilómetros de mi casa (tenía un leve traumatismo de cráneo y quemaduras de primer grado; nada que requiera llevarlo al hospital, por suerte), y yo empecé a cumplir MIS resoluciones de año nuevo trabajando en mis próximos proyectos literarios (porque mis lectores esperan y no quiero decepcionarlos).

A la tarde, sin embargo, estábamos un poco aburridos, de modo que a los elfos se les ocurrió... ¡salir a volar cometas! Al parecer es otra cosa que tampoco pueden hacer en el Polo Norte, porque viento sí tienen, pero las cometas se congelan rápidamente y ahí se acaba la diversión.

Me preguntaron si quería ir con ellos. Al principio pensé que yo ya estaba muy vieja (¡relativamente hablando!) para esa clase de diversiones, pero luego dije "¡qué diablos!"; total, los genios de la serie La teoría del Big Bang también lo hacen, y aunque yo no sea una genio, sí encajo en la categoría de cerebrito :-)

Hicimos un montón de cometas, algunas con la forma de Papá Noel (redondas, obviamente) y otras con la forma de mi dragón. Salimos entonces a la calle. El elfo del pelo verde (ahora chamuscado) estaba mucho más tranquilo, pero no dejaba de masticar un bolígrafo que robó de mi escritorio. (Ugh. Se lo regalé. No me gusta tener bolígrafos masticados, mucho menos por otra gente.)

Una de las carencias de mi niñez fue no haber podido volar cometas. Lo intenté en una ocasión, con una amiga, pero la cometa se estrelló contra el suelo y se hizo pedazos (estúpida cometa barata). Desde entonces como que me había quedado con las ganas, y me volvía la nostalgia cada vez que pillaba el final de la película Mary Poppins.

Este año tampoco pude darme el gusto de volar una cometa. Me estaba preparando para hacerlo, pero no me di cuenta de que mi pie se había enredado en la cola de otra cometa; entonces hubo una ráfaga de viento y... adiós, suelo. Yo no estaba volando la cometa, sino que ¡la cometa me estaba volando a mí! ¡Y de cabeza! ¡Junto con uno de los elfos navideños!


—¡¡¡Uaaaaaaaaaa!!! —grité—. ¡¡Bájenme de aquííííííííí!! Ugh, creo que voy a vomitar. ¡Auxilioooooo! Uau, puedo ver el Palacio Legislativo. Y desde aquí no se nota la mugre en la ciudad. Lo cual es bastante insólito, porque menudo desastre es la gestión municip... ¡auch! —En este punto una gaviota chocó conmigo. Siguió volando después de dirigirme una mirada de enojo—. ¡¡Doooooonald!! ¡Rescátameeeee!

Donald subió a los pocos minutos, ¡y el muy cretino se estaba riendo!

—Vaya, Donaldito, me alegra que encuentres tan divertido mi predicamento. Ahora descuélgame, por favor. Gracias por adelantado.

Donald me bajó y por suerte se me pasó el mareo. Es que ya estoy acostumbrada a volar en dragón, y antes de eso había tenido la oportunidad de subirme a muchas montañas rusas :-P

Finalmente dejé lo de volar cometas para otra ocasión. No hay que tentar a la suerte durante un día obviamente torpe... Al menos los elfos navideños se divirtieron, y sacamos más fotos para enviarle a Papá Noel :-D

Así da gusto empezar un nuevo año :-)

G. E.

FRAGMENTO DE LAS PRINCESAS DE ILUL

No consiguieron llegar al castillo. La criatura logró rodearlos, y de pronto sólo había un camino libre en otra dirección. Nael hizo girar al caballo. Éste no daba señales de fatiga, aunque sí se notaba que también estaba aterrorizado. La criatura maligna quedó atrás por un momento, y entonces Nael detuvo al animal, que dejó huellas profundas en la tierra al frenar tan bruscamente.

—¿Qué haces? —preguntó Aída.

—Tal vez esa cosa no sepa que estás aquí, y en realidad es a mí a quien busca. Alejaré al monstruo del castillo para que puedas llegar hasta él. Si logro escapar, me reuniré contigo ahí. Mis sirvientes te dejarán entrar. ¡Ahora baja! ¡Baja y corre!

Aída obedeció. Estaba temblando y su corazón latía con excesiva fuerza, causándole mareos. Aun así se alejó del rey y tomó una dirección distinta, tratando de esconderse entre las sombras. ¿Tendría ojos la criatura? ¿Podría olerla? La oscuridad estaba cerca una vez más, y los chillidos del monstruo habrían hecho estallar el cristal. La joven se tapó los oídos y se agachó detrás de un árbol, haciéndose pequeña como una roca o un arbusto, sin mover un músculo. La oscuridad la envolvió un instante, unas agujas de pino cayeron sobre su cabeza... y luego la criatura pasó de largo, todavía en pos de Nael. Aída estuvo a punto de perder el conocimiento. ¿Qué clase de ilusión escapista era aquélla, si le provocaba sensaciones peores que su accidente en la vida real? ¿Sería un efecto del trauma? Tengo que volver, pensó. Tal vez siga en el piso, toda rota, o quizás me estén operando en el hospital; como sea, nada de eso puede ser más malo que esto. ¡Despierta! ¡Despierta ya!

Aída apretó los párpados hasta que vio destellos, pero cuando los abrió de nuevo seguía en el bosque de Ilul. Y bien, ¿qué carajo debía hacer ahora? ¿Dirigirse al castillo, tal como Nael le había ordenado? Esta última idea aún le causaba rechazo, incluso a pesar de la criatura en el bosque. Tenía que haber un lugar mejor a donde ir. ¿No había dicho siempre Paulina que Ilul era enorme? Si ella, Aída, lo había recreado en su mente, pues también debía ser capaz de imaginar el resto, no sólo el castillo y el bosque.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

SEGUIR POR CORREO ELECTRÓNICO

La suscripción permite recibir cada entrada (completa) del blog por correo electrónico unas pocas horas después de su publicación (¡incluyendo los dibujitos!). Sólo tienes que apuntar tu dirección y confirmar la suscripción. (Y no, yo no veré tu dirección, así que no la usaré para enviarte propaganda. Podrás desuscribirte cuando quieras, además.)
Seis historias románticas contemporáneas con un toque de arte en cada una.
 
 
Haz clic en la imagen para leer la muestra gratis, haz clic en el botón verde abajo para comprar ya mismito esta edición de lujo mediante PayPal (pago seguro). (¡Y de paso alimentarás a la autora de este blog para que pueda seguir escribiendo! ¡Gracias!)
 

Datos personales

Mi foto

Dice aquí que debo escribir algo para demostrar que soy yo. Pues no. Prefiero dejar a todo el mundo con la duda. ¡Buajajajaja! >:-D